Por medio de la “Abuela vino a trabajar,” la diseñadora Susana António y psicólogo Angelo Campota, adquieren artesanías tradicionales y las ponen en buenas manos. ¡En las mejores! – añadimos nosotros.

“Oh cariño, eso es lo que aprendí cuando era niña!”

Hay más vida en el Bairro Alto. Eso es lo que pensamos cuando entramos en el 118 de la calle Wells Negro. Una unidad de varias personas se arremolinaba espacio. Dos abuelas en la puerta recibieron a los participantes de la clase de costura. En el centro del taller, el área de acción de costura y corte, y varios abuelos sentados esperando a sus alumnos para transmitir su amplio conocimiento de los diferentes tipos de puntos: cadena completa o una flor.

En una sociedad cada vez más envejecida, donde en la mayoría de los casos, las personas mayores se pasan por alto y se desecha como inútil a esta población, la “Abuela vino a trabajar” surgió como una realidad urgente de cambiar este paradigma. Aquí los abuelos enseñan, aprenden, crean, y aún así siguen dándolo todo. Aquí trabajan los abuelos, respiran y emanan vida.

“La abuela vino a trabajar” es el proyecto que teje el diseño con el poder transformador de la comunidad en los tejidos, de alta calidad y también, fomenta el envejecimiento activo, poniendo estos abuelos a producir verdaderas colecciones de moda a través de actividades que recuperen las artes y oficios. De la mano de los mejores tutores.

¿Cómo surgió la “Abuela vino a trabajar”?

Susana: Esta idea ya tiene unos cuantos años. Soy diseñadora y cuando salí de la universidad no quería simplemente diseñar productos, quería más. Al mismo tiempo, siempre tenía una especial predilección por los ancianos. Si ves a un grupo de niños y un grupo de hombres de edad, allí esta Susana. Empecé a trabajar como voluntaria en un hogar en Setúbal, donde a través de las artesanías creamos pequeños productos. Sentí que el diseño como una herramienta de empoderamiento y transformación de las personas era de gran alcance, que era diferente de otras herramientas.

 Fuimos los artistas más publicitados de la Bienal de 2005, hemos viajado por todo el país y me pareció que estaba en el área de Diseño Social que quería ser. Durante los diez años posteriores trabajé como consultora en un proyecto denominado El Problema de los Abuelos, referente a las áreas de descanso de las ciudades.  Por entonces, Angelo necesitaba diseñadores que quisieran trabajar con la comunidad. Acepté el reto y creo que somos un poco almas gemelas. Había una gran empatía.

Angelo: Siempre en este contexto, la formación de grupos y comunidades. No necesariamente tiene que funcionar solamente con los más mayores, desarrollamos actividades en una base de distintas comunidades. En el caso de la “Abuela vino trabajo” se centró en los ancianos, pero tenemos otros proyectos con adolescentes o desempleados.

De “no hacer nada” o “no tengo ningún interés” de algunos de ellos, ahora participan de manera involucrada. Sólo y únicamente gracias al esfuerzo y la dedicación de esta pareja que mediante la recuperación de artesanías nacionales, les han recordado la riqueza de su experiencia acumulada, se rompieron estigmas y los trajo de vuelta a la vida activa.

Las mayores diferencias se sienten los pequeños detalles del día a día. Se nos dice que los autores que la semana pasada Filomena trajo un amigo, y unos días más tarde, el amigo ya estaba llamando a un vecino: “Estás en casa, siempre aburrido, tienes que venir aquí – Me siento mucho mejor! “. Ahora los amigos ya saben lo que es bueno para algo e incluso usa tiene su labial rojo para la fotografía del reportaje. Maria das Dores se pone su mejor blusa de satén para recibirnos y Elisa ya se atreve a bordar el césped con tonos rojos, porque ha aprendido a ver el mundo con otros colores.

Texto de Catarina Sanches para PÚBLICO.PT

+

Extracto de entrevista para MAGAZINEDACIDADE

Si quieres contactar con ellos y enviarles una carta de amor, os dejamos su contacto  😆