Un nuevo estudio ha demostrado que el riesgo de sufrir un ictus se reduce significativamente hasta dos meses tras recibir una vacuna contra la gripe.

La investigación realizada por la Universidad de Lincoln, Reino Unido, publicada en la revista Vaccine, mostró que las posibilidades de tener un primer accidente cerebrovascular se redujeron en una quinta parte en los primeros 59 días tras recibir la vacuna contra la gripe.

Las vacunas administradas a principios de la temporada de gripe ofrecen mayor protección. En la primera semana después de la vacuna, hubo 36% menos casos de derrame cerebral de los que cabría esperar en una población en ‘línea de base’, mientras que la segunda semana se mostró una reducción del%. La tercera y cuarta semana vieron un 24% menos casos de accidente cerebrovascular, cayendo al 17% por ciento entre los 29 y los 59 días después de la vacuna.

Se cree que algunas enfermedades cardiovasculares pueden ser provocadas por la gripe y que la protección proporcionada por la vacuna contra el virus de la gripe estacional, por tanto, podría también proteger contra estas condiciones, que incluyen un derrame cerebral. La respuesta de anticuerpos contra la gripe dura de cuatro a seis meses.

Los investigadores utilizaron un método para evaluar la forma en que afecta la vacuna contra la gripe al riesgo de accidente cerebrovascular en el tiempo en casi 18.000 casos. Cada caso se refiere a un paciente de 18 años o más que habían sufrido un primer ictus entre 2001 y 2009. 

Hallazgo significativo

Estos hallazgos apoyan las recomendaciones actuales para la vacunación contra la gripe en personas de alto riesgo, pero con el efecto añadido de la prevención del ictus. El estudio demostró que cuanto antes se realiza la vacunación mayor es la reducción vinculada al riesgo de accidente cerebrovascular, por lo que también se debe fomentar la vacunación temprana. 

De confirmarse en un ensayo clínico podría cambiar muchas vidas

“Estamos ahora en el punto de desarrollar más estudios para determinar si podría ser recomendado extender la vacunación a los adultos más jóvenes en situación de riesgo de accidente cerebrovascular”. 

El nuevo método de estudio de caso autocontrolado permitió a los investigadores reducir las posibilidades de que la relación surgiese por razones distintas de la vacuna contra la gripe.

También te puede interesar: Nueva prótesis podría ayudar a los pacientes con Alzheimer a recodificar recuerdos