mYmO es una entidad de innovación social que pone en valor la experiencia y el conocimiento de las personas mayores. Charlamos con Eleonora Barone, su fundadora y CEO.

 

mYmo renace ¿Qué supone este nuevo comienzo?

Hemos querido aunar talento para ir a más. La intención es alcanzar un mayor impacto y para ello se necesitaba un equipo mucho más grade. La intención de este nuevo comienzo ha sido buscar personas identificadas con el propósito para crecer y realizar proyectos con lo que alcanzar los objetivos de mYmO.

Este cambio, de momento, se está consiguiendo y ya somos 20 en el equipo.  Ahora el reto principal es interno, en el sentido de que tenemos que alinearnos en valores, en propósitos y en el lenguaje. Seguramente que a finales de año ya podremos comunicar muchos más avances sobre acciones concretas que vamos a emprender.

¿Se va a mantener la trayectoria?

Sí, el punto de origen, la intergeneracionalidad, sigue muy presente.  mYmO nació en el 2015 de una investigación previa de Eleonora Barone llevada a cabo en los dos años anteriores. El  foco principal que se puso al principio del todo era el “talento senior”. En esos momentos, estaba muy preocupada ante la pérdida de conocimiento y de valor de las personas que se iban de los diferentes ERES y que jubilaban progresivamente. Ya se veía, en la post crisis de 2008, que casi no había canales para que esas personas siguieran creando, participando, construyendo sociedad. Este hecho no tenía sentido, especialmente en una sociedad longeva.

Al final investigando y relacionándome con gente nació mYmO. Dos personas clave han sido Mariano Sánchez y Sacramento Pinazo. Ambos tienen mucho peso en materia de intergeneracionalidad y es ahí donde se puso el foco, más allá de hacer corte en cualquier edad. La línea de actuación seguirá por esta senda, pero con muchas más gente aportando conocimiento y experiencia.

¿Cómo se ha conseguido formar este equipo que se une ahora a mYmO?

Pues hice un llamamiento inicial que fue muy bien acogido. Se han unido  expertos de diferentes áreas que quieren aportar su experiencia y su conocimiento para impulsar el propósito de mYmO.

Esta etapa que arrancamos juntos, somos unos 20 profesionales, es una nueva manera de reformular el marco estratégico donde ponemos como meta última el objetivo de desarrollo sostenible , que es el ODS 11 “ciudades y comunidades sostenibles” y seguimos manteniendo el propósito de convertir en oportunidades los numerosos retos asociados a una sociedad cada vez más longeva.

mYmO tiene una visión sistémica en todos los abordajes de los proyectos y servicios  y esta matriz o marco pretende hacer palanca en una vía de cambio específica que hemos llamado “la comunidad se implica en el cambio”. De  todas las maneras que podríamos utilizar para llegar a esta “ciudades y comunidades sostenibles” nos interesa específicamente ésta: “la comunidad se implica en el cambio”.

¿Y quién es esa comunidad? ¿Cómo se compone?

La comunidad somos todos. Son las personas, las entidades privadas, las públicas, los gobiernos, el tercer sector… En definitiva, todos los agentes de interés que vertebran el territorio. Consideramos que en la actualidad los problemas se han complejizado, ya no son complicados, sino “complejos” y, por eso, más que nunca, se necesita el apoyo de todo el mundo para poder resolverlos. Pero… Por lo que se ve, muchas veces no sabemos o no podemos contribuir y apoyar como nos gustaría. No es que no queramos asumir nuestra responsabilidad, tanto como personas como entidades, es que a veces no existen lo canales adecuados, no hay proyectos suficientes o no sentimos confianza para poder ejecutar ese derecho y ese deber. De ahí la importancia de impulsar las vías adecuadas para que podamos resolver entre todos los retos que se nos presentan.

Es importante destacar que dependiendo de la escala y de la intervención de cada proyecto, la comunidad se transforma y se ajusta a los agentes de interés del territorio que estamos analizando. Si estamos en un barrio, pues será la junta de distrito la entidad pública correspondiente.

¿Cuál es la esencia, digamos, la verdadera diferencia de esta propuesta frente a otras iniciativas que también caminan hacia comunidades sostenibles?

La diferencia es la palanca: “la comunidad se implica”. Para tal fin tenemos que tener una visión holística. Es decir, “todos somos uno”.  Las personas, todas y cada una, somos imprescindibles. Este hecho significa que “todas las personas” de “todas las edades” tenemos que sumar. Pero es que normalmente no es así. En  muchas ocasiones se prescinde de aquellas que están en paro o  jubiladas o las que tienen diversidad funcional. En este momento, se discrimina todo el rato y hay que actuar para transformar este chip.

Desde mYmO creemos que hay que entender a las personas como “seres humanos” y no como “lo que hacen”. Se trata de acabar con las “etiquetas” que se nos han ido imponiendo y que, en muchas ocasiones, no se corresponden con la realidad o con el proyecto vital de cada una. Esta es una idea que nace tras una investigación sobre la jubilación. En este estudio se recogen numerosos datos que indican que los primeros cinco años de cambio de vida o haces cosas para vincularte con lo que eres, con tu talento, con tus motivaciones vitales y con tu propósito o al cabo de ese tiempo  se te instala ese “chip” en la cabeza del que hablaba que te dice que “esto no es para ti”, que “ya eres demasiado mayor”, etc. etc. Es decir, todo el rato “etiqueta” “etiqueta” y más “etiqueta”. Y esto pasa porque en la sociedad actual estamos haciendo “bolsas” con esas personas que vamos discriminando y vamos diciéndoles que no aportan, no emprenden o no producen. Un grave error. Las personas tienen todas el mismo valor porque son seres humanos. Punto. Independientemente de lo que hacen o dejan de hacer. Todos los roles sociales se aúnan en un mismo ser, que es único. Ahí es donde se tiene que poner el enfoque, en el “seres humanos”, no en el cargo, el coche y ese tipo de aspectos.

Yo confío completamente en que esta situación se puede cambiar. Somos un montón de personas, cada vez más, las que confiamos en esta transformación, lo que pasa es que hacen falta mayores alianzas.

Entonces, mYmO, digamos, está ahí para canalizar ese gran cambio…

Lo que se propone mYmO es facilitar una serie de “canales/proyectos/alianzas/servicios” para que personas y entidades apoyen en la construcción de estas “ciudades y comunidades sostenibles”.

Y estos objetivos se vertebran en cuatro líneas estratégicas. La primera tiene que ver con transparencia, información, investigación y datos. Es lo que desde mYmO llamamos “apoyo a la toma de decisiones”. Esta palanca es tanto para personas como para entidades; ya que en ambos casos, antes de actuar, es imprescindible que estén informadas, saber de qué es de lo que estamos hablando.

Tenemos que entender cuáles son las prioridades y los retos que nos toca asumir y facilitar también que hagan circular más sus datos, sus evaluaciones de proyectos, sus retos, necesidades y sus deseos. La idea, en general,  es conseguir que seamos más transparentes.

¿Y cuál es la segunda línea?

Es la capacitación, la formación, la educación. Son competencias, herramientas. En definitiva, todo lo que tiene que ver desarrollo de persona y de entidades para poder ejecutar ese deber y ese derecho al cambio. Aquí cabrían todo tipo de proyecto de laboratorios, itinerarios de formación, con menos teoría y mucha práctica, etc.  Esta vía la llamamos “puentes para la acción”.

Esta línea es también muy necesaria. Cuando las personas quieren participar en la transformación de la sociedad y resolver problemas,  en muchas ocasiones no saben cómo se puede hacer o no tienen la confianza necesaria en ellas mismas. Por lo tanto, se necesita un empuje: capacitación, formación, descubrir el talento de cada una. Esta vía es la de las competencias, la del desarrollo.

Y para conseguirlo, desde mYmO podemos aportar mucho. Por poner un ejemplo, dentro de una empresa coordinar la transferencia de conocimiento, mentoring, formación interna, aprendizaje continuo, life learning, etc.

Tengo entendido que las “alianzas” son otra de esas cuatro líneas estratégicas.

Sí, sí, es una de las cuatro bases de las que estamos hablando dentro de la matriz del proyecto. Porque realmente que mYmO esté lleno de personas y proyectos es genial, pero hay que sumar. Una de las bases de partida de esta etapa es asumir el ODS 17 “Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible”.

En general mYmO siempre ha sido una entidad muy colaborativa, que ha buscado la inteligencia colectiva, pero es muy difícil conseguirlo si no dotas de “contenido sustantivo “el qué. Esto significa que hay que involucrarse verdaderamente, saber qué estamos haciendo como “entidades aliadas”. 

El tener ODS 17 como parte de nuestra matriz es muy importante para incidir todavía más en este aspecto. Vamos a intentar dotar de pleno significado nuestras colaboraciones para que sean reales y quede claro cómo.

¿Puedes darme algún ejemplo de esa puesta en común? Es para hacerme una idea…

Pues hay miles. Por ejemplo, podría ser unirse con una entidad juvenil y una universidad para reforzar el diálogo intergeneracional y encontrar formas para resolver el paro. Otra línea sería la creación de alguna plataforma tecnológica que facilitase que entidades y personas pudiesen poner sus retos en común. Es una forma de fomentar la comunicación y el trabajo colaborativo.

Otra opción: nos unimos con un ayuntamiento de zonas rurales para hacer un proyecto sobre oficios porque consideramos que estamos perdiendo patrimonio cultural. En este caso, Necesitaríamos un banco para pagar una publicación, un ayuntamiento para que indique los retos, una universidad que proporcione alumnos que se desplacen al campo, etc. La labor de mYmO en esta línea es aunar todos los agentes y hacerlo posible, que los esfuerzos confluyan y el proyecto salga adelante.

Pero hay proyectos transversales que no tiene que ver con sólo un objetivo y podrían estar en las cuatro líneas de mYmO. ¿Verdad?

Sí, es así. Por ejemplo, la iniciativa “Viernes visten canas” porque podría tener esa capacidad de alianzas y comunicación. Este tipo de concepto “transversal” vertebra proyectos que tiene la finalidad específica de “sumar red” para poner el valor el ecosistema existente y que se incida en el trabajo colaborativo.

En este caso hablamos de laboratorios de innovación ciudadana, hackathons, etc. Se trata de situaciones en las que existe un reto social, económico o de proyecto cultural y se llama a la población para resolverlo. El objetivo es conseguir una experiencia colectiva, hacer llamamientos para dar respuesta a todo este tipo de necesidades desde resolver temas diversos como qué se puede hacer con las residencias o cambios necesarios en un barrio concreto. Hay un amplísimo abanico de posibilidades.

En este sentido, en proyectos transversales el tema de las alianzas que promovemos como una de nuestras principales líneas estratégicas es de gran utilidad. El hecho de que existan plataformas que visibilicen tanto necesidades como datos también es muy bueno para seguir alineando objetivos de forma conjunta con otros actores.

Al final, cada persona o entidad interpreta que las prioridades para resolver retos sociales son las que ellas consideran, pero, aunque todo el mundo tiene que mantener la individualidad, para sumar más esfuerzos de manera eficiente debemos coincidir en prioridades.

¿ Y en qué se centra el cuarto elemento de esta matriz de mYmO?

En fomentar “proyectos para el cambio”, pero este punto los contemplamos como itinerarios grandes con procesos más largos en el tiempo para su pleno desarrollo y en materias tan diversas como educación, cultura, participación ciudadana, etc. Podemos incluir aquí un amplísimo abanico de opciones desde labores de consultoría, hasta iniciativas para repensar cómo queremos vivir de adultos y de mayores (cohousing, viviendas colaborativas, otras maneras de pensar los centro de mayores para que sean centros de talento, desarrollo rural, etc.). Al ser un concepto tan sumamente amplio requiere, por supuesto, de alianzas previas con el fin de conseguir un impacto positivo a medio y largo plazo. También estamos empezando con un nuevo proyecto de desarrollo urbano que combina el acceso a la vivienda, la problemática de las residencias de personas mayores y el desarrollo rural. Pero ya comentaremos detalles en los próximos meses.

Con tanta tarea y frentes abiertos ¿En qué os estáis centrando ahora mismo?

Dentro de las cuatro líneas que hemos comentado, seguramente se va a dar prioridad a la segunda y tercera, que son las herramientas y las alianzas. Hay una parte que seguro que tenemos que impulsar  que es la búsqueda de nuevos caminos profesionales y vitales. Creo que en estas situaciones tan complejas que vivimos es muy importante, ya que con la pandemia ha cambiado el entorno, el ecosistema.

Puedo comentarte también que estamos  trabajando en una nueva web, donde se visibilizarán muchísimos informes y datos recogidos en los primeros cinco años de vida de mYmO que hacen referencia a investigaciones de terceros. La idea es tener una base de datos por si las empresas quieren poner en marcha programas relativos a la intergeneracionalidad o los cambios sociales que plantea mYmO. De esta forma, pueden tener acceso a documentación que a lo mejor ya no están disponibles porque se han caído las webs correspondientes. Tendremos una base documental completamente abierta y gratuita dentro de la web que dará respuesta a la primera línea. O sea, visibilizar.

¿Cuál será la “esencia” de la forma de trabajar este nuevo comienzo?

Queremos apostar por comunidades sostenibles y esta máxima nos la vamos a llevar a cada proyecto. En cada uno de ellos buscamos reconstituir o fortalecer su ecosistema natural incluyendo edades y roles diferentes. Todo suma y todas las personas y entidades aunarán esfuerzos y valía para construir un futuro con una sociedad sostenible e integradora.

Leer: mYmO lanza la campaña #NOCADUCO para luchar contra el edadismo en el trabajo

No Hay Más Artículos