Los tabúes son propios de nuestra civilización. Los miedos a hablar de temas que pueden afectarnos en algún momento de nuestras vidas de forma negativa no han menguado en la misma medida que hemos ido avanzando como sociedad. Así, el tema de la muerte sigue apareciendo como un paradigma a evitar en cualquier conversación cotidiana, como si por el mero hecho de nombrarla se la tentara.

Sin embargo, la muerte es un destino que todo compartimos. Famoso es ya el discurso que dio Steve Jobs para los graduados de la promoción de 2005 en la universidad de Stanford en el que les recordaba cómo para él, enfermo de cáncer de páncreas, saber que iba a morir pronto constituyó la herramienta más importante para ayudarle a tomar las grandes elecciones de su vida. “Porque casi todo –todas las expectativas externas, todo el orgullo, todo el temor a la vergüenza o al fracaso–, todo eso desaparece a las puertas de la muerte, quedando solamente aquello que es realmente importante. Recordar que vas a morir es la mejor manera que conozco para evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay ninguna razón para no seguir a tu corazón“, les arengaba entonces Jobs.

‘Tras la mariposa azul. Aprender de la muerte te llena de vida’ viene a abordar esta perspectiva de la muerte, sin complejos. Del lugar que debería ocupar en nuestras vidas y de su aceptación no como resignación, sino como vehículo de creatividad y plenitud.

La Mariposa Azul es el libro perfecto para todos los que quieran hacerse conscientes de que su tiempo es limitado y la mejor manera de emplearlo es vivirlo.
Las voces de los pacientes que durante años ha ido conociendo Begoña de Cevallos en su trabajo como Trabajadora Social en la Asociación Española Contra el Cáncer, se recogen en este libro como testigos y altavoces de cómo la enfermedad y la consciencia del tiempo que tenemos se han traducido en infinidad de libros, cuadros, canciones o películas que sus protagonistas han regalado al mundo y a sí mismos, transformando su tiempo presente, el único que tenemos realmente, en agente de cambio de la vida.

Con este libro, Begoña de Cevallos nos recuerda, a través de experiencias en primera persona, que no hay que esperar al futuro para ser quienes queremos ser y presenta a La Mariposa Azul como una manual de vida que nos motiva a cuidar las emociones, nuestra mente y nuestra relación con los demás dándonos espacios para reflexionar, para aprender y para cantar, porque la música está muy presente en el libro como canalizadora de emociones.

¿Cómo viviste la primera muerte que recuerdas? ¿De quién fue?

La primera muerte fue la de mi prima preferida, Clara. Fue en un accidente de coche y por eso fue tan inesperada y brusca. Ella era una chica muy joven que disfrutaba la vida a cada instante, un auténtico ejemplo de cómo deberíamos vivir todos. Yo me quedé con la sensación de que tenía que aprovechar la vida y con la enseñanza de decirle más a la gente que la quiero porque me hubiera gustado decírselo más a ella.

¿Qué es lo que te seduce de la muerte? 

Que nos recuerda que no debemos posponer nuestros sueños. Creo que es muy importante que reflexionemos sobre ella. Para mi reconocer que le tenía miedo fue el principio de un cambio en mi vida. Nuestra sociedad sufre inmensamente por lo que yo llamo la “ceguera de la inmortalidad” porque “mañanizamos” la vida. Que todos nos vamos a morir es un hecho irrefutable y recordarlo de vez en cuando no es ser pesimista, sino realista e incluso mucho más vitalista. La muerte puede ser un despertador de nuestra creatividad esencial. Nos impulsa a buscar maneras de darle sentido a nuestras vidas.

¿Quiénes han sido tus maestros para este afrontamiento tan creativo?

Mis maestros son los pacientes de cáncer. Es impresionante escuchar sus reflexiones y ser testigo de sus transformaciones cuando ya no hay tiempo que perder. Me siento una privilegiada por todo lo que me enseñan pero llegó un momento en el que sentí que semejantes enseñanzas no me las podía guardar solo para mí y por eso me animé a escribir un libro donde recogerlas.

Desde tu punto de vista, ¿cómo debemos explicar a un niño que jamás volverá a ver a su abuelo? 

Para empezar yo creo que se debería hablar de la muerte en las familias y en las escuelas. Mi experiencia con mis propios hijos es que cuando les hablas con naturalidad del tema y no les escondes el proceso de la enfermedad, se adaptan mejor incluso que los adultos a las despedidas. Yo les hablo con franqueza y sensibilidad. Les explico que no sé qué pasará cuando alguien muere pero que la ciencia está empezando a descubrir que parece que nuestra conciencia no desaparece cuando nuestro cuerpo muere.

Además creo que es muy importante que compartamos con nuestros hijos nuestra tristeza y demos espacios para que nos pregunten lo que necesiten.

¿Por qué esperamos a que nos anuncien nuestra propia muerte para apreciar mejor la vida?

Porque vivimos de acuerdo a las creencias de otros, no de acuerdo a nuestra propia alma. Y cuando la vida nos da un susto o un aviso de muerte, se nos caen las caretas y las excusas. Mi propuesta va precisamente en esta línea. Vivir como si nos quedara poco tiempo de vida, nos ayuda a vivir con más intensidad. Yo lo llamo el juego del despertador. No esperemos a buscar aquello que nos emociona.

¿Cómo te imaginas tu propia muerte?

Me encantaría poder preparar mi propia fiesta de despedida, una especie de funeral en vida. Estoy segura que de llenarse de amor justo antes del viaje me ayudará a soltar miedo. Además en ese momento quiero que suene música que yo haya elegido. Igual que le he puesto al libro una banda sonora quiero tener mi propia banda sonora cuando me muera.

¿Cómo te gustaría ser recordada?

Ojalá pueda ayudar a que la gente pierda un poco el miedo a la muerte y empiecen a descubrir que es posible morir con amor. Desde luego ese es uno de mis sueños y trato de caminar un paso cada día hacia él.

¿Cómo ha sido la idea de autoeditar tu primer libro? ¿Lo recomiendas?

Se lo debo a mi madre. Ella me ayudó. Claro que lo recomiendo porque gracias a este formato no he tenido que esperar a encontrar una editorial que creyera en mi proyecto. Además he podido decidir y cuidar con cariño cada detalle porque todo lo eliges tú.

Si nos animáramos todos a escribir un libro con lo que aprendemos seríamos más conscientes de que todas las vidas son inspiradoras.

La autora

Begoña de Cevallos de Diego Psicóloga y trabajadora social por la Universidad Pontificia de Comillas, Begoña de Cevallos ejerce ambas profesiones en la Asociación Española Contra el Cáncer. Como psicoterapeuta gestáltica, especialista en drogodependencia y fundadora del centro sanitario “Salud en Espiral”, lleva más de 15 años trabajando con la enfermedad, faceta que le ha servido para aprender a descifrar sus claves y enseñanzas.

No Hay Más Artículos