Nuestro compañero, Francisco Olavarría Ramos tuvo la suerte de conocer SERVIMAYOR y las personas que le dan calidez y buen trato a las personas mayores de la comarca. Aprovechó su estancia para entrevistar a Martín González, el hombre que dirige los buenos cuidados en esta alegre familia.

Diles a nuestra audiencia, ¿quién es Martín? 

Una persona mayor que ha trotado por este mundo  como ATS intentando hacer las cosas bien y tratando de contribuir por una sociedad mas justa y solidaria.

¿En qué se ha convertido Servimayor tras su incorporación a la directiva?

Que yo conteste que en el mejor centro sociosanitario de mayores de nuestro país, sería una petulancia, prefiero que lo digan quienes sepan cual es la responsabilidad de un centro de estas características, y en cualquier lo que es Servimayor lo es gracias al equipo de profesionales que en el trabajan.

¿De qué está más orgulloso?

De sentirme útil para los demás a mi edad.

¿Defínenos cómo es su casa y la de su mujer?

Tanto la casa de la mujer que conocí hace 60 años y  que vivimos juntos hace 57 no es nuestra es de todos.

¿Qué opinan sus hijos y amistades? ¿Lo entienden? ¿Le importa?

Lo hemos hablado antes de tomar la decisión y les costó entenderlo, hoy lo entienden y sin decirlo lo agradecen, nuestra amistades unos se echan las manos a la cabeza, otros no lo entienden y seguro que otros lo harían pero no se atreven. Me importa la generosa reacción de nuestros hijos que además agradecemos.

Martín y su mujer viven con el resto de usuarios, personas mayores con mayor o menor necesidad de cuidados

¿Qué le parece el Edadismo?

¡Que quieren que les diga! Desde todas las instancias se ha promocionado esta lamentable discriminación que soportamos los mayores. Personalmente me preocupa tanto que se nos trate como a niños que en Servimayor estoy tratando de que se modifiquen los talleres de estimulación con los que se trabaja. Claro también es cierto que siendo tantos como somos hacemos muy poco para que se nos respete más. Nos dejamos arrastrar por cuestiones banales.

¿Cuándo y dónde fue más feliz?

A pesar de cuanto pase en mi infancia y mi juventud, soy un niño de la guerra que tuvo que huir de su pueblo a Madrid con su madre para poder visitar a su padre en la cárcel, creo que siempre he sido feliz incluso en aquellos momentos por la desconocida novedad que para un niño de pueblo aquello significaba, ahora mucho mas gracias a la buena salud que tenemos y a la generosa actitud de la mujer que siempre y ahora más  participa en nuestros objetivos comunes.

¿Cuál fue su profesión?

Ayudante Tecnico Sanitario, de la 1ª Promocion que además fue intensa e interesante.

¿Ha encontrado en Servimayor su jubilación ideal? 

Sin lugar a dudas a pesar de las mucha responsabilidades que he asumido.

¿Le tocó cuidar a sus mayores? ¿Cómo fue?

Si, por decisión compartida con Gloria, primero a mi madre que vivió con nostros 18 años falleció con 101 años.

¿Cómo fue el cuidado de sus suegros?

También cuidamos de mis suegros menos tiempo, pero todos vivíamos en nuestra casa, también fallecieron a los 100 años.

¿De qué color es su momento vital?

Siempre verde, vivo siempre con la esperanza de vivir más y mejor ayudando a quien quiera ser ayudado.

¿Cómo es el personal que trabaja en Servimayor? ¿Cuáles son las habilidades que debe tener alguien que quiera trabajar en un centro como el suyo?

Son jóvenes y excelentes personas que admiten aprender y mejorar cada dia su actividad laboral dedicada al cuidado de las personas mayores y además muchas dependientes. La más importante cualidad que deben tener los profesionales que trabajen en estos centros es la humanidad y la dignidad.

Un buen equipo hermanado en la atención con respeto y amor

¿En Servimayor ocurren enamoramientos? ¿Recuerda alguno con especial simpatía?

Sí y cuando menos me resultan emocionantes, pero también y en algunos casos preocupantes.

¿De quién le gustaría recibir los cuidados a la dependencia?

De todos los profesionales que trabajan en nuestro Centro, forma parte de mi familia.

Háblenos de las experiencias intergeneracionales que se propician en Servimayor.

Cuando menos emocionantes, a pesar de estar en un lugar rústico y cercano a pequeñas localidades son pocos los nietos que nos visitan por tanto emocionalmente son tratados como nietos que activan seguro que muchos recuerdos y muchas emociones en todos nosotros y además la actitud de los niños y adolescentes es ejemplar.

Este año vamos a tratar de documentar todas las actividades que se desarrollan en este programa tratando de esclarecer el control de cuantas emociones genera en los mayores y en los adolescentes.

¿Cómo surgieron?

Cuando llegue a Servimayor hace siete años le escribi una carta a todos los directores de los institutos de la comarca proponiéndoles el proyecto y lamentablemente solo me contesto y accedió a ponerlo en marcha el IES Jaranda de Jarandilla de la vera.

¿Cuáles son los beneficios?

Personalmente me atrevo a decir que su presencia y su actitud me invitan a seguir vivo.

¿Cuál serán las iniciativas que se llevarán pasado el verano?

Estamos estudiando la posibilidad de establecer campamentos para aquellas personas jóvenes o adultas que quieran conocer y colaborar con unos mayores que hoy son dependientes física o cognitivamente, lo cual en absoluto significará intrusismo laboral en beneficio de no sé quien.

¿Qué se necesita para formar parte de Servimayor?

Que se me disculpe esta opinión, para estar en Sevimayor o en cualquier otro centro de estas características solo se necesita tener la edad determinada y sobre todo la cabeza despejada.

SERVIMAYOR LOSAR

Apdo. de Correos nº23

10460 – Losar de la Vera (Cáceres). España

Tlf: 927 19 86 58 – 669 27 52 64

“Trabajamos en un entorno de fragilidades con material sensible”, Francisco Olavarría