Luces tenues, espejos tramposos, tinte para las cejas pero una peluca canosa. El que fuera la figura más influyente de la cultura POP tendría 90 años. Ironías del destino, se fue pronto pero dejando rastro (también, toneladas de pertenencias para unos y material artístico para otros) y sin ser un bello cadáver.

Hace algunos años y para conmemorar su 83 aniversario las galerías McDermott en Birmingham, Inglaterra, exhibieron su hiperrealística figura. Su autor: Edgar Askelovic.

Según Askelovic, la pose se toma de una fotografía, según lo explicado en el blog de las galerías de McDermott:

“La postura la tomé de una fotografía de Warhol en los años 60. Él ha sido una gran inspiración para mí y quería asegurarme de que le hice justicia con mi trabajo “.

If you wear a wig, everybody notices. But if you then dye the wig, people notice the dye. Andy Warhol

“Pensé durante mucho tiempo en cómo sería a día de hoy. Ello me llevó a esculpirlo sin dientes y con arrugas. Aunque tal vez también debería haber hecho una versión de un Warhol adicto al botox – después de todo, fue un pionero de todas las cosas nuevas ”

La escultura se llamó “Andy Walking, Andy cansado, Andy un poco dormido”, y estuvo a la venta por $ 16.355.

Andy Walking, Andy tired, Andy take a little snooze 2011 Silicone, plastic, metal, expansion foam, hairs, garment. 70 x 160 x 59 cm

¿Quieres estar al día? Visita la sección de ACTUALIDAD y entérate de to-do.