Sismos y personas mayores: reflexiones a partir del 19s

El 19 de septiembre de 2017 (19s) la Ciudad de México (CDMX) fue sacudida por un sismo de 7.1 magnitud de momento[i], desastre que, al igual que 32 años atrás, en el terremoto del 19 de septiembre de 1985, sumó diversos daños materiales, psicológicos y pérdidas humanas.

Sin embargo, el 19s cobró menos vidas (228 decesos en Ciudad de México)[ii], probablemente por la hora en la que se presentó, cuando la mayoría de la población se encontraba fuera de casa.

El impacto en materia de vivienda sigue siendo un desafío para la población en general, y no menos complejo para las personas mayores. De acuerdo a un cálculo para iniciar las comisiones de reconstrucción, se informó que la cifras de damnificados sumó alrededor de 110 000, de los cuales el 65% lo conformó la población mayor [iii]. Estos datos revelan dos vulnerabilidades con respecto a este fenómeno natural: geográfica y social.

La CDMX pertenece a una zona que libera al menos el 80% de la energía sísmica del planeta[iv], y es el estado con mayor número de personas mayores[v] en el país, lo cual indica una alta probabilidad de volver a enfrentar un sismo fuerte cuyo desastre afecte más a la población mayor que a los otros grupos etarios.

Los Derechos de las Personas Mayores en México

Un desastre es el resultado de una amenaza natural más el conjunto de vulnerabilidades sociales que presenta la población[vi], dejándola en condiciones de riesgo. En el caso de las personas mayores, estas fragilidades derivan de la desigualdad social representada en recursos económicos, ideología y educación, además de la vulnerabilidad física per se relacionada con su diversidad y necesidades particulares.

Es imposible predecir el comportamiento de la naturaleza, pero sí se puede aprender a reducir el riesgo a través de acciones sustentadas en el conocimiento y la prevención, cuya preparación involucre a la población de todas las edades para enfrentar la emergencia social de manera organizada, resolutiva e inclusiva.

AutoraEsp. Adriana Hernández. Ciudad de México

Imagen principal: lugareñas de San Gregorio, Xochimilco.

Referencias:

[i] Servicio Sismológico Nacional. (2017). Sismicidad, sismos fuertes.

[ii] Centro Nacional de Prevención de Desastres. (2018). Informe sobre acciones coordinadas interinstitucionalmente en el marco de la Salud Mental frente al fenómeno sísmico registrado el 19 de septiembre de 2017 en la Ciudad de México: acciones interinstitucionales, lecciones aprendidas y buenas prácticas.

[iii] The New York Times. (2017). Perder el hogar en el sismo, perder la vida en la burocracia.

[iv] Servicio Geológico Mexicano. (2017)

[v] Instituto Nacional de Estadística y Geografía. (2015). México en cifras.

[vi] Maskrey, A. (1993). Los desastres No Son Naturales.