Yayoi Kusama está de enhorabuena. En un suburbio de Tokio sin precedentes artísticos, recibe con agrado la apertura de un nuevo museo dedicado a la artista de la vanguardia japonesa, cuya carrera abarca seis décadas, decenas de miles de obras de arte e incontables lunares y calabazas.

Photo by Masahiro Tsuchido ©YAYOI KUSAMA

El Museo Yayoi Kusama (107 Bentencho, Shinjuku, Tokyo 162-0851, Japón) de cinco pisos, ubicado entre bloques de apartamentos sin rasgos en los suburbios occidentales de la capital japonesa, ha atraído un gran interés antes de su apertura pública.

La relevancia y prestigio mundial de Kusama ha obligado a los gerentes del museo a restringir el número de visitantes,  con cuatro grupos de 50 personas durante 90 minutos cada grupo.

Quizás era sólo cuestión de tiempo que Kusama, cuyo trabajo se ha exhibido en la Tate Modern, el Pompidou de París y el Museo de Hirshhorn o el Jardín de Escultura de Washington, para que tuviera un espacio propio y genuinamente suyo.

Kusama ha estado convirtiendo sus obsesiones en pinturas e instalaciones visualmente sorprendentes desde finales de la década de 1950, cuando formó parte de la misma escena artística de Nueva York que produjo la mayor influencia de Andy Warhol y Kusama, Georgia O’Keeffe.

Pero sólo en las dos últimas décadas sus obras han acaparado la admiración mundial, ganándose el título de artista favorita del mundo en 2014, el mismo año en que una de sus pinturas se vendió por $ 7,1 millones.

“Queremos que la gente venga a ver el gran arte, pero también aprender algo sobre Kusama la persona”, dijo Akira Tatehata, director del museo
Los espacios abiertos del museo, las paredes blancas y las líneas curvas proporcionan el telón de fondo minimalista a docenas de pinturas del color y blanco y negro que cubren las paredes de los dos espacios principales de la galería.

Escondida por la escalera hay una puerta que conduce a su última habitación infinita, donde las calabazas punteadas parpadean en la oscuridad, dando a los visitantes la sensación de que están en medio de un campo interminable.

En su estudio cercano, la artista dijo a periodistas que no tenía intención de frenar.
“Desde los cinco o 10 años, he estado pintando, de la mañana a la noche”, dijo. “Incluso ahora, no hay un solo día cuando no estoy pintando.”

Rodeada de montones de lienzos de colores brillantes y llevando su peluca escarlata junto con un vestido naranja y negro, Kusama dijo que las visiones de lunares eran tan fuertes hoy como lo eran cuando las vio por primera vez como un niño que crecía en la ciudad de Matsumoto en los Alpes japoneses.

Todavía veo alucinaciones, incluso ahora”, dijo. “Los puntos vienen volando por todas partes – en mi vestido, el piso, cosas que estoy llevando, a través de la casa, el techo. Y los pinto

En 1957 se entregó a su obsesión por la repetición y la multiplicación, y organizó “acontecimientos” artísticos que a veces presentaban modelos de personas desnudas cubiertas de lunares.

¿Quieres estar al día?, visita la sección ACTUALIDAD

Después de desilusionarse con la vida en Nueva York, regresó a Japón en 1973 para buscar tratamiento psiquiátrico. Dos años más tarde se registró en una institución de salud mental, donde vive hasta el día de hoy.

La exposición inaugural del museo, La creación es una búsqueda solitaria, El amor es lo que te acerca al arte, comprende principalmente obras recientes divididas en dos secciones. My Eternal Soul es una colección de grandes pinturas acrílicas en colores vibrantes que Kusama comenzó en 2009; Love Forever comprende 50 pantallas de seda de dibujos de rotuladores que encapsulan su fascinación por la repetición y la acumulación. Mientras que el no conformismo que sorprendió al público durante su “período fálico” en los años cincuenta está ausente de la exposición actual, su conexión filosófica con la generación beat sigue siendo fuerte hasta bien entrado su noveno decenio. Pronto alcanzará los 90 años de vida intensa. “De todas maneras, quiero derramar mi amor en la humanidad, y por una maravillosa sociedad sin guerra”, dijo. “Quiero vivir cada día con el anhelo de luchar por la humanidad”.