Tuve la suerte de disfrutar de mis cuatro abuelos. Enrique, Berta, Antón y Maima. Con ellos compartí momentos que han enriquecido mi vida. Fallecieron hace unos años pero aún viven en la memoria de mi familia y aún, su legado sirve para dar vida a otros tantas personas no tan afortunadas como nosotros.
Cuando surgió la Asociación Solydarydarse pensamos que su herencia literaria debía ser aprovechada. No sólo nos habían regalado el amor por la literatura sino que estos libros que recibimos como herencia en su día, eran un patrimonio que revertiría a la sociedad.
¡Donde ganamos todos, las relaciones son más verdaderas!
Así, abrimos una librería de viejo con la colaboración de la Parroquia de Cristo Sacerdote (calle Conrado del Campo 2, local con entrada lateral por jardín calle General Aranaz. Madrid), creando puestos de trabajo para personas con dificultad de inserción laboral, en situación de exclusión social.
Nuestros abuelos estarán felices con esta iniciativa que nos reconoce como personas vulnerables pero grandiosas
Sobre Solydarydarse

Nuestro objetivo es crear una red de personas a la que plantear proyectos de ayuda que hayamos analizado de forma seria y objetiva, en los que sea posible una ayuda sistematizada y metódica, lejos de una acción caritativa y puntual; y hacerlo con el mínimo coste posible, para que la ayuda llegue a quienes la necesitan en la máxima medida.

El nombre de la Asociación Solydarydarse explica su razón de ser y así lo cuentan: “Todos tenemos un algo interior que nos impulsa a hacer el bien, a ayudar al necesitado; ese algo nos parece acogedor, revitalizante, luz, SOL. Una de las traducciones de ese impulso es DAR; ante una necesidad, todos tenemos ese primer impulso de ayuDAR. Pero DAR no es suficiente; el impulso nos sigue presionando hasta descubrir que hay que DARSE, cada uno en la medida que quiera o pueda, siempre dentro de nuestras circunstancias“.

Sin falsos optimismos, sin complacencias, lo que queremos intentar es crear una red de personas a la que plantear proyectos de ayuda que hayamos analizado de forma seria y objetiva, en los que sea posible una ayuda sistematizada y metódica, lejos de una acción caritativa y puntual. Y hacerlo con el mínimo coste posible, para que la ayuda llegue en su totalidad a quienes la necesitan en la máxima medida.

Si quieres conocer otros proyectos y sobre todo, apoyarles, esta es su página web: www.solydarydarse.org