¿Te presentas?

Mi nombre es Rubén Serrano, soy Terapeuta Ocupacional y responsable de la delegación de Ilunion Salud en Toledo. Llevo varios años dedicándome a tareas dirigidas a mejorar la calidad de vida de las personas a través de los productos de apoyo. Entre las tareas que he podido desarrollar a nivel profesional se encuentran el asesoramiento, valoración y formación sobre cuestiones de sedestación, posicionamiento, acceso al ordenador, comunicación aumentativa, adaptación de puestos de trabajo y salas de estimulación sensorial Snoezelen®.

Para los que no hayan oído hablar nunca de ello, ¿qué es una sala Snoezelen? ¿Recuerdas cuándo y cómo las descubriste? 

Según sus orígenes, una sala Snoezelen® debería ser aquella que permitiese a los usuarios disfrutar en un entorno libre de expectativas, de un ocio no directivo, que nos posibilite acceder a una estimulación de nuestros sentidos de una manera primaria y sin necesidad de una actividad intelectual muy elaborada. Probablemente en la actualidad tendríamos que hablar de las salas Snoezelen® como salas que nos ofrecen una potente herramienta a nivel terapéutico para trabajar a todos los niveles, tanto cognitivos, físicos, emocionales, y por supuesto sensoriales.

En cuanto a la segunda pregunta: Sí, recuerdo perfectamente que tuve la oportunidad y la suerte de descubrir estas salas estudiando Terapia Ocupacional en la universidad. Además recuerdo como recriminé a mi profesora que preguntase sobre los orígenes en el examen, ¿De qué podía servirme? Y actualmente no hay ponencia, o curso de formación que imparta sin acudir a explicar los orígenes que ayudan a entender lo que son en la actualidad.

¿Qué impacto tienen en el bienestar de las personas que se someten a este tipo de estimulación multisensorial? ¿Qué dicen los estudios?

Evidentemente, las salas de estimulación sensorial, como cualquier otro concepto, no son la solución, ni la opción ideal para todo el mundo, pero efectivamente muchos usuarios pueden conseguir beneficios de ella. Desde un punto de vista subjetivo de los profesionales que trabajan en este tipo de salas es común oír hablar de la reducción de conductas disruptivas, disminución de estereotipias, reducción del tono muscular, predisposición para volver, entre otras.

En cuanto a lo que los estudios dicen: los resultados son poco concluyentes, ya que suelen tener una muestra pequeña. No hay grandes evidencias de mejora en los estudios experimentales realizados con sesiones no estructuradas en snoezelen, y la poca evidencia que muestran va relacionada con el estado de ánimo y con efectos a corto plazo. Tal y como hablan alguno de ellos sería interesante que las futuras líneas de investigación fuesen relacionadas con sesiones estructuradas y planificadas para trabajar objetivos concretos y no únicamente enfocada como terapia no directiva.

Parece que queda muy bien presumir de Sala Multisensorial, pero ¿se usan como se deben y con una supervisión formada y adecuada? 

Está fenomenal poder contar en los centros con una sala de estimulación sensorial, porque evidentemente es una herramienta potentísima para el trabajo con usuarios de diferentes niveles de afectación. ¿Se usan como se deben? Es una pregunta complicada porque no hay una regulación sobre la formación que un profesional debería tener para trabajar en una de estas salas, cuando además hablamos de un espacio multidisciplinar las dudas sobre si el uso idóneo es uno u otro se disparan. Desgraciadamente hay mucha gente que no ha tenido la oportunidad de recibir una formación o aproximación al respecto, o incluso centros enteros que se encuentran con una sala y acaba cerrada por el respeto que infunde entrar ahí sin saber qué hacer. Evidentemente es complicado hablar de una formación adecuada y ser objetivo sin existir una regulación legal al respecto, pero desde mi punto de vista si debería ser fundamental que todo profesional, de la disciplina que fuese, tuviese algunos conocimientos a nivel sensorial antes de trasladar sus objetivos a la sala, para evitar que pueda sucederse una estimulación o sobrestimulación que generase un perjuicio para nuestros usuarios.

Para los que estén interesados en trabajar con este recurso, ¿dónde se pueden formar?

Habitualmente muchas de las empresas que montamos y diseñamos salas de estimulación sensorial ofrecemos formación al respecto. Concretamente nosotros desde Ilunion Salud intentamos que cualquier sala que se monte obtenga una formación aunque sea pequeña porque nos parece fundamental y necesario tener unos mínimos antes de entrar con un usuario en este tipo de entornos. Además en España existe una asociación de estimulación sensorial que también suele organizar formaciones y congresos, llamada ISNA. Su página web es: http://www.isnaespaña.es y pueden encontrarse también publicaciones al respecto.

¿Podemos tener esperanza en este tipo de terapias no farmacológicas en la mejora de calidad de vida de las personas mayores? ¿Se trabaja integrando las demás terapias existentes como la musicoterapia o la Doll Therapy?

Por supuesto, yo opino que es importante hacer investigaciones al respecto, pero que también lo es escuchar a los profesionales que día a día entran a una de estas salas y ven que se propician cambios positivos y significativos en sus usuarios. En mi opinión personal una de las potencialidades de estas salas es poder incluir distintas perspectivas de trabajo, y por supuesto por qué no, combinarla con terapias complementarias que puedan aportar beneficios y siempre y cuando tengamos claros nuestros objetivos al utilizarlas.

¿Qué papel juegan las familias? ¿Se les implica en el proceso?

Por norma general yo creo que se trata de un espacio centrado en la persona, por lo que las familias suelen quedarse fuera, más allá de incluir asuntos relacionados como pudiesen ser tratamientos relacionados con la reminiscencia. Pero es cierto que esto tiene más que ver con las decisiones que toman los centros y los profesionales que trabajan en ellos en si la inclusión de estos en una sesión puede generar beneficios.

En estos años de experiencia profesional, ¿con qué historia de transformación por pequeña que fuese te quedarías? Háblanos de personas.

Es difícil hablar de casos concretos y personalizar porque por fortuna he tenido la suerte de viajar mucho por España, montando y diseñando salas, formando a profesionales y viendo a muchos de sus usuarios. Quizás por ese motivo lo fácil sea contar la transformación de usuarios pasando de tener conductas agresivas a participar en actividades grupales o de que se disminuyan conductas estereotipadas y vuelvan a sonreírte. Pero resulta igual de apasionante ver la transformación que sufren muchos de los profesionales al ver una ventana abierta para llevar a cabo su trabajo, y ver la implicación que dedican en desarrollar escalas de valoración, u hojas de auto registro para seguir mejorando, esta vez de una manera distinta, la calidad de vida de sus usuarios.

Disfruta de artículos como este visitando la sección ENTREVISTAS