A pesar de que en el imaginario colectivo la palabra abuelo esté unida a la imagen de la zapatilla de cuadros o al zapato ortopédico, nosotros nos resistimos a mirar la realidad con ojos del pasado.

Los padres de nuestros padres (¡se puede ser abuelo a los 40!) usan zapatillas deportivas o playeras tan chulas como el resto de la población. Es más, las marcas se apuntan al gusto por lo retro y es que han visto un filón en el mercado del calzado, si los modelos rezuman nostalgia.

Parece también que en cuestión del zapato masculino hay poco campo para la diversión y no más lejos de la realidad. Hay modelos para cada personalidad. Un catalogo amplio de formas, colores, texturas y tejidos que demuestran que nadie es igual y que con los años, buscamos con más intensidad esa exclusividad. Ese lujo de diferenciarse que sólo se valora con la edad, cuando despreciamos el logo de un lujo mal entendido y apreciamos la comodidad por encima del todo. No confundir ésta con la monotonía o la fealdad.

La moda al servicio de la individualidad de las personas

A continuación, os mostramos una selección de modelos de marcas como Victoria, Maians, Topman, Rivieras o Rice and Co. Para los urbanistas y para los domingueros. Para todos los gustos y formas de caminar por la vida. ¡Adelante!

¿Con qué modelo te sientes más identificado? ¿Cuáles te pondrías? Otro día hablaremos del calzado de mujer o de los accesorios que nos recuerdan a las abuelas de antaño. Modelos clásicos que nos acompañan cada verano porque no hay nada más moderno que respetar a los antepasados. ¡Eso nunca pasará de moda!

 

 

 

No Hay Más Artículos