Un grupo de científicos ingleses han desarrollado una vacuna que detiene el progreso del Alzhéimer, la primera que ataca directamente al deterioro de las células cerebrales que causan la pérdida de memoria

El Alzheimer, enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo, podría estar un paso más cerca de tener una vacuna, según el Instituto Británico para la Investigación y la Atención de las Personas Mayores (RICE por sus siglas en inglés), que asegura que este nuevo invento podría ser capaz de parar la progresión de la enfermedad del Alzhéimer. Hasta el día de hoy solo existen tratamientos que focalizan sus esfuerzos en mejorar los síntomas, pero apenas los hay que detengan el avance de esta enfermedad.

La vacuna se dirige a los ovillos de proteína Tau que se forman en el cerebro de algunas personas, problema que evita la llegada efectiva de nutrientes. Al mismo tiempo la proteína Tau garantiza el adecuado funcionamiento cerebral y ayuda a mantener la estructura neuronal. Lo que ocurre con esta proteína en las personas con Alzheimer es que se acumula, llegando a formar los ovillos neurofibrilares, famosos causantes de la alteración del transporte de nutrientes y la actividad neuronal, provocando la muerte de estas.  Con esta vacuna se ayudaría a regular el equilibrio en el movimiento de células nerviosas, lo que podría llevar a controlar las alteraciones que en estas células van asociadas a patologías neurodegenerativas.

Es un estudio importante que abre el camino a una vacuna completamente diferente y mucho más eficaz, según explicaba el Doctor Jones, co-autor del estudio. Aún así advierte que es demasiado temprano para ofrecer un resultado completo del efecto de la vacuna, que aún está en su estado embrionario de desarrollo.

Lee: 9 cosas que nunca deberías decir a la familia de un paciente con Alzheimer

Si bien los resultados preliminares son prometedores, tendrán que pasar varios años antes de que esta vacuna pueda probarse con seres humanos.