La Asociación de Alzheimer de Portugal ha lanzado una campaña para aumentar y mejora la comprensión de la demencia, pidiendo a todos los portugueses y sus instituciones, públicas y privadas “comprometerse activamente” para favorecer la vida diaria de las personas que sufren de esta enfermedad, también la de sus familiares y amigos.

La campaña “Amigos en la Demencia” se integra en el movimiento global “Dementia Friends”, implementado en 17 países de ámbito internacional.

La Organización Mundial de la Salud estima que en todo el mundo existen 47,5 millones de personas con demencia.

“La lucha contra la ignorancia y el estigma asociado con la demencia es fundamental, así como aumentar el nivel de conciencia acerca de la demencia en Portugal”, dice el presidente de la enfermedad de Alzheimer Portugal, José Carreira.

Carta abierta del Presidente de Alzheimer Portugal (ESP-PT)

Cualquier persona, de cualquier edad, puede ser “amigo en la demencia”, basta visitar en  www.amigosnademencia.org, registrarse, visionar el vídeo de la campaña y luego comprometerse con una acción, completando el formulario de compromiso.

Además, los objetivos específicos de esta bonita y responsable campaña son:

  • Aumentar el nivel de conciencia acerca de la demencia en Portugal, en particular del alzheimer;
  • Ayudar a la población lusa a entender cómo la demencia afecta a las personas de su entorno;
  • Disminuir el estigma asociado a la demencia y el alzheimer;
  • Cambiar los comportamientos para hacer que la sociedad amiga de las personas con demencia;

¿Qué es un Amigo en la Demencia?

Cualquier persona, de cualquier edad, puede ser Amigo en la Demencia. Un Amigo en la Demencia es aquel que aprende un poco más sobre cómo es vivir con demencia y luego transforma ese aprendizaje en una acción (que puede ser pequeña o grande, en el alcance, complejidad o recursos) en favor de las personas con demencia.

Esta campaña cuenta con el patrocinio del Presidente de la República y el apoyo de un amplio conjunto de socios de referencia.

El Síndrome del Ocaso en personas que sufren demencia