Soy Patricia Gadea y trabajo como Coordinadora en el Centro de Día Otxarkoaga de IGURCO. Igurco Gestion S.L, es una empresa creada en el año 2002 para el desarrollo y la explotación de proyectos sociosanitarios en Euskadi. Igurco gestiona 1144 plazas en 9 centros de dia y en 6 residencias gerontologicas y además, un complejo de apartamentos tutelados.

“Mis mayores” son los que cada día llenan una gran parte de mi vida. Siempre me quedo con los mejores recuerdos y con lo mejor de cada uno. Muchas veces me acuerdo hasta de los que ya por desgracia, no nos acompañan.

En el centro, mis funciones por la responsabilidad que me toca son demasiadas, pero para mí la principal es interesarme y preocuparme por el bienestar y la salud de mis mayores. Todos los días tengo conversaciones con ellos. Siempre les pregunto como han descansado la noche. Es ese momento, el que más disfruto porque empiezan todos a expresarse y a contarme lo que hacen después de salir de centro. Otros por su deterioro cognitivo, me cuentan sus historias “a su forma” como suelo decir. Sólo con prestarles atención, ellos se sienten orgullosos y felices. Sienten y comprueban que alguien les esta escuchando y en ese momento son ellos, los protagonistas. Muchas veces con estas pequeñas o grandes conversaciones, te alertan de ciertas “cositas” que a veces puede derivar en una situación de riesgo. Lo primero que suelo hacer cuando algo no me gusta es preocuparme, lo llevo a la enfermería y es cuando empiezo a explorarle y hacerle alguna prueba, por si tuviese que acudir a las urgencias del hospital, otras veces con lo que se le realiza en el centro es suficiente.

Una vez finalizado este paso, empiezo por llamar a la familia, para interesarme por la conversación que he tenido con su mayor y por el estado que puede estar. Muchas veces hay familias a las que el cuidado de su mayor se le queda grande. No saben ni como empezar. Siempre intento reunirme con los familiares y poder guiarlos mirando el bienestar del mayor, que los recursos que vayan a escoger que se ajusten a el grado de dependencia del mayor y que sea beneficioso tanto para el mayor como para su cuidador.

Lo que intentamos desde el centro todos los días, es que se sientan valiosos y que sigan viviendo con ganas y alegría. Para ello, nuestras grandes compañeras las auxiliares de enfermería, les realizan ciertas actividades que les ayuda a mantener el estado psicofisico. También les encanta actividades como las que organizo: excursiones, encuentros con los jubilados del barrio que suelen venir con su coro y acordeón, a los toros en la Semana Grande de Bilbao, talleres intergeneracionales con algunos colegios, Musicoterapia, charlas con blogeros de Bilbao, etc.

Así suele ser mi día a día en el trabajo con ciertos puntos más que no los hemos nombrado que lo haremos en otra ocasión. Lo que si pido a todo el mundo es que, ¡cuidemos y respetemos a los mayores!