Dice el famoso tango que 20 años no es nada pero no para todos. La heridas de guerra se sienten y las percibimos en el otro. Hoy retrocedemos esos años para volver a 1996 y recordar una exposición que causó sensación en la escena londinense y una gran polémica a nivel internacional. 

Royal Academy London

Sensation puso por primera vez ante los ojos del gran público británico la colección del publicista Charles Saatchi de obras realizadas por jóvenes artistas del país. Conocidos con el acrónimo “YBA” (Young British Artists).

Allí mismo, en una sala de la Royal Academy reposaba sobre un plinto, desconcertando a los visitantes, un cadaver. Era el pálido y muy menguado cuerpo inerte del padre del artista. Ron Mueck realizó la escultura cuando éste ya había fallecido poco tiempo antes y esta es la única obra donde utiliza el vello propio para la misma obra.

Muerte

La vida es cruda. No cabe duda. El realismo de este artista australiano (residente inglés) no se anda con paños húmedos. Nos enfrenta a lo cierto y a lo inevitable. Es relevante que sus Still Life – Bodegón o Naturaleza Muerta – como así llama a muchas de sus esculturas, representen la decadencia y la agonía. Sin tabúes, como nos gusta.

bodegón

Esta es nuestra libre interpretación pero, ¿cuál es la intención del propio artista? ¿Qué historias quiere contarnos? ¿Cuál es tu apreciación

“El fin último del arte contemporáneo no es crear belleza sino libertad. De ahí proviene su afán moralizador, que ha convertido en predicadores a muchos artistas.” ― José Antonio Marina

 

No Hay Más Artículos