Todos sabemos que estamos viviendo un gran reto demográfico. El número de mayores en los países desarrollados no hace más que crecer año tras año y la longevidad de nuestras naciones crece sin descanso. Sin duda, es una gran noticia el aumentar la esperanza de vida, pero hay otras derivadas de interés que nos invitan a repensar el presente e intentar abordar el futuro antes de que pase por encima.

Hasta hora, hemos asociado las generaciones de personas mayores, como personas no sanas que en sus últimos años de vida no tenían derechos, ni siquiera deseos o esperanzas. Mayores que eran y debían ser pasivos y debían aceptar su situación. Y lo peor es que, efectivamente, lo hacían. No querían molestar a sus familias y aceptaban su destino resignados, a pesar de que éste les llevase a la soledad o la indefensión.

Incluso los medios de comunicación nunca ha tenido mucha consideración a las personas mayores que hoy son nuestros padres o vecinos y que pronto seremos NOSOTROS. Ni revistas, ni periódicos, ni sobre todo programas de televisión, con series y películas que no se limitasen a mostrar otra cosa que abuelos pintorescos, en el mejor de los casos.

El orígen de la Atención Centrada en la Persona con Demencia

También el marketing sigue siendo elaborado por creativos treintañeros enfocados solo en jóvenes, ignorando a los posibles consumidores mayores. Un ejemplo muy claro ha sido la última campaña de El Corte Inglés a propósito de sus rebajas.

En el imaginario colectivo, parece claro que cliente tipo de estos grandes almacenes es una persona mayor,de entre 50-60 años de media. ¿Pero su publicidad para las rebajas de 2019? En esta publicidad que podemos ver aquí https://www.youtube.com/watch?v=kDcyHk9emGY nos dicen que “Las rebajas están en todas partes” porque los móviles y los electrodomésticos nos “escuchan” y hacen nuestros deseos realidad a través de las rebajas… o no. Pero seamos serios, una publicidad con la que se puede sentir identificado un veinteañero, difícilmente será entendida por las personas mayores. Y ni a empresa ni a creativos parece importarles demasiado. Total, ¿a quién le importan las personas mayores?

Por este anuncio y otros mensajes similares parece que los profesionales del marketing y la publicidad no se dan cuenta de la revolución en curso. Los mayores, las personas mayores, los seniors… la Silver Economy… Como la queramos llamar, es toda una (o varias) generaciones se están empoderando. Se han dado cuenta de su claro impacto en todo tipo de votaciones, están empezando a tener demandas sociales específicas suyas y hasta se está creando un nuevo sector “Silver” que les pone por fin en el centro. Esta nueva persona mayor ya sí que cree que sigue teniendo un futuro, sí opina que tiene sueños que quiere alcanzar y sí que demanda servicios, productos y servicios para sí y para otros como ellos. 

No es realmente solo una “Silver Economy” sino una “Silver Revolution” que ya ha comenzado y que va a cambiar nuestras sociedades para siempre. Y las organizaciones de nuestra sociedad deberán adaptarse a ello o desaparecerán en muchos casos, igual que está pasando con la Transformación Digital. Quizá el futuro no está solo en manos de ‘millenials’, sino que hay que tener muy en cuenta esta nueva revolución plateada.

La longevidad se viene gozosa. 

Sobre el autor:

Iñaki Bartolomé es un vasco estupendo. Experto en soluciones software e IoT para #cuidado y #eHealth, especialmente en sector #mayores con www.kwido.com. También experiencia en diseño e implantación de soluciones para Industria 4.0 y procesos de Transformación Digital de Industria y AAPP desde www.ideable.net

El lado positivo del aburrimiento y por qué tu cerebro te lo agradecerá