Un nuevo estudio informa que las benzodiazepinas, como Valium, Ativan, Klonopin y Xanax aumentan significativamente el riesgo de desarrollar demencia en personas de edad avanzada que han tomado los medicamentos durante tres meses o más.

A pesar de los nuevos protocolos psiquiátricos, algunos médicos siguen recetando benzodiazepinas como tratamiento primario para el insomnio, la ansiedad, el trastorno de estrés postraumático, trastorno obsesivo compulsivo y otras dolencias. Un creciente cuerpo de investigación indica que esta práctica podría aumentar en gran medida el riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer de los pacientes, de acuerdo con Helene Alfonso, DO, Director de Osteopatía de Educación Médica en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad del Norte de Texas.

Resultados claros

La investigación actual es muy clara y los médicos tienen que asociarse con sus pacientes para cambiarlos a otros tratamientos, como los antidepresivos, que han demostrado ser más seguro y más eficaz.  Debido a la escasez de profesionales de salud mental en las zonas rurales y desatendidas, vemos que los médicos de atención primaria utilizan esta clase de medicamentos para dar alivio a sus pacientes con síntomas psiquiátricos. Es importante entender que se necesita una estrategia más segura a largo plazo.

El riesgo en porcentajes

Una revisión Canadiense de 9.000 pacientes encontró que aquellos que habían tomado una benzodiazepina durante tres meses o menos tenían aproximadamente el mismo riesgo de sufrir demencia que los que nunca habían tomado uno. Tomar el medicamento durante tres a seis meses elevó el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer en un 32 por ciento, y tomarlo durante más de seis meses impulsado el riesgo en un 84 por ciento. 

Sensibilidad especial en pacientes mayores

El tema de limitar el uso de las benzodiacepinas es particularmente importante para los pacientes mayores de 65 años, que son más susceptibles a caídas, lesiones, sobredosis accidentales y fallecimiento cuando toman los medicamentos. La Sociedad Geriátrica Americana en 2012 calificó a estos medicamentos de “inadecuados” para tratar el insomnio, agitación o delirio debido a esos riesgos.

Es imprescindible actuar, ya que estamos viendo una fuerte correlación entre el uso de las benzodiacepinas y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias.