Por cuarta vez, el centro recreativo para adultos mayores Novavida, celebró su evento anual más importante para celebrar la Navidad. Lo que empezó hace años como un pequeño acto de reconocimiento y celebración del progreso de los novabuelitos, como se los conoce en las redes sociales, se convirtió desde el año pasado en una obra de arte admirada por tantas personas, que el año pasado la sala Zaruma del Teatro Sánchez Aguilar, no abasteció la demanda de entradas de las personas que no no querían perderse el show.
 
Novavida: Paradigma de excelencia en gerontología. Desde su apertura en el año 2015, Novavida buscó brindar servicios de óptima calidad, respaldados por el saber científico de sus profesionales. La psicóloga clínica Belén Bonnard, directora y propietaria del centro gerontológico, asegura que el objetivo de la institución es trabajar desde un abordaje integral el bienestar mental, social y físico de cada uno de los participantes de este espacio amigo de QMAYOR en Guayaquil (Ecuador).
 
 
Eventualmente la directora, quien posee una amplia experiencia en el trabajo con adultos mayores, decidió integrar al programa de trabajo de Novavida, terapias con música y arte, a través de las cuales el estado de ánimo y la actividad neuronal de los abuelitos son estimuladas, mostrando resultados favorables desde la primera sesión. Los efectos y la respuesta de los familiares y miembros del lugar, fue tan buena, que terminó convirtiéndose en un evento de arte y terapia, sin precedentes en el país y el continente americano.

El maravilloso show de los Novabuelitos

Más de treinta adultos mayores se preparan cada año, por tres meses, para subir al escenario y destacarse en el canto, la interpretación y el baile. La mayoría supera los ochenta años, muchos de ellos luchan a diario contra el deterioro motriz o la perdida de la memoria pero ésto, no les hace perder la ilusión de presentarse ante su familia y el público que tanto les admira. 
 
La obra de este año, titulada Scrooge, canta y no llores, ha sido escrita y dirigida por el artista y psicólogo clínico José Luis Freire y está basada en el libro Canción de Navidad de Charles Dickens. Freire, quien se ha dedicado a la musicoterapia desde hace más de siete años, plantea los beneficios terapéuticos que este evento representa para cada uno de los integrantes de Novavida. La coordinación motriz, la atención y la memoria, forman parte de los beneficios a nivel neuronal. Sin embargo una evidente mejoría en el área emocional es el factor más importante detrás del evento, en el que muchos de los Novabuelitos se ven motivados a subir por primera vez a un escenario.