Construir una casa requiere una planificación cuidadosa y artesanía meticulosa. La creación de la casa para adaptarse a las necesidades siempre cambiante de un anciano es la misma. Un plan de acción personalizado es altamente recomendado por profesionales como Catherine Verrier Piersol, MS, OTR / L, director clínico del Living Laboratory for Elder Care en el Jefferson Center for Applied Research on Aging and Health y un profesor asistente en el departamento de terapia ocupacional en Universidad Thomas Jefferson en Filadelfia.

“Hemos desarrollado un enfoque estandarizado para evitar que ciertos problemas ocurran dentro de la casa”, dice Piersol, quien cree firmemente que los resultados negativos como el errante pueden prevenirse con este método proactivo.

Si el anciano es propenso a deambular, las alarmas en las puertas proporcionan una solución posible. Un acercamiento creativo implicaría cubrir las puertas con un mural que se parece a una estantería. Meredith Gordon, coordinadora de servicios de seguridad para el Capítulo del Valle de Delaware de la Asociación de Alzheimer, recomienda colocar una alfombra pequeña de color negro frente a una puerta para evitar que se pasee. El individuo puede ver esta alfombra como un agujero negro y evitar salir a través de ese medio.

Según Piersol, hay cuatro elementos clave para apoyar un plan de acción y fomentar su éxito:

• Crear un ambiente libre de desorden, eliminando los estímulos engañosos y minimizando el ruido de fondo, como la radio o la televisión; Ponga artículos lejos cuando no esté en uso.

• Comunicarse eficazmente, ya que las reacciones y enfoques de los cuidadores, verbales y no verbales, pueden cambiarlo todo.

• Simplifique tareas, por ejemplo, si un anciano tiene problemas para cepillarse los dientes, basta con modelar la acción primero o preparar el cepillo de dientes con agua y pasta dental antes de entregarselo.

• Involucrar a los ancianos para evitar el aburrimiento, la depresión y la agitación.

“Nuestro enfoque para trabajar en el hogar también tiene en el entorno cultural único”, agrega Piersol. Esto es importante porque ayuda a reducir la agitación del anciano si el espíritu del hogar permanece intacto incluso cuando se hacen cambios para garantizar la seguridad.

Más allá del entorno físico: Actividades

Además de la flexibilidad y la formulación de un plan de acción, centrarse en el paciente con demencia y no simplemente el entorno físico es otro importante componente. La creación de una casa para atender la demencia es más que poner cerraduras y las alarmas en las puertas.

James Siberski, MS, coordinador del Centro de Educación de Gerontología para el Desarrollo Profesional, así como profesor asistente de gerontología en la Universidad de Misericordia y profesor adjunto de psiquiatría en la Universidad de Misericordia, dijo: “Las actividades con significado y propósito permiten a las personas con demencia permanecer en casa y tener éxito”.

Christa Caruso, del Centro de Investigación Aplicada sobre el Envejecimiento y la Salud, está de acuerdo con la evaluación de Siberski de que el paciente con demencia debe permanecer involucrado en actividades regulares (Actividades de la Vida Diaria) alrededor del hogar, como preparar la mesa para la cena o ayudar con la colada. Tales tareas afirman que el anciano sigue contribuyendo como un miembro activo de la familia.

La televisión, un componente central en muchos hogares, suele ser mal utilizada o maltratada, independientemente del diagnóstico de demencia. Con demasiada frecuencia, los adultos mayores con demencia, ya sea en el hogar o los centros de atención residencial son dejados delante de la televisión durante horas. En casa, situar al anciano frente a un televisor durante largos períodos de tiempo puede resultar del agotamiento del cuidador.

Manteniendo un hogar seguro

Crear una lista es extremadamente útil para reunir todas las piezas en el hogar. Como un puzzle.

En la cocina: Cierre los botes de limpieza. Apague la electricidad. Ocultar cuchillos y otros utensilios. Guarde pequeños electrodomésticos como la tostadora y la licuadora. Desconecte los electrodomésticos más grandes, como el microondas. Mantenga un extintor cerca. Limpie el refrigerador regularmente.

En el baño: Ajuste la temperatura del agua a 20 grados o menos. Instale las barras de sujeción. Añada pegatinas con textura a superficies resbaladizas. Supervisar el uso de secadores de pelo y maquinillas de afeitar eléctricas. Retire las cerraduras de la puerta del baño. Quitar los artículos peligrosos de los botiquines.

En el dormitorio: Evite el uso de mantas eléctricas. Controle el uso de las almohadillas térmicas. Instalar luces de noche (tenues) entre el dormitorio y el baño.

En el garaje: Aleje y oculte las herramientas eléctricas tales como taladros, hachas, sierras y picos. Limite el acceso a equipos tales como cortadora de césped. Cierre productos químicos venenosos como pinturas y fertilizantes.

En toda la casa: Aplique pegatinas de colores a grandes ventanales y puertas correderas de vidrio. Eliminar las plantas venenosas. Cree un nivel uniforme de iluminación cerca de puertas, escaleras y entre habitaciones. Quite los objetos que bloquean los caminos.

Al aire libre: Desconecte las conexiones de gas de las parrillas. Bloquee las puertas de la finca. Supervise a los ancianos, especialmente en áreas que no están cerradas. Guarde las llaves del coche.