La enfermedad de Alzheimer (EA) afecta a unas 600.000 personas en España y se estima que dentro de 35 años podrían sean más de 1,5 millones. En los últimos años, docenas de estudios han demostrado que los pacientes con Alzheimer poseen un número desproporcionado de células similares a las del síndrome de Down.

Ambos grupos tienen cerebros con niveles más altos de proteína beta amiloide. De hecho, los pacientes con síndrome de Down desarrollan la proteína anormal al doble de velocidad. Los resultados de un estudio piloto, publicado en la edición de septiembre de Frontiers in Behavioral Neuroscience, confirman el papel patogénico del beta-amiloide en la demencia tanto en EA y el síndrome de Down.

Las personas con síndrome de Down representan la mayor población del mundo de la enfermedad de Alzheimer predeterminada.

“Mediante el estudio de estos individuos, podemos desarrollar una visión de cómo la enfermedad de Alzheimer progresa de forma natural y fármacos potenciales “, dijo el investigador principal Michael Rafii, MD, PhD, profesor asistente de neurociencia y co-director interino de la Alzheimer’s Disease Cooperative Study (ADCS) en San Diego.

El estudio de 3 años, llamado la Iniciativa de biomarcadores Síndrome de Down (DSBI), ha involucrado a doce participantes entre las edades de 30 y 60 años con síndrome de Down, para estudiar su proceso de envejecimiento. El estudio se centró en la rapidez con la que se desarrollan las placas de proteína, su localización cerebral y los efectos de las placas sobre la cognición. El estudió usó la neuroimagen para cuantificar la cantidad de amiloide del cerebro, como la resonancia magnética volumétrica, amiloide PET, PET con FDG, e imágenes de retina.

“Este estudio será el escenario para el primer ensayo clínico de terapia anti-beta amiloide en el tratamiento preclínico de la enfermedad de Alzheimer en los adultos con síndrome de Down”.

Imagen original: Leonard Lessin