En los países anglosajones tienen una larga tradición para enfrentar el poder a las situaciones que consienten y utilizan el arte como vehículo para denunciarlo. Si conocéis a Banksy, él es un buen ejemplo de activismo artístico. Arte político comprometido socialmente y también cuestionado por la crítica de arte, los medios de comunicación o la sociedad civil.

De esta manera, otro artista del que os hemos mostrado su obra, Edgar Askelovic ha sacado a la calle a la Reina de Inglaterra a mendigar por las calles de Birmingham. Tan realista es su escultura que ha conseguido más limosnas que los sin techo que por desgracia habitan en la ciudad. Surrealismo realista. Indigente indignante.

A parte de agitar conciencias sobre esta problemática, aprovechamos la ocasión para reflexionar sobre el desgraciado papel de las personas mayores, de economías precarias, invisibilidad, prejuicios y mal trato. Muchas veces ignorado por los poderosos, como la anciana Reina.

Bagging Queen 2010 Silicone, polystyrene, garment. 80 x 89 x 110 cm

“El arte no es un espejo para reflejar la realidad, sino un martillo para darle forma.” ― Bertolt Brecht

 

No Hay Más Artículos