¿Cuál es el origen de esta propuesta de formación psicoanalítica? 

La propuesta de realizar un curso propedéutico sobre clínica psicoanalítica con la vejez surge de dos condiciones. La primera es, la historia que la organización tiene en el trabajo con los viejos, el cual ha desarrollado más de 10 proyectos en los últimos 12 años, por una parte. Y por la otra, el trabajo que realizamos desde una perspectiva psicoanalítica en la que nos damos cuenta que el campo psicoanalítico no se ocupa de manera especial  del tema de la vejez, el campo del envejecimiento y mucho menos los viejos a los que no considera sujetos susceptibles de  ser tratados bajo este método. 

Entonces, tenemos dos propuestas completamente separadas; un campo de saber tan extraordinario como es el psicoanálisis que no se interesa por la vejez, y en el otro campo  de la vejez en el que no se incorpora y no se reconoce al psicoanálisis como una propuesta seria para poder trabajar con las problemáticas que las personas mayores presentan. 

¿Qué estamos considerando con la temática de la Deontología Psicoanalítica de la vejez?

En el campo psicoanalítico se ha hablado fundamentalmente de la ética del psicoanálisis, sin embargo consideramos que hace falta incorporar una lectura deontológica dentro del campo psicoanalítico y sobre todo en el marco de su práctica clínica, ya que el psicoanálisis habla del lugar y el deseo del analista como una posición frente a su quehacer, frente a su saber y frente a su disciplina, pero hace falta colocar una condición del psicoanálisis frente a los problemas que la realidad social está planteando, no todas las personas van a tener los recursos, las condiciones, o la situación específica por la cual solicitan ayuda terapéutica o clínica analítica. Es el caso de la vejez, los viejos, las personas que están en una situación de enfermedad, de vulnerabilidad o de fragilidad no tienen dentro de su campo la posibilidad de acercarse para pedir ayuda analítica. Para nosotros la Deontología tiene que ver con la condición por la cual una disciplina como el psicoanálisis debe valorar el saber que tiene, el poder terapéutico que puede construir, y sobre todo, el deseo del analista para poder hacer algo ahí donde lo asintomático se presenta como una epidemia y un reto para poder intervenir. Entonces, la Deontología no tiene que ver con un tratado de deberes de lo que el psicoanalista tiene que hacer, sino que se refiere a la forma de construir una condición sobre la cual tiene que preguntarse en dónde es pertinente incidir, a pesar de que no haya un síntoma o una persona que demanda la intervención. 

¿En qué consiste la epistemología psicoanalítica con la vejez? 

La epistemología psicoanalítica es una forma de producir saber a partir de una lectura especifica de la teoría psicoanalítica donde si bien el saber puede ser alguna de las   propiedades del psicoanalista, la verdad está del lado de la persona que es escuchada, la persona que habla, la persona que tiene la posibilidad de expresar lo que le pasa y lo que ocurre con ella. Por tanto la epistemología psicoanalítica no tiene que ver con las modalidades filosóficas por las cuales el psicoanálisis construye el saber o el conocimiento sino todo lo contrario. Queremos destacar que es muy importante dentro de una deontología psicoanalítica darse el tiempo para que las personas escuchen al otro, traten de darse tiempo para saber quién es el otro con el que van a trabajar terapéuticamente y no llegar con una idea, una actividad, o un programa  preestablecido creyendo que ese programa es como una receta que va a servir para todo tipo de padecimiento que los viejos sufren y viven sin ser escuchados. Entonces, la epistemología es una forma de aproximación a la comprensión del problema, bajo una lógica  que toma en consideración la escucha de la palabra y del relato del otro, pues solo a partir de el se puede comprender y  saber lo que se puede hacer. 

¿En qué consiste la propuesta conceptual de analizar lo que es la pulsión, el goce y el delirio en la construcción de un fantasma, del fantasma de hacerse viejo?

Esa idea consiste en que el campo de la vejez es el lugar prioritario donde pueden observarse estos elementos constitutivos del sujeto. Estos mismos elementos son base y raíz de muchas de las patologías actuales y sirven para tratar de entender por qué los viejos de ahora quieren ser jóvenes, y por qué los jóvenes se manifiestan como si fueran viejos. Hay un cruce y una inversión de posturas justo por las que podríamos tratar de entender desde una lectura psicoanalítica el lugar que ocupa el concepto de pulsión en Freud, el lugar que ocupa el concepto de goce en Lacan, y a partir de estos dos vectores tratar de comprender la eclosión, la efracción  o la explosión de manifestaciones delirantes en el campo de la vejez. Por eso nos parece que es muy importante abordar la temática del delirio, porque da base a la construcción de los fantasmas que van construyendo modalidades de expresión de lo que es ser viejo. 

¿Cómo se cruza el tema del cuerpo y la clínica con la muerte en esta propuesta? 

Uno de los elementos centrales en este abordaje es el tema del cuerpo que desde la teoría psicoanalítica supone una complejidad a partir de la cual el sujeto se relaciona en el mundo y consigo mismo. El cuerpo es la fuente del placer y del dolor es la sede del malestar y también el medio de expresión de la ruptura y estabilidad. Es garante de la integridad y del anudamiento de la razón cuando el cuerpo se descompone la imagen se altera el narcisismo se trastoca y es necesario hacer una serie de ajustes. Un cuerpo en deterioro sin los ajustes necesarios de la propia imagen imagen hacen de la cercanía a la muerte se viva como una amenaza y no como un desenlace para el que cada sujeto se puede preparar de forma distinta.

¿A qué se le llama formación profesional en el campo psicoanalítico y la dirección de cura?

En la actualidad hay muchas propuestas de formación psicoanalítica, desafortunadamente ninguna de ellas tiene un sustento clínico-práctico terapéutico que pudiera mostrar para los demás una experiencia de trabajo directo con adultos mayores.  Al realizar la formación con equipos de trabajo que están en relación directa con ellos, tenemos la oportunidad  para analizar los programas y los servicios que las organizaciones procuran y ofertan a las personas adultas mayores, y así podemos también entender eso que en el psicoanálisis se llama la dirección de la cura. Entonces, la formación profesional en clínica psicoanalítica tiene como fundamento conocer eso que se oferta a las personas y que a fin de cuenta servirá como el contenido de lo que se puede conducir, orientar, sostener y apoyar a manera de la cura psicoanalítica en el campo de la vejez, con los viejos, tomando en consideración, que el primer lugar de la relación terapéutica no es el del analista sino es del que habla, es decir, el lugar del viejo, el que se coloca por ahora en un lugar del silencio como efecto de los discursos y los dispositivos actuales que lo asumen como objeto des subjetivado, sin historia propia y sin deseo.  Nuestra propuesta se rebela a  ese modo de ver y abordar un campo en el que existe la posibilidad de proponer otra lógica en la forma de construcción de los dispositivos, los programas de trabajo  y desde luego, existe también la posibilidad de rescatar otra lógica en atención del  sujeto.  

Dra. Lilia Nieto Fernández 

Cuenta con estudios de doctorado en Ciencias Sociales. Doctora en Ciencias de la Educación. Maestra en Psicoanálisis. Maestra en Psicología Social de Grupos e Instituciones. Especialista en Comunidad Terapéutica de Orientación Psicoanalítica. Especialista en Terapia Familiar. Licenciada en Pedagogía. Ha desarrollado programas especializados de trabajo para la atención de personas adultas mayores, cuidadores primarios, redes de apoyo y equipos de trabajo. Autora de diversos libros y artículos. Fundadora de LUDENS: Clínica de Orientación Psicoanalítica.

“Recordar que vamos a morir no es ser pesimista, sino vitalista”, Begoña de Cevallos

CURSO FORMACIÓN PSICOANALÍTICA 

CURSO PROPEDÉUTICO. CLÍNICA PSICOANALÍTICA DE LA VEJEZ 

La Formación en Clínica Psicoanalítica es la experiencia de una enseñanza teórica y la transmisión de un saber singular que requiere la implicación del sujeto de la formación consigo mismo. 

El saber psicoanalítico resulta del análisis personal, de la enseñanza teórica y de la práctica con el lugar del analista en la escucha del Otro con el otro en forma de presencia activa, cuidado, acompañamiento, terapia o cualquier otro tipo voz humana en acto. 

El sujeto del inconsciente que concierne al psicoanálisis deviene un cierto saber en el sujeto con su verdad; verdad elaborada en el terreno de una causa que no puede ser la imposición de una postura o una verdad ajena sobre el otro en forma de intervención bien intencionada. Por eso la clínica psicoanalítica asume en su transmisión una rigurosidad especial; no se puede intervenir con arbitrariedad desde un supuesto lugar de saber. 

La causa del psicoanálisis no es la de su imposición doctrinal, sino la posibilidad de generar el deseo por una verdad en el campo de las demandas ineludibles con la realidad social y personal. Una de estas causas emergentes es la condición contemporánea de la vejez, situación inédita para Freud y Lacan quienes no tuvieron tiempo de pensar la vejez y los procesos de envejecimiento a los que da lugar y que a ellos mismos les aquejó de manera implacable en forma de diagnóstico y tratamiento: cáncer en el caso de Freud con tratamiento de morfina de por medio a la edad de 83 cuando muere y Tumor Abdominal en el caso de Lacan a los 80 años cuando fenece. Ambas muertes inician el principio de un sistema de pensamiento y de saber clínico como autores de una vida fundacional para el psicoanálisis actual en sus distintas versiones. 

¿Es posible la aplicación del psicoanálisis al campo de la vejez? No solo es posible o deseable, es imprescindible incorporar una lectura, una mirada, una escucha y una apuesta psicoanalítica en el campo de la clínica actual sobre la vejez, dominada por los discursos tradicionales en los que otra vez se repite lo mismo que en otros campos del saber hacer clínico; la impertinencia de la intervención sobre un sujeto sin deseo, sin palabra, sin posibilidad de decir su propia verdad ahí donde algo falta. 

Realizamos esta apuesta de una clínica psicoanalítica de la vejez deseando que la enseñanza y la transmisión del psicoanálisis sea una experiencia formativa centrada en lo que el psicoanálisis fue de inicio: una teoría viva, un método de investigación aplicada y una terapéutica en los diversos dispositivos de atención, en este caso específico, para adultos mayores. 

La apuesta de esta osadía es favorecer la difusión de un saber teórico, la divulgación de un método de investigación y la accesibilidad del psicoanálisis como una terapéutica para quienes lo conocen de lejos, lo conocen poco o lo desconocen abiertamente. 

La propuesta es la de una formación profesional en clínica psicoanalítica que pasa por el análisis personal, la reflexión teórica y la práctica clínica; en este caso preferentemente en el campo de la vejez, sin ser excluyente de ninguna otra causa afín. 

DIRIGIDO A: 

Equipos de trabajo en hospitales, residenciad terapéuticas, casa de día, grupos de adultos mayores, programas públicos y privados, profesionistas de todas las disciplinas, operadores con experiencia en cuidados primarios, acompañamiento terapéutico y público en general vinculado al campo de la vejez, sin exclusión de cualquier otro interesado. 

DURACIÓN: 

La formación psicoanalítica en clínica de la vejez comprende un curso propedéutico que se cubrirá a partir de octubre 2019 los días jueves de cinco a ocho de la noche y nueve trimestres consecutivos a partir de enero del 2020. El programa se cubre en Módulos Temáticos articulados por bloques y secuencias lógicas de formación. 

DIDÁCTICA: 

Grupos de formación. Conferencias. Tutorías académicas. Grupos de trabajo. Grupos de investigación. Talleres de escritura. Supervisión de casos. Talleres de análisis de casos. Entrenamiento en técnica psicoanalítica. Integración de informes y reportes. Diario clínico. Construcción de hipótesis y Planes terapéuticos. 

BENEFICIOS: 

  • Bibliografía completa de la formación. 
  • Paquete de instrumentos de trabajo. 
  • Documento de acreditación. 
  • Supervisión de casos. 

CRITERIOS DE INGRESO: 

  • Carta de motivos. 
  • Hoja de vida. 
  • Semblanza curricular. 
  • Entrevista individual. 
  • Entrevista grupal. 
  • Experiencia con adultos mayores. 
  • Proyecto de trabajo. 
  • Curso propedéutico. 

COSTO: 

  • Pago único: $2,500 (antes del 30 de septiembre) 
  • Becas especiales (cupo limitado) 

Más información en:

Tel: 41590087 o 36215078

Correo: ludensclinicapsicoanalitica@gmail.com

‘Banco de la Experiencia’, cuando lo intergeneracional funciona