Conozco a Francisco Olavarría Ramos desde abril del 2015, a través de su plataforma Serpentina Senior. Cuando leía acerca de los programas y servicios que brindaban desde este espacio, me pareció interesante su enfoque acerca de la vejez y la vida misma, celebrarla así como “celebrar” una muerte digna a través de rituales de afianzamiento de afectos y memorias.

A la distancia, a través del internet, podía visualizar una narrativa activista por parte de Francisco, un activismo crítico y propositivo que apostaba por cada vez convocar a más personas y construir colectivamente un ancho camino en el gerontoactivismo, como así lo propone…

Estimado Francisco, estamos contentos de que nos compartas más acerca de tu trayectoria y proyectos a través de esta entrevista.

  • Cuéntanos, ¿Cómo comenzó tu desarrollo profesional en el campo de la vejez y el envejecimiento? ¿Hubo algún punto de inflexión determinante en esta decisión que tomaste?

Pues fíjate, surgió sin ser consciente y sin intuir todo lo bueno que me iba a deparar. Entre otras la de haberte conocido y haber contado con tu complicidad.

Serpentina Senior fue la semilla y de ahí me fui formando. No sé, pero este sector engancha. Tú lo sabes bien, amiga.

  • Serpentina Senior fue tu primer proyecto y en el 2016 Nuria Carcavilla y tú crearon Qmayor. Coméntanos un poco acerca de ambos, ¿Cómo ha sido la acogida del público tanto a nivel de España como internacionalmente?

Para ser precisos, Nuria me invitó a colaborar en QMAYOR. Por entonces era un blog y juntos lo impulsamos para ser lo que es hoy, un medio de referencia internacional.

En estos años hemos hecho una comunidad de gente maravillosa que necesitaba un canal donde dar a conocer profesionales y buenas prácticas que están ofreciendo una vida digna a los mayores de hoy y del mañana.

Tenemos muy buenos resultados de audiencia, pero somos ambiciosos y esperamos mejorarlos.

  • A partir de tu experiencia y conocimientos, ¿Cuáles consideras que son los principales desafíos en el campo gerontológico y la discapacidad? Coméntanos, acerca del capacitismo y la relevancia del enfoque de la diversidad funcional.

Sabes, hemos heredado un mundo mejorable pero debemos ser agradecidos con todas las generaciones previas que han conseguido grandes avances en materia de derechos a los “colectivos” que mencionas.

En la sociedad, en todos sus ámbitos, hay mucho supremacismo, capacitismo, edadismo, racismo… y lo bueno es que cada vez somos más denunciándolo.

Mi formación en ambos campos me ha servido para haber comprobado que la academia no es suficiente, y sí, el activismo siendo más preciso e insistente, puede conseguir las conquistas pendientes.

Haydée hablando del capacitismo, por ejemplo, referirse a necesidades especiales es muy injusto. Todos necesitamos las mismas cosas y vamos a seguir luchando para poner a las personas en el centro y los servicios a su órbita. Me indigna cuando escucho o leo «está postrado en su silla de rueda». Creo que en el lenguaje hay mucho por hacer.

  • Sabemos que has investigado mucho acerca del edadismo y los microedadismos, y además hiciste una publicación al respecto ¿Por qué es tan importante visibilizar la discriminación por edad?

Tú misma sabes que aquello que no nombramos parece como si no existiese. Quizá por venir de una formación educativa vinculada a la comunicación y el marketing, he sido más consciente de la importancia del mensaje, en su fondo y forma. Además, como siempre estuve interesado en los estudios de género, eso me despertó la idea de visibilizar esas microagresiones que habían identificado mis colegas del feminismo y que habían llamado micromachismos.

A partir de ahí, recopilé frases muy sutiles que evidenciaban lo injusto de considerar el envejecimiento como un proceso de decadencia y de una vivencia uniforme por parte de todos. Posteriormente, escribí un cuaderno con ánimo pedagógico, con un aporte teórico y práctico, para visibilizar y denunciar esta discriminación. Tuvo una importante recepción en el sector y espero seguir aportando herramientas para desactivar este mecanismo de violencias, en plural.

  • ¿Cómo valoras la situación de la pandemia por el COVID-19 que tanto afecta al colectivo de personas mayores? ¿Consideras que en este contexto se están agudizando situaciones de edadismo en la vejez?

Mi país está de luto. Las personas mayores han sido las grandes perjudicadas de esta situación.

Los centros residenciales se han visto desbordados, que han hecho importantes esfuerzos para combatir al virus. Desde fuera he visto que han sido ignorados y culpabilizados. Es justo decir que no han contado con el apoyo del sistema nacional de salud y ahora lamentamos no haberlos atendido como sus profesionales reclamaban.

Me parece muy injusto que la sociedad piense que los hospitales han curado y los centros residenciales hayan dejado morir a las personas mayores

En relación a la segunda pregunta, si claro, he detectado que el edadismo es una forma de mirar y atender, y así lo he denunciado, junto a otras organizaciones que son referencia en el contexto de nuestro país.

Eso sí, en un futuro próximo se deberá revisar el modelo de atención a las personas mayores en estos centros residenciales y ojalá mejore la consideración, económicamente también, a estos profesionales que hacen un trabajo valiosísimo.

  • Gerontoactivismo, ¿Cómo nace esta propuesta? Y, ¿Qué es lo que más te motiva acerca de ella?

No sé cómo ni cuándo. Me gusta pensar que siempre estuvo en mí y los demás detectaron que debía conceptualizarlo. Así que, puedo decir que fue una demanda exterior más que una necesidad personal.

Desde mi perspectiva, el gerontoactivismo te protege de un mal envejecimiento, entendido como una vivencia de vergüenza, culpa, sometidos a estereotipos y prejuicios diversos que son, en su mayoría, relacionados a la dictadura de la juventud.

¿Y qué me motiva? Crear una comunidad participativa y que algún día nos podamos felicitarnos por haber dejado nuestra huella.

  • Para finalizar, cuéntanos acerca de tu más reciente proyecto: Curso en línea “Gerontoactivismo, edad y derechos”, ¿Qué encontrarán las personas que se inscriban a este curso?

Encontrarán un espejo incómodo y un aliciente para unirse a este activismo, que vive el envejecimiento como una oportunidad y un orgullo.

Espero conseguir muchas adhesiones.

Y será un referente importante en la apuesta por abrir espacios de formación activista y de vocería en el campo de la gerontología, con dos elementos importantes: amor y rigor.

¡Muchas gracias, Fran! ¡Sigamos sumando esfuerzos en el gerontoactivismo!

Haydee Chamorro García

Haydee Chamorro García 

Corresponsal Perú Qmayor, trabajadora social especializada en gerontología social, feminista, activista en los derechos de las personas adultas mayores. 

 

Enlace del curso «Gerontoactivismo, edad y derechos»:

GERONTOACTIVISMO. Edad y derechos

 

 

No Hay Más Artículos