Estas son las cosas que no existían en Guanacaste cuando ellos nacieron: la televisión, la cocina a gas, los buses de transporte público, el alumbrado público. Llegar a las playas era montar a caballo por tres días o más. Estos centenarios nacieron a principios del 1900 y lo que sus ojos vieron y sus corazones sintieron, pocos pueden compartirlo.

Viven en las llamadas “Zonas Azules”, lugares que fascinan a antropólogos y científicos, pues sus habitantes están entre los más longevos del mundo. La rutina, el trabajo, la dieta y el estilo de vida son factores de relevancia para la longevidad. En Guanacaste se han identificado cinco cantones: Nicoya, Carrillo, Santa Cruz, Hojancha y Nandayure, cuyos habitantes viven más de 90 años con buena salud física y mental.

La larga vida de los habitantes de la península de Nicoya ha sido estudiada por muchos y aunque hay muchas teorías, lo cierto es que es gente que sabe lo que es trabajar duro y cuyos genes están cargados de fortaleza, perseverancia y una visión positiva.

La Voz de Guanacaste salió a buscar y retratar estos rostros que, con sus miradas, arrugas y recuerdos, cuentan las historias del auténtico Guanacaste que han visto pasar por más de 100 años.

_mg_4400_2

María Dimas Sequeira:

Edad: 102 años.

Lugar: Polvazal, Mansión de Nicoya.
María Dimas es una luchadora que trabajó muy fuerte durante toda su vida. Desde pequeña hacía mandados en el barrio con un tizón en mano, pues no había electricidad. Tuvo 16 hijos, 8 varones y 8 mujeres. Siendo niña le escogieron el esposo con quien vivió 55 años. Parió a todos sus hijos en casa con la ayuda de su madre y se casó en la Iglesia Colonial de Nicoya. Desde las 3 a.m., arrancaba con las tareas de la finca. En ocasiones iba con su esposo a vender granos a San José, saliendo de Nicoya a caballo para tomar una lancha hacia Puntarenas y luego el tren a San José. Hace 10 años dejó de trabajar, pero a esa edad limpiaba su casa, palmeaba tortillas y hacía el almuerzo. Aunque ya no camina mucho, es feliz, se siente bien y desearía seguir trabajando.

_mg_4500baja_0
Francisca Isolina Castillo:

Edad 109 años.

Lugar: Matina de Nicoya.

Panchita Castillo es un ícono de la longevidad guanacasteca y una feminista rebelde del siglo pasado. Su padre fue uno de los primeros cubanos en llegar a Nicoya y se cree que fue familiar del cubano revolucionario, Antonio Maceo. Desde las 2 a.m., comenzaba a moler maíz en una piedra para hacer las tortillas y luego se iba a lavar ropa en los ríos Cacaumico y Matina, en medio de barreales ya que no habían buenas calles y los ríos no tenían puentes. Nunca quiso casarse ni juntarse porque en aquel tiempo los hombres “le pegaban mucho a las mujeres”, pero sí tuvo novios y parió a los 14 años a su primer hijo en su casa (que sigue con vida a sus 94 años). Los otros 4 hijos siguientes nacieron de la misma forma. Hasta los 100 años vivía sola, volaba hacha y machete, caminaba y recibió a muchos medios de comunicación del extranjero para contarles su historia. Hoy, su nieta Magdalena es quien la cuida. Al cumplir los 109 años se emocionó mucho y esto le afectó a su salud. Perdió la vista y desde entonces pasa muy somnolienta. Sin embargo, sigue siendo muy alegre, conversadora y curiosa.

_mg_4601baja_1

Jose de la Cruz Espinoza:

Edad: 100 años y 6 meses

Lugar: Río Nosara, Hojancha

José de la Cruz nació en el departamento de Rivas de Nicaragua y llegó de joven a Costa Rica a trabajar en la zona bananera de Puerto Cortés. A los 30 años llegó a Hojancha para buscar a una cocinera pero conoció a su esposa Juana y nunca se separó de ella. Tuvieron 10 hijos. Con orgullo, dice que el trabajo es lo que más le ha gustado de su vida. Se mantuvo siempre ocupado con agricultura, labrando madera o haciendo pozos (hizo más de 46). Para comprar producto o comida tenía que ir a Nicoya en una cacharpa (buseta vieja) que más de una vez se descompuso y lo hizo caminar de regreso a su casa. Todavía camina, barre, se baña y se viste solo y va a dejar la ropa para que se la laven. Vive con un nieto, pero le gusta mucho la soledad. Desde hace 5 años tiene un ataúd en uno de sus cuartos y cuando le llegue la muerte dice que la recibirá con mucho gusto y sin preocupación. “Mi secreto para la longevidad es tener una buena comunión con Dios”.

_mg_4692_0

María Francisca Rodríguez:

Edad: 100 años

Lugar: Nandayure centro

Doña María es una “cartaga” muy coqueta de ojos claros y piel blanca. Llegó a Nandayure con el corazón roto cuando tenía 21 años. Su padre se la llevó a Vista de Mar en Nandayure, cuando ya tenía hasta el vestido listo para casarse con un muchacho en Palmares. En el puerto conoció a un chico al que enamoró a primera vista. Un año después se casó y así estuvieron juntos durante 75 años. Se dedicó a cuidar de la finca de su esposo, darle de comer a los peones y criar a sus seis hijos. De joven fue aventurera y le gustaba andar a caballo. Así viajó entre potreros y conoció muchos lugares de Guanacaste. Aunque ya no sale de la casa, camina adentro, en las mañanas limpia la cocina, los platos y le gusta acomodar y ordenar. Hace 23 años tuvo cáncer en el estómago y la operaron dos veces. También toma un tratamiento desde hace 22 años porque tiene un soplo en el corazón. “Yo en la muerte no pienso. Estoy tranquila porque como viene el nacimiento viene la muerte. Le pido a Dios que tenga compasión y ya”.

Captura de pantalla 2016-08-17 a las 11.05.00

Un artículo de Ariana Crespo – arianacrespo@vozdeguanacaste.com

¿Quieres estar al día? Visita la sección de ACTUALIDAD y entérate de to-do.