Cuando te sientes a la mesa con tu familia esta Navidad, ¿te preocupa que el olvido de tu padre o tu abuela a los que hace tiempo no ves, pueda ser la enfermedad de Alzheimer? Te damos algunos consejos para esta Navidad.

A medida que los días festivos ofrecen la oportunidad de reunirse con familiares a los que no vemos a menudo, algunas personas pueden notar cambios en las personas más mayores de su familia. ¿Lo que estás viendo es simplemente un envejecimiento normal, o es algo más serio?

Depende. Hay una línea muy fina entre el envejecimiento cerebral normal y la demencia, pero algunas reglas básicas pueden ayudarte a saber cómo abordarlo.

Por ejemplo, todos recordamos momentos en los que hemos olvidado la fecha de nacimiento de alguien, quizás incluso la de nuestro propio hijo. Pero alguien que no puede recordar su propia fecha de nacimiento podría estar sufriendo una demencia.

Es recomendable estar alerta si tu familiar está usando nombres inapropiados para ciertas cosas, como llamar a un reloj de pulsera “brazalete para contar el tiempo”.

A menudo, las reuniones de Navidad giran en torno a las comidas. Observa a tu familiar con cuidado. ¿Parece que no reconoce los alimentos que han sido una tradición familiar desde hace mucho tiempo? ¿Está confundido acerca de los pasos a seguir para elaborar su receta favorita? ¿Hay muchos alimentos con moho o caducados en su nevera? Estos pueden ser signos de problemas de memoria.

La ropa mal conjuntada es divertida (todo el mundo conoce la historia del tío que usaba pantalones a cuadros con una camisa a rayas), pero la ropa manchada o “desgastada”, como un suéter debajo de una camisa o blusa, puede ser otro signo revelador. La mala higiene es también una bandera roja, al igual que las grandes montañas de correo sin abrir, especialmente las facturas.

Si estás preocupado por un familiar, habla con su médico, que puede realizar pruebas de memoria y proporcionar una derivación a un neurólogo para que realice más pruebas si es necesario.

La mayoría de las personas, e incluso algunos médicos, levantan las manos, pensando que no hay nada que podamos hacer para detener la enfermedad de Alzheimer. Si bien es cierto que aún no existe una cura, hay medicamentos que parecen aliviar los síntomas y / o retardar la progresión de la enfermedad. La detección precoz resulta fundamental para garantizar la mejor calidad de vida a tu familiar.

Es crucial que busques ayuda al inicio del proceso para aprovechar todos los recursos que pueden ayudarte a ti y a su familiar.