Para el artista con sede en Dallas Otis Jones, las pinturas son un poco como rocas. “Mis creaciones no son rocas”, reflexiona, “pero de alguna manera estoy tratando de hacer algo que se parece a ellas”. Vive y trabaja desde hace 17 años en un espacioso loft, mínimamente amueblado y sin chismes, en South Side (Chicago).

Jones, de 72 años, quien nació y creció en Galveston, Texas, está sintiendo mucha presión en este momento. Con los ojos sonrientes a través de unas gafas negras y redondas, afirma que las cosas están empezando a ir a toda velocidad y no sabe por qué, pero son así y está muy feliz por ello.  Múltiples ferias de arte (Art Basel Miami, EXPO Chicago, Art Düsseldorf) y tres exposiciones individuales (Galería Marc Straus, NYC; Sunday-S Gallery en Copenhague, Sorry, We´re Closed en Bruselas) forman una lista de compromisos futuros que harían estallar de alegría a cualquier artista.

Ver esta publicación en Instagram

 

Congratulations @0tisjones and @sorrysorry_were_closed! Otis’ first solo exhibition opens tonight!

Una publicación compartida de MARC STRAUS (@marcstrausgallery) el

Atrapado por la atmósfera zen y su palpable calma, nos preguntamos cómo mantiene ese estado.  Jones practica la respiración por la noche cuando se acuesta. Es algo que realmente le calma y se da cuenta de que solo puede hacer lo que está en sus manos. Necesita ser fiel a la forma en que hace su pintura. Su práctica de meditación llegó debido a una enfermedad pulmonar grave. Hace seis años, Jones se sometió a una cirugía bilateral de trasplante de pulmón y tuvo muchos encuentros cercanos a la muerte.

Se sentía como si se estuviera ahogando y no pudiera salir de ahí. Comenzó a tratar de controlar su pánico controlando la respiración y creyendo que había otra forma de respirar. El gran calendario de exposiciones de Jones sin duda justifica traer asistentes para ayudarlo a cumplir con sus obligaciones, pero el artista desarrolla su trabajo a través de una práctica tan íntima y personal que encuentra inconcebible la idea de que alguien más haga su trabajo por él. Se propone hacer algo que encarne un sentimiento esencial.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Big week for @0tisjones in Brussels! See his upcoming show opening on March 28 @sorrysorry_were_closed 📸 @fondationcesar_sbj

Una publicación compartida de MARC STRAUS (@marcstrausgallery) el

A veces desearía haber estado en África, haciendo mis cosas sin que nadie me prestase atención. Siempre encuentra razones para hacer cosas: espirituales, religiosas, de fertilidad, todo aquello que no tenemos, así que trata de inventarlas para sí mismo.

Su proceso comienza con una forma que ha estado dando vueltas en su cabeza. Es más bien una noción o un impulso o un deseo o un cierto tipo de peso y físico, y es solo eso: una vaga noción que siempre está ocurriendo. Luego hace un dibujo de su tamaño y forma reales en una gran pieza de papel y se lo da a su carpintero, el único carpintero que ha encontrado que hará las cosas con torpeza por él. Quiere que se vea como un tipo que no tenía ni idea de lo que estaba haciendo en la carpintería y puso todo su empeño en ello en su taller artesanal. Ejemplos de su “geometría” están dispersos por todo el estudio: una elipse descentrada, un círculo deformado, un óvalo muy pesado, un par de variantes de rectángulos verticales con esquinas redondeadas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Welcome to Brussels dear Otis. Let’s go to install your show. @0tisjones @fondationcesar_sbj @emilie_pischedda @nadjimz

Una publicación compartida de Sorry We’re Closed (@sorrysorry_were_closed) el

Para Jones, la pintura es un tipo de geología en la que le da importancia al revelar cada paso de la creación.

Caminar alrededor de una pared llena de obras de Jones, a pesar de su torpeza geométrica y materialidad marcada, o tal vez debido a estas cualidades, su trabajo evoca un encanto inefable. Su obra es evidencia de vida, evidencia de estar aquí.

Otis Jones Blue Rectangle with Two Circles Far Apart, 2014 mixed media 48 x 18 in.