Cuéntanos algo de ti y por qué te acercas a esta red de denuncia una vez fallecidos tus padres

Soy una mujer de 65 años, jubilada, que ha cuidado de sus padres siempre hasta su fallecimiento con 92 y 94 años y que desde que tenían 85 años (ambos eran de la misma edad) estuvieron en una residencia, ya que aunque sus capacidades psíquicas estaban muy bien, no ocurría lo mismo con las físicas.

La primera residencia donde estuvieron era de gestión privada, aunque propiedad del Ayuntamiento de una ciudad de Madrid. Funcionaba tan mal que un grupo de familiares (entre los que me encontraba) formamos una Plataforma y nos movilizamos frente al Ayuntamiento para que tomara cartas en el asunto (porque no se ocupaba en absoluto de que estuviera bien gestionada). Conseguimos mejorarla (algo) a base de mucho esfuerzo.

La segunda residencia era privada, con plazas concertadas, siendo dos de ellas las ocupadas por mis padres. Esta residencia funcionaba bastante bien, tenía unos protocolos que se cumplían rigurosamente y que te daban la seguridad del buen trato. Sin embargo, con la crisis y a pesar de que la residencia tenía las plazas completas, el número de operarios directos fue disminuyendo, cuestión que redundó en el peor trato a los residentes.

Yo siempre intenté suplir lo que la residencia no facilitara, dándola yo directamente o cuando eso no podía ser, buscando ayuda externa. El problema eran aquellas personass mayores que o no tenían familia que se ocupara de ellos o que no podían hacerlo.

Cuando mis padres fallecieron, por la creencia de la absoluta y urgente necesidad de mejora y control de las residencias de mayores, así como mi conocimiento de las mismas y quizás por mi hábito del cuidado, porque creo que es bueno que nos ayudemos unos a otros y porque si no nos unimos no conseguiremos nada, contacté con otras personas (trabajadores, residentes y sobre todo familiares) que también buscaban una vida digna en las residencias.

¿Cuántas personas forman parte activa de la Plataforma?

La Asociación Plataforma por la Dignidad de las Personas Mayores en las Residencias (PLADIGMARE) es de reciente creación, ya que existe desde enero de 2017 y aunque se está expandiendo, de momento la formamos algo menos de 100 socios más otros 300 simpatizantes y activamente no todos pueden desarrollar la misma labor, ya que algunos trabajan y/o tienen otras labores que no les dejan todo el tiempo libre que esta asociación requiere, sobre todo en sus comienzos, aunque en determinados momentos son muchos los que se activan para conseguir, por ejemplo concentrarse por la Ley de Residencias como recientemente hicimos el 4 de marzo frente a la Asamblea de Madrid.

¿Qué reivindicáis? 

Una VIDA DIGNA para las personas MAYORES en las  RESIDENCIAS

¿Qué es la dignidad para vuestra entidad? 

La dignidad en este caso concreto, referido a las residencias de mayores, es el BUEN TRATO

Y ello significa muchas cosas, desde que el centro (edificio, locales) o el equipamiento, mobiliario, etc., que se utiliza reúnan las condiciones necesarias, que existan protocolos de funcionamiento adecuados y controlables, hasta que haya suficiente personal, con preparación específica, para la atención directa e indirecta. Fundamental es también el control de todo ello y para conseguirlo, estamos plenamente convencidos que la participación de todos los familiares en los Consejos de las residencias es imprescindible.

¿Cómo de indignos son los espacios en que viven sus familiares? ¿El trato es adecuado?

No todas las residencias reúnen las mismas condiciones ni funcionan igual, pero nos consta que la Administración no ha hecho ni hace todo lo que debería para asegurar que todas ellas tengan las condiciones mínimas de adecuación a la situación de las personas residentes que cada vez son más mayores y están en peores condiciones.

Aparte de lo evidente, como son los locales e instalaciones, o el material y equipamiento, vemos como las ratios de personal de atención directa son mínimas, existiendo un cálculo que en nada beneficia a las personas mayores si no, por el contrario a las empresas que gestionan las residencias, al permitir que con poco personal de atención directa se pueda contestar por escrito que se cumple con las ratios establecidas.

¿Cuidadanas?, ciudadanas que se cuidan

Del mismo modo, los órganos de control brillan por su ausencia, por ejemplo, los Consejos de usuarios o de residentes no existen en todas las residencias públicas de gestión privada ni en las privadas concertadas, teniendo en cuenta que además están compuestos por residentes (tan mayores como son) o por familiares, pero sólo para los casos de que tengan la tutela judicial. Sería necesario que pudieran participar todos los familiares en dichos Consejos, como ya he dicho antes.

Las Inspecciones tampoco parece que funcionen bien, por lo que la Administración debería replantearse un cambio riguroso si lo que buscara es que nuestros mayores estén debidamente atendidos.

¿Qué casos de alarma atendéis más allá de las reclamaciones que se hacen in situ?

Aparte de asesorar, en lo que está en nuestra mano, a quienes se ponen en contacto con nosotros, fundamentalmente nos movilizamos apoyando a Plataformas de familiares/residentes que existen en algunas residencias e intentamos que se creen las más posibles porque consideramos que es el camino a seguir.

Por supuesto, ante una alarma social también nos movilizamos, aunque nuestra tendencia (teniendo en cuenta nuestro pequeño tamaño, de momento) es que existan asociaciones o plataformas de familiares en todas las residencias.

Si no lo hemos malentendido, en vuestra asociación participan empleados de los centros geriátricos, ¿qué reclaman ellos y ellas?

Los trabajadores que contactan con nuestra Asociación, piden lo mismo que los familiares y residentes, tener las condiciones laborales apropiadas para poder tratar debidamente a nuestros mayores en las residencias.

Ello pasa por unas ratios de personal adecuadas, por una formación igualmente apropiada y reglada o por unas condiciones laborales dignas.

¿Dónde y cómo os pueden encontrar? 

De momento se puede contactar con nosotros a través del correo  dignidadresidencias@gmail.com

Y en función del tema o de la urgencia, podemos quedar con el interesado, hablar con él o invitarle a que nos conozca a la siguiente asamblea que vayamos a tener.

¿Recogéis adhesiones de otras comunidades autónomas de España?

Nuestra asociación se circunscribe a la Comunidad de Madrid, fundamentalmente porque las competencias de las residencias de mayores son en su mayoría de las Comunidades Autónomas, sin embargo, cuando se ponen en contacto con nosotros de otras Comunidades, intentamos asesorarles en aquello que podamos y nos ofrecemos a seguir en contacto por si ellos decidieran crear una asociación similar.

¿Qué paso con la iniciativa de ley autonómica para mejorar la asistencia a las personas mayores de estos centros geriátricos que propuso el grupo de Unidas Podemos? ¿Cuál es la posición de los demás grupos políticos?

La Proposición de Ley de Centros Residencias para Personas Mayores de la Comunidad de Madrid que presentó Podemos, ha sido retirada por el mismo Grupo.

Esta Proposición de Ley salió adelante inicialmente con los votos a favor de Podemos y PSOE, con la abstención de Ciudadanos y con el voto en contra del PP. Después se votó en contra de una enmienda a la totalidad del PP y se estudiaron distintas enmiendas presentadas por los distintos Grupos Políticos.

Al final, al parecer, Ciudadanos iba a votar en contra del Proyecto de Ley y el resultado podía ser contrario a lo que quería PSOE, por lo que se abstendría y por todo ello, Podemos lo retiró.

El resultado, para las personas mayores y para las expectativas que se había generado, un fiasco

Nos gustaría creer que en la próxima Legislatura saldrá una ley que permita asegurar una vida digna a nuestros mayores en las residencias, y que no se deje para el final de la misma, si no que se haga al comienzo. Para ello, el Grupo o Grupos Políticos que lo hagan contarán con nuestro total apoyo.

Cuidades Amigables: la perspectiva de las personas mayores y su participación