Claves para una jubilación exitosa

 “De todos los cambios que se dan a lo largo de la vida hay pocos que la transformen tanto como la jubilación. Adaptarse con éxito a la jubilación es algo más que generar unos planes para mantenerse ocupado”. Bartolomé Freire, psiquiatra y psicoterapeuta, quiere compartir sus consejos y estrategias para “una jubilación positiva y con satisfacción mental en la que haya una evolución personal en esta nueva etapa, en la que no hay un manual que se conozca para dotar de sentido personal a la nueva vida como jubilado”.

Freire se considera un experto tras haber realizado durante tres años su ‘Estudio de adaptación a la jubilación’, incluido en su libro ‘La jubilación, una nueva oportunidad’. El psiquiatra y psicoterapeuta, con más de 40 años de experiencia, considera que “la jubilación es como un pasaporte, franquea el acceso a muchos lugares, pero cada uno tiene que elegir el itinerario y hacer el viaje por su cuenta”.

España es actualmente el país con la segunda mayor esperanza de vida del mundo, por detrás de Japón. La última proyección de población del Instituto Nacional de Estadística (INE) estima que en 2033 una de cada cuatro personas en España tendrá más de 65 años. Estas estimaciones indican que España aumentará su número de jubilados, alcanzando la población de mayores de 65 el 25,2% del total.

La jubilación impone una serie de cambios para los que muchas personas no están preparadas. “Incluso cuando hemos acumulado 40 años de experiencia y llegamos a la jubilación también necesitamos, a veces, la ayuda de un experto”, indica el psicoterapeuta. Para ello, Freire aporta una serie de recursos psicológicos que favorecen una buena adaptaciónante la nueva etapa que supone la jubilación, obtenidos como resultado de su ‘Estudio de adaptación a la jubilación’.

Estrategias para cada tipo de jubilado

El psiquiatra ha identificado en su estudio cinco tipos de personas jubiladas, cada una con diferentes características, objetivos y limitaciones. “Conocer qué tipo de jubilado eres y qué estrategias debes seguir es clave para disfrutar de jubilación con satisfacción mental”, destaca Bartolomé Freire.

El mayor porcentaje de personas jubiladas de su estudio correspondían a los “disfrutadoras”, en un 35,3%, seguidos de las “atareadas”, con un 29,3%. En tercer lugar, se encontraban las personas “desenfocadas”, con un 15,3%; seguidamente, las “exploradoras”, en un 10,7% y, por último, las “sosegadas” en un 9,3%.

En su estudio, Freire expone algunas de las preguntas que se pueden formular los jubilados para reflexionar y disfrutar de su bienestar mental en esta nueva etapa, como: ¿Cuáles son mis motivos para seguir organizando mi vida en torno a la actividad que realizo? ¿Hay algo que me gustaría hacer pero que evito plantearme? ¿Cambiar o tomar alguna nueva iniciativa aportaría más interés y satisfacción a mis días? 

Brechas de género en la jubilación

Una de las principales conclusiones extraídas por Bartolomé Freire en su ‘Estudio de adaptación a la jubilación’ son las diferencias de género en los hombres y las mujeres a la hora de adaptarse a la jubilación. Las mujeres son más disfrutadoras que los hombres a la hora de adaptarse a la jubilación. Ellos suelen adaptarse a la jubilación con un perfil más atareado y, en segundo lugar, de tipo disfrutador.

Freire plantea “la relevancia del rol laboral, para las mujeres y los hombres entrevistados, también influyó en su distinto acceso a la jubilación”. De esta forma, en su estudio, más mujeres que hombres se prejubilaron voluntariamente.

Las mujeres y los hombres tienen necesidades, intereses y recursos diferenciados en su jubilación, algunos asociados a su experiencia de vida, que se manifiestan en distintos valores y maneras de estructurar su nuevo estado.

Freire resaltó que “para las mujeres la jubilación es una oportunidad de compensar lo que no han tenido previamente, pudiendo satisfacer algo que en el resto de su vida había estado insatisfecho, teniendo una sensación de no haber vivido en función de sus deseos. Valoración que ningún hombre del estudio realizó”.

En cuanto a las actividades que prefieran ellas y ellos en su adaptación a la jubilación, hombres y mujeres jubilados  coinciden en algunos intereses y difieren en otros. Sin embargo, se perpetúan roles de género como el de “las casadas, que destinan más tiempo a las faenas del hogar y, también son ellas las que siguen prestando una mayor dedicación al cuidado de familiares de distintas generaciones”.

Jubilación y Subjetividad

Jubilación, una oportunidad para la evolución personal

Freire ha concluido que “la mayor parte de las personas jubiladas del estudio dieron preferencia a distintos objetivos. Según la opinión de los participantes, su adaptación fue lenta y subjetivamente satisfactoria. Solo unos pocos atravesaron una crisis personal o no encontraron su lugar en el nuevo estado”.

De todos los cambios que se suceden en la vida hay pocos que la transformen tanto como la jubilación. “No hay una forma simple ni única para adaptarse. La curiosidad, la capacidad de disfrutar y compartir y la autonomía en la toma de decisiones son más importantes que la economía y el nivel sociocultural para vivir una jubilación estimulante”, indica el doctor.

Una de las oportunidades que puede darse en esta nueva etapa es “el valor del talento senior, los jubilados podemos aportar nuestra experiencia transmitiendo nuestros conocimientos, como consultores, a empresas que se dediquen a la silver economy; que son los negocios y servicios que tienen como objetivo dar respuesta a la demanda de la tercera edad”. Esta experiencia la ha vivido el propio Freire, quien ha asesorado a varias empresas cuyo negocio se centra en los más mayores.