Las personas con un incremento de las concentraciones sanguíneas de homocisteína tienen tasas más rápidas de cambios cerebrales asociados al envejecimiento que otras personas, en tanto que las mayores concentraciones de vitamina B12 conllevan tasas más lentas de envejecimiento cerebral, señala una nueva investigación.

El Dr. Babak Hooshmand, del Centro de Investigación del Envejecimiento del Centro para la Investigación de Alzheimer,en el Instituto Karolinska, en Estocolmo, Suecia, y sus colaboradores, descubrieron que las pérdidas totales del volumen cerebral eran más bajas en individuos con concentraciones de vitamina B12 iniciales más altas, en tanto que lo opuesto era el caso de aquellos con un incremento en las concentraciones de homocisteína.

La vitamina B12 y la homocisteína total podrían ser predictoras independientes de indicadores del envejecimiento cerebral en individuos ancianos sin demencia.

 “Si la relación es causal, los suplementos de vitaminas B pueden ser eficaces para evitar el daño cerebral a consecuencia del aumento de las concentraciones de homocisteína total. Se necesitan estudios clínicos aleatorizados de duración y potencia adecuadas para determinar las directrices de tratamiento eficaz”.

La investigación fue publicada en versión electrónica el 27 de abril en JAMA Psychiatry.

Homocisteína y pérdida de tejido cerebral

Los investigadores analizaron datos de 501 participantes de 60 y más años de edad del Estudio Nacional Sueco de Envejecimiento y Tratamiento, en Kungsholmen. Todos los participantes no tenían demencia al inicio. De éstos, 299 fueron objeto de repetidas pruebas de resonancia magnética estructural del cerebro entre 2001 y 2009.

Al inicio y en cada periodo de seguimiento, los participantes se sometieron a un examen clínico minucioso, una entrevista y valoración. Se recopilaron datos sobre características sociodemográficas, antecedentes personales patológicos, utilización de drogas y función cognitiva.

Se obtuvieron muestras de sangre venosa al inicio y a partir de ellas se determinaron las concentraciones circulantes de vitamina B12, folato eritrocítico y aminoácidos azufrados. Estas se correlacionaron con cambios en los volúmenes de tejido cerebral y la hiperintensidad de la sustancia blanca total en el curso de seis años.

Entre el inicio y el seguimiento a seis años, la media del volumen del tejido cerebral total disminuyó de 74,3% a 71,6% del volumen total craneal, en tanto que la media del volumen de la sustancia blanca aumentó de 0,0004% a 0,0007%.

Los resultados indicaron que no había ninguna relación entre los marcadores de envejecimiento cerebral y las concentraciones de folato eritrocítico y otros aminoácidos azufrados.

Efecto moderado

El Dr. Brown señaló que si bien se han publicado estudios similares, “el aspecto longitudinal de analizar las concentraciones de vitaminas como predictoras de cambios subsiguientes es algo novedoso…y podría esclarecer algunas formas de tal vez evitar la disfunción cognitiva o la disminución del volumen cerebral o incluso la demencia”.

Resaltó que aunque los investigadores tomaron en cuenta una serie de variables relacionadas con la vitamina B12 y la homocisteína, “es muy difícil saber si sus concentraciones en sí o sí una especie de marcador de algún otro factor de la salud relacionado con el estilo de vida realmente son la causa, y esto sin duda es una limitación legítima”.

Concluyó diciendo: “Creo que la otra nota precautoria que hay que plantear aquí es que si bien las relaciones fueron muy significativas, el efecto observado es siempre muy moderado. Creo que hay que poner todo esto en el contexto de uno de probablemente muchos factores que podrían influir en el grado de envejecimiento del cerebro con el tiempo”.

También hizo alusión al estudio unicéntrico, aleatorizado VITACOG, en el cual 271 individuos mayores de 70 años que tenían alteración cognitiva leve, recibieron suplementos con ácido fólico en dosis altas y vitaminas B6 y B12.

“Tuvieron menos pérdida del volumen cerebral en comparación con las personas con concentraciones normales de homocisteína y vitamina, lo que significa que las que tienen altas concentraciones de homocisteína o deficiencia de vitamina clínica o bioquímica se pueden beneficiar de los suplementos”, dijo el Dr. Hooshmand.

Referencias:

  1. Hooshmand B, Mangialasche F, Kalpouzos G, et al. Association of Vitamin B12, Folate, and Sulfur Amino Acids With Brain Magnetic Resonance Imaging Measures in Older Adults: A Longitudinal Population-Based Study. JAMA Psychiatry. Published online April 27, 2016. doi:10.1001/jamapsychiatry.2016.0274.