La pasión, el profesionalismo y las ganas de aprender de Sandra Pàmies son inspiradoras. Tuvimos el gusto de conocer un poco más sobre su trayectoria y el valioso trabajo que realiza en favor de un Servicio de Atención a Domicilio ético y de calidad.

¿Cómo nace tu interés por el trabajo con adultos mayores?

Mi trayectoria profesional empieza el año 2014, terminando mis estudios de Grado en Psicología, pero diría que mi vocación por el sector comienza en 2005. En ese momento, comprendí más sobre la dureza de la vida porque un ser muy cercano – mi querido abuelo – sufrió la Enfermedad de Parkinson mientras mi abuela había pasado también por dos Accidentes Cerebrales; entendí hasta dónde podemos llegar o no los familiares. Decidí entonces que necesitaba ser una profesional de la Gerontología.

Mi experiencia profesional nunca hubiera empezado de no haber tenido esta historia de vida; ni hubiera tenido el anhelo de aprender sobre estas enfermedades tan crudas, probablemente. Además, he crecido y he sido educada por dos grandes personas a quiénes doy las gracias de corazón; por mi madre –Técnica en Cuidados Auxiliares de Enfermería con clara vocación y resiliencia y por mi padre – una persona valiente, con mucha funcionalidad y coraje, en situación de dependencia; es la persona más conciliadora que conozco.

En 2014, me intereso por el Servicio de Atención a Domicilio (SAD) y reconozco la proyección que tiene. Siempre me han gustado las Residencias, sobretodo visitar las de otros países, y detecté que podía y quería aportar en este campo. Ese año, mi experiencia en la primera Startup prestadora de SAD en Barcelona fortaleció mi motivación porque me ayudó a reconocer mis valores profesionales, a identificarme como emprendedora y a hacer networking con los recursos asistenciales españoles e internacionales en pro de la Gerontología en Home Care para dar una calidad de vida tangible y ética a las personas. Comprendí que un/a Gerontólogo/a puede hacer mucho más de lo que está pre-escrito o estipulado.

¿La edad afecta la calidad del esperma? Mick Jagger responde.

Después, realicé prácticas en Salud Mental en la Fundación Pere Mata. Gracias a las reuniones de trabajo con este equipo creció mi interés por la investigación en SAD y por conocer el valor que aporta un/a Gerontólogo/a en la sociedad. En 2016, me mudo a París e inicio mi trabajo en Marketing (Investigación de Mercados) y me promocioné a traductora. Gracias a Francisco Olavarría conocí a Régina Debenoist de La Maison Felippa – emprendedora y profesional que creó el primer centro de día en París para personas que no necesariamente se encuentran en una situación de dependencia y cuyas actividades de estimulación y decoración son francamente enriquecedoras. Seguí luchando por acercarme a personas del tercer sector, lo que me permitió entender que el SAD trasciende según los valores y visión de la persona que los dirige y sus equipos, y que el/la Gerontólogo/a aporta una proyección solvente y de calidad al servicio. Es en esa época que me focalizo en Home Care.

Para replicar lo aprendido, vuelvo a España en 2018 y emprendo en SAD bajo mi marca personal. Esto me ha permitido colaborar con diferentes startups a nivel formativo y profesional con el objetivo de aprender, sumar en calidad y solvencia; sin embargo, no permanezco en ninguna porque velo por un servicio diferente. Así mismo, fui Formadora del CFGM Atención a Personas en Situación de Dependencia.

Actualmente sigo desarrollando mi marca personal y rescatando el conocimiento de personas con mucha más trayectoria e impacto. Mi meta es adaptarme al sector y adquirir resiliencia para inspirar a los que inspiran a equipos de atención directa (técnicos/as en cuidados auxiliares de enfermería) y a detectar mis propios errores. Así mismo, he tenido ocasión de investigar y aprender junto a la Dra. Bermejo sobre las formaciones existentes y uno de mis próximos retos es colaborar con la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología en uno de sus Grupos de Trabajo de Investigación.

Cuéntanos cómo se da la Atención Integral Centrada en la Persona (AICP) cuando se brinda como servicio a domicilio

El Servicio a Domicilio (SAD) nos da la oportunidad de ayudar a las personas mayores en situación de vulnerabilidad. Sobre el tema, existen profesionales que nos enseñan mucho como la Dra Bermejo, Cinta Pascual, Quico Manyos, Katia Munsch, Sacramento Pinazo, Ana Urrutia, Javier Irujo, Duna Ulsamer, Jordi Llecha, Teresa Martíne, Gonzalo Berzosa, Gérard Cornet, Joël Belmin, José Luis Buenache, Iván Sánchez, Mireia López, Serena del Pino, Josep de Martí, Raúl Vaca Bermejo, Nuria Carcavilla, Francisco Olavarría, Frédérique Lucet, Angel Moreno Toledo y Ana Maria González.

En mi opinión la AICP es el valor añadido del movimiento Home Care, cuyo impacto se consigue sobre todo trabajando en equipo porque su gestión no es solamente burocrática sino que pasa por la Gerontología Intervencionista a todos los niveles.  Esto implica considerar el servicio de manera integral, incluyendo soporte de Coordinación Social (Soporte al/la Profesional de Atención Directa), Recursos Humanos, Marketing y Atención a la Persona Usuaria/Cliente (Persona beneficiaria y Familiares).

Aunque es importante velar por la captación, la retención y la conversión de la persona beneficiaria, si la meta es conseguirlo a largo plazo, se debe conocer muy bien al “cliente ideal”. Se trata de comprender, como mínimo, la historia de vida y el origen de la enfermedad con el objetivo de prevenir el tan nombrado Efecto Burnout (Síndrome del Trabajador Quemado) ¿Cómo? Con estrategias de BBPP – Buenas Prácticas relacionadas con la etiología de las enfermedades para dar soporte continuado a las personas cuidadoras y familiares. Con esto no quiero decir ‘’cuidar al cuidador’’ sino empoderar y trabajar a la par con el/la Técnico/a de Atención Directa (en mi opinión Técnico/a Auxiliar de Vida).  Se trata de replicar la Metodología del Movimiento Baluchon Alzheimer®.

Desde tu experiencia, ¿qué condiciones son clave para brindar una atención integral y de calidad en la vejez?

Para lograrlo, creo que las condiciones clave son: una infraestructura viable y escalable para llevar a cabo la metodología multidisciplinar mediante la AICP; el equipo vocacional, capacitado y dirigido por un/a líder democrático/a, experto/a en el sector e inspirador/a y una estrategia empresarial de impacto social ad hoc. Tengo muy claro que en Home Care conseguiremos próximamente una AICP de calidad en la vejez gracias a un equipo multidisciplinar liderado por profesionales con vocación y conocimiento de calidad precisamente.

Considerando tu experiencia en la selección y capacitación de profesionales socio sanitarios, ¿qué recomendarías para que su trabajo sea óptimo?

El trabajo es en equipo sí o sí. Partiendo de esta base, lo que recomiendo es: haz preguntas; cuando preguntamos, conocemos. Conversar con tu responsable, la persona a la que atendemos, sus familiares y/o compañeros/as de vida. En Home Care es muy habitual terminar los estudios sociosanitarios y no tener las habilidades suficientes para trabajar en SAD. Es por esto que lo primero que recomiendo es hacer preguntas porque permite debatir y encontrar soluciones a problemas, compartir herramientas y crear nuevas entre todos/as.

Esta misma recomendación la extiendo a los/as Coordinadores de SAD, familiares y otros profesionales; de esa forma, nos retroalimentamos trabajando en equipo. Considero que esta es la base para desarrollar la AICP porque empodera, inspira y vuelve tangible la dignidad y ética que se necesita para hacer un buen trabajo.

Respecto a quienes brindan cuidados, ¿por qué es tan común que sufran del síndrome del quemado o burnout?

El Síndrome Burnout es muy común en SAD porque el profesional está sólo/a. A pesar que existe la Metodología de Soporte y Seguimiento a los/as profesionales de atención directa inspirado en Baluchon Alzheimer®, no se está aplicando en España. Esto limita el soporte que dan los coordinadores/as porque no existe interés por conocer la etiología de las enfermedades (causa – origen) ni por saber qué consecuencias tienen y qué soluciones podemos aportar y por lo tanto no se prestan procedimientos de buenas prácticas de prevención de riesgo laboral. Uno de los objetivos que persigo con mi trabajo es prevenir dicho síndrome empatizando todo lo posible, escuchando y estudiando la causa de las enfermedades neurocognitivas en el proceso de envejecimiento.

¿Es posible prevenir este desgaste?, ¿de qué formas?

Totalmente. Estoy convencida y además me lo he demostrado a mí misma y a mis compañeros/as de profesión. Es en el factor de proyección donde nos tenemos que focalizar como sociedad para crear un impacto tangible favorecedor de ética y dignidad. Debo añadir que la misión de Baluchon Alzheimer® es precisamente ésta.

Miriam Lúcar

Mg. Miriam Lúcar. Psicogerontóloga. Corresponsal en Perú y Colombia.  Ubicación: Bogotá

“La comunicación informa pero también forma”, Francisco Olavarría