Instalada en el barrio más alternativo de Salamanca, el Barrio del Oeste, La Gran Tasca Bar Manzano nos sorprende con su estilo malasañero. Tomamos un café con Iván que, junto a Gustavo y Carlos, regenta la barra de nuestro nuevo fetiche cultural.

Cuando tienes que elegir un bar donde disfrutar de una caña o un café ¿qué es lo que más valoras? 

Sitios con identidad. Hay algo en mí que siempre me lleva a buscar ese toque diferente. Incluso el bar más cubre puede conquistar tu corazón con sus pequeños detalles. Existen muchas opciones válidas pero lo más importante para mí está en la identidad. Esos lugares donde te ofrecen productos que elaboran con cariño, donde sabes que defienden lo que están haciendo y creen en ello. Ninguna estética, ninguna oferta pretenciosa, sino… identidad.

Es la tasca indie por excelencia y, por encima de todo, no entiende de edades. ¿Podrías describirnos los perfiles de los clientes más típicos del Manzano?

Es parte de lo que nos gusta, del poquito tiempo que llevamos, que tenemos perfiles muy diferentes. De lunes a viernes nos visitan muchos padres jóvenes, dada nuestra ubicación entre colegios. Además, por las tardes siempre se acerca gente del barrio que suele coincidir con el perfil de la persona jubilada. Yo diría que este es nuestro cliente tipo: matrimonios entrados en edad. Los fines de semana nos visita gente más joven pero quizás nuestro cliente más fiel es el del jubilado vital.

La carta gastronómica que se oferta nos recuerda a ese sabor delicioso de la abuela, cuando cocinaba con gusto y te veías obligado a rebañar con el pan hasta no dejar ni gota. ¿Cuál es la opción que causa más furor en los paladares?

La cresta de gallo ¡sin duda! Tenemos una suculenta oferta de casquería en la misma línea que gusta mucho. Oreja, bacalao y… ¡la cresta de gallo!

Estábamos preocupados pensando que nadie nos pondría a los Smiths cuando pasemos a la vida vintage. ¿A qué edad uno es considerado mayor desde los ojos del Manzano? 

Quizás ahora que Gustavo, Carlos y yo tratamos con tanta gente, estamos percibiendo esa energía tremenda que nos transmiten. Y hablamos de gente mayor, gente mayor que es una pasada. Ahora me inclino más por la creencia de que ser mayor es un estado de ánimo, incluso una opción. Ser mayor va muy en el espíritu de cada uno. Me he llevado una grata sorpresa con personas de casi 80 años que estoy conociendo aquí en el barrio. Son ellas las que me regalan a diario una dosis de energía. Me encantaría envejecer siendo eternamente joven.

Nos gustan los «Viejindies», esa parte de la población que supera los 65 y ya no sabe si es viejo o indie. ¿Qué mensaje les mandas?

Desde nuestra breve, pero intensa experiencia, nos sentimos encantandos de vivir esto como algo normal. Forma parte de nuestro día a día convivir de manera natural con una mezcla generacional explosiva, quizás esto hace especial nuestro ambiente. Cada uno está a lo suyo y la distribución de barra que tenemos invita a la interacción. Esto nos hace ver gente que se funde en un todo. Da gusto ver situaciones espontáneas donde la edad es un factor sin importancia. En el Manzano todo fluye de manera natural y es genial ver que esto pasa en nuestra casa.

Sigue a la Gran Tasca Bar Manzano en Facebook facebook

Disfruta de artículos como este visitando la sección ENTREVISTAS

No Hay Más Artículos