Da igual como queramos llamarles, ancianos, mayores o viejos, porque ésos son siempre los otros. ¿Nos puede explicar por qué poca gente se reconoce con satisfacción en este momento vital?

Utilizar distintos términos, cualesquiera que estos sean, para denominar a un grupo social, no creo que pueda “dar igual”.  Cada uno de esos términos connota propiedades semánticas distintas y, por tanto,  producen  respuestas positivas o negativas tanto en el que así denomina como en el denominado. Por ejemplo, llamar una persona “anciano” implica alguien muy mayor, con achaques; llamarle “viejo” depende del uso cultural y, en nuestro contexto, parece claramente peyorativo. ¿Por qué se ha elegido “Q-MAYOR” como título de esta publicación? supongo que porque sus promotores han considerado ese término como el más idóneo para agrupar al colectivo de una determinada edad. Además, creo que no puede generalizarse el que la gente mayor presenta una falta de identificación con su grupo de edad, si eso fuere así ello estaría implicando al menos dos realidades: 1) que la diversidad de características a lo largo de la vejez hacen difícil identificarse con solo un conjunto de atributos  prototípicos, pero, también, 2) que a la vejez se le atribuyen componentes esencialmente  negativos. En resumidas cuentas, una percepción positiva de la vejez llevaría a una mayor identificación con el grupo de mayores. Lo que si es radicalmente cierto es que, en nuestra sociedad,  “joven”  es un atributo positivo (sinónimo de bueno) y que “viejo” es negativo (¿sinónimo de malo?).

La vejez que usted estudió es la misma que estamos viviendo? ¿De qué manera el mundo académico conoce, explica y comparte lo que sucede mientras estudiamos en las aulas?

La vejez, como disciplina científica ha de ser, como cualquier  otra, permanentemente actualizada. Creo que entre la disciplinas que explico en la universidad es la “psicología de la vejez” la que más se ha modificado a lo largo de los años. Ello es evidente porque se constata tanto poblacional como interindividualmente que existen cambios significativos en las distintas franjas de edad; poblacionalmente, como señala Vaupel, el envejecimiento se ha retrasado 10 años, en el sentido de que podemos decir que una persona de 70 años hoy presenta un perfil bio-psico-social semejante al de una persona de 60 años hace veinte años.

¿Qué significa envejecer con éxito?

Lamentablemente, no existe un concepto comúnmente aceptado sobre una ciertamente amplia polisemia: “envejecer bien”, “envejecer con éxito”, “envejecimiento saludable”, “envejecimiento óptimo” o “envejecimiento activo” son conceptos hasta cierto punto equivalentes pero con matices muy diversos. Todos ellos incluyen una buena salud (baja probabilidad de enfermedad y discapacidad asociada), alto funcionamiento físico y cognitivo, alta implicación social y, algunos de ellos incorporan el afecto positivo y el control. La persona mayor interesada puede encontrar información y posibilidad de evaluación en www.envejecimientoactivo.es y los profesionales pueden encontrar un curso de la Universidad Autónoma de Madrid online, desarrollado por profesores europeos (españoles, italianos y alemanes) auspiciado por programa Sócrates- Minerva de la Unión Europea, en la siguiente url: www.uam.es/

Ahora que usted está experimentando lo que para nosotros también es una etapa de enorme gozo y oportunidades, ¿qué mitos que para usted eran falsos ha tenido que reconocerlos como ciertos?

La vejez, como cualquier otra etapa de la vida tiene luces y sombras, no creo que pueda considerarse que la vejez es “una etapa de enorme gozo y oportunidades” o al menos yo no lo experimento así pero creo que existen personas que pudieran vivirla así en el sentido de que sus condiciones personales y socio-ambientales les permiten realizar un balance positivo entre su situación actual y las otras situaciones pasadas de su vida.  Creo más bien que es una etapa de esfuerzo a la hora de  lograr que los planes y proyectos puedan ajustarse a las escasas oportunidades existentes. Porque si es cierto que aunque no he descubierto que ningún mito verdadero si existe mucha mayor discriminación  de la que yo suponía….

En los foros de envejecimiento echamos de menos la participación de las generaciones que aún no somos mayores ¿cree que se nos deberían incorporar al debate?

El envejecimiento es un proceso que ocurre a lo largo de la vida que se supone, dependen de la edad. El problema es que la edad explica relativamente poco de las diferencias y son otros factores sociales, económicos, culturales los que contribuyen a explicar la diferencias intergeneracionales. No obstante, dado que es una cuestión  que atañe a distintas cohortes,  cuantas más generaciones se impliquen, mejor. La cuestión no es tomar partido o identificarse con “los mayores “ sino considerar que formamos una sociedad plural en la que deberíamos actuar con sentido común tratando de ofrecer oportunidades a los individuos en función de múltiples parámetros, la edad sería uno de ellos pero no el más relevante.

Rocío Fernández-Ballesteros | Prof. Emérita, Universidad Autónoma de Madrid

Imagen principalFundación Telefónica Programa Vivir con Vitalidad

Disfruta de artículos como este visitando la sección ENTREVISTAS