Siempre he creído que el arte es una dimensión liberadora de sentidos y afectos íntimos e  infinitos, que con él podemos descubrirnos y redescubrirnos, con acciones y reacciones. A través del arte se puede reflexionar y dar nuevos significados a la sociedad de la que somos parte, porque precisamente la creación artística surge en ese rico espacio de convivencia. Una experiencia de diálogo en el cual cada esfuerzo y cada idea suman. Así lo he constatado y desde hace años lo he podido desarrollar con las personas adultas mayores con las que felizmente trabajo. 
Junio de 2013. Lima – Perú.
“¿En verdad podremos pintar un mural en el frontis de la Casa?”, dijeron Doña F. León y Doña A. Villar, ambas residentes del AMMRA – Albergue Municipal María Rosario Araoz. Se acareaba el 21 de septiembre Día Internacional del Alzheimer Enfermedad de Alzheimer y tenía una idea diferente para celebrarlo con mis amigos de la “Brigada Muralista”. Un colectivo generoso con el cual pasaríamos un día en grande con los más grandes de nuestra sociedad.
En un ambiente ameno, alegre y libre empoderamos a los Mayores para pintar de color esperanza su casa y nuestro futuro. “La vida es nuestra y la pintamos de muchos colores” decían entre sonrisas. “Pues claro, la vida es nuestra, siempre va ser nuestra y como en este mural que hemos pintado, podemos llenarla de colores. A los momentos grises le ponemos color para seguir adelante con alegría de vivir”. Una sensación de felicidad colectiva que  no olvidaré nunca. 
Sigue leyendo después del vídeo
En el 2015, volvimos con la Brigada Muralista a aquella Residencia donde dejamos huella dentro de las actividades en el marco del mes del adulto mayor en el Perú. Acudimos al AMMRA semanas antes para contarles esta propuesta, y allí recibimos la siguiente respuesta: “¡Vamos pues! Nosotros ya tenemos experiencia pintando un mural. Podemos enseñar a otros mayores y que se animen a pintar porque sin duda, no hay límites para hacerlo”. Así fue.
Tras estas experiencias y aprendizajes desde el arte con las personas adultas mayores puedo confirmar que la capacidad transformadora del arte no está solo en el objeto (la obra) y el mensaje que puede transmitir, sino en los procesos que se generan a partir de esos objetos, con los que se puede generar dinámicas pedagógicas de transformación; apostando por el trabajo colectivo, la reflexión crítica y el fortalecimiento del tejido social. Arte para todos.    
Haydee Chamorro García
Trabajadora Social UNMSM Lima – Perú.
Diplomada en Gerontología Social de la PUCP. 
¿Quieres estar al día? Visita la sección de ACTUALIDAD y entérate de to-do.