La mayoría de nosotros no queremos morir, al menos no pronto, pero de acuerdo con los más cercanos a nuestro final inevitable, hay algunas condiciones más agonizantes que la misma muerte. En un estudio reciente, los investigadores entrevistaron a pacientes gravemente enfermos que revelaron los cuatro escenarios sorprendentes que creían que eran “tan malos o peores incluso que la muerte”.

Alrededor del 70 por ciento de los 180 pacientes gravemente enfermos recientemente entrevistados para el estudio calificaron la incapacidad para controlar su vejiga y / o intestinos y la necesidad de depender de un tubo de respiración como un estado peor que la muerte. Después de esto, el 55.6 por ciento de los pacientes estuvo de acuerdo en que necesitar una sonda de alimentación era peor o lo consideraba algo parecido a la muerte, y el 53.9 por ciento estuvo de acuerdo en que necesitar atención las 24 horas era un estado peor que la muerte. Por último, casi la mitad de los pacientes mencionaron que vivir con confusión constante sería peor que la muerte.

Efectivamente, viejos y viejas, porque vivimos la vida sin eufemismos, seguro que te interesa leer este artículo: 

¿Por qué me parece oportuno hablar de viejos?

Ninguno de los pacientes entrevistados había experimentado alguno de los estados en los que se les pidió que evaluaran, por lo que los resultados revelan una visión interesante sobre cómo los pacientes hospitalizados evalúan diferentes estados de debilidad en relación con la muerte. El estudio reconoció que la muerte es algo que casi nadie quiere experimentar, incluso aquellos que padecen enfermedades mortales prolongadas. De hecho, un estudio reciente ha demostrado que, aunque las conversaciones sobre la eutanasia o el suicidio asistido por un médico pueden haber aumentado, la práctica en sí sigue siendo escasa en los países donde está legalizada.

Estos resultados sugieren que la mayoría de los pacientes pueden no querer morir, pero tampoco quieren prolongar sus vidas si eso significa vivir bajo ciertas condiciones. Esto es algo que el personal del hospital o residencias debe tener en cuenta. Como se muestra en un estudio de 2016, la mayoría de los pacientes que eligen someterse a la eutanasia lo hacen porque tienen miedo de perder su sentido de dignidad e independencia, no porque hayan sido incapaces de lidiar con su dolor físico.

Los datos se basan en las respuestas de pacientes gravemente enfermos alojados en un pequeño hospital de Pensilvania entre julio de 2015 y marzo de 2016, y todo el estudio se puede encontrar en la revista en online JAMA Internal Medicine.

Referencias bibliográficas:

  1. Rubin EB, Buehler AE, Halpern SD. States Worse Than Death Among Hospitalized Patients With Serious Illnesses. JAMA Internal Medicine . 2016