María Moldes recibió el premio al Mejor proyecto artístico en los Premios Vitales, celebrados los pasados 4 y 5 de febrero en Salamanca. Sus fotografías reflejan esa vejez disfrutona que deseamos para nuestro futuro próximo y con este galardón queremos reconocer una mirada sin artificios y sobre todo, real que desprende puro optimismo. Con imágenes tan alegres ya no tenemos miedo a envejecer. ¡Gracias, María!

¿En qué momento tu mirada artística se detuvo para retratar la vida de los Mayores? ¿Por qué?

Cuando me hacen preguntas de por qué fotografío a gente mayor, lo primero que respondo es ¿por qué no? Cuando en una sociedad tan envejecida como la nuestra extraña que alguien lo fotografíe, nos dice mucho de cómo se ignora todo lo que no refleje juventud.
 

No lo he empezado a hacer para reivindicar nada, ni siquiera para dar visibilidad a este grupo de la sociedad, simplemente en principio, ha sido para reflejar la sociedad en la que vivimos, que en el caso de España, sobre todo en algunas zonas, es una población muy envejecida. Para mi el envejecimiento de la población es una de las cosas más llamativas de la época en la que vivimos. 

María Moldes

María Moldes

 
¿Qué has aprendido en este tiempo?
 
Observando a los Mayores he aprendido que hay vida después de la juventud, se me ha reafirmado la idea de que la vida pasa demasiado rápido, observando actitudes de los mayores, te das cuenta de que se siguen sintiendo jóvenes, parece que su cuerpo haya envejecido más rápido que su mente, y siento que aunque nuestros cuerpos estén en momentos muy diferentes, no somos tan diferentes en formas de sentir los jóvenes de los mayores.  
¿Qué recuerdos conservas de tus abuelos?
 
Me he quedado sin abuelos muy pronto, no he tenido una relación cercana con gente mayor, quizás de ahí también haya venido mi curiosidad por observarlos, por el desconocimiento que tenía sobre ellos. En general la gente mayor me da buenas vibraciones.
Disfruta de artículos como este visitando la sección ENTREVISTAS

No Hay Más Artículos