IfxsLKNgRAo

Así se llama la marca pionera en el mercado de la ropa adaptada. Un proyecto presentado el pasado enero de 2017 en el programa de Design & Business en la Escuela de negocios de Dinamarca.

Todo comenzó cuando mi abuela, de 83 años de edad, sufrió un Ictus. Hasta entonces ella siempre había sido muy activa y coqueta y, tras su estancia en el hospital, tuvo que aprender a convivir con medio cuerpo paralizado. Trabajó muy duro en la fase de rehabilitación y fue precisamente durante este proceso donde percibí que la imagen es muy importante para seguir adelante. Tuvimos que transformar unos pantalones con cremallera interior para facilitar la tarea de vestirse. Sin embargo, a ella le hubiera gustado encontrar prendas adaptadas en tiendas locales o especializadas sin estilo “ortopédico”.

La modelo Rosario Huguet, de 83 años, posando en la hora del té con su pañuelo diseñado por DELIAH.

Una actividad cotidiana como el vestirse puede volverse una carrera de fondo cuando se convive con enfermedades que limitan la movilidad. El Ictus o la demencia son enfermedades que generan la necesidad de recibir diferentes tipos de ayuda o asistencia para la vida diaria. Y es aquí donde la ropa adaptada puede ayudar a la persona afectada, a su familia y a sus cuidadores a mantener las rutinas diarias sin olvidar que la persona afectada no debe perder su dignidad y estilo personal.

El proyecto está en fase de desarrollo y busca inversores.

La indumentaria nos representa, forma parte de nuestra personalidad y transmite toda nuestra esencia. Por ese motivo, en mi proyecto Happy Design for Life parto de la premisa que “las prendas no han de ser simplemente funcionales y confortables sino que deben acompañarles la variedad estética y la accesibilidad”, señaló a Qmayor Ana Delia Carcavilla,  diseñadora y experta en moda y negocios.

Hoy en día una persona mayor de “65 años” tiene dificultad de encontrar una prenda de vestir que sea cómoda y moderna. Es relevante destacar que en Europa el envejecimiento de la población ya es tendencia. La sorpresa viene cuando, mientras realizo el estudio de mercado, encuentro un nivel de desarrollo mínimo en cuanto a ropa adaptada a nivel mundial.

En el estudio utilizó distintos métodos, entre ellos:

  1. “An introduction to Design Thinking” by The Institute of Design at Stanford: una guía de proceso que consta de cinco etapas: enfatizar, definir, idear, prototipo y test. Siendo una convergencia de múltiples métodos sobre las mismas preguntas de investigación “método de triangulación” para obtener o corroborar evidencias desde varios ángulos o perspectivas. De esta forma se asumen desafíos de diseño de una manera mucho más fluida y cíclica.
  1. El segundo método utilizado es DART model (Driver Analysis – Reading Trends) by The Danish Design School un nuevo método para organizar la intuición. Con el resultado“output”: Las mujeres mayores no pueden encontrar ropa adaptada en tiendas normales o especializadas.

El resultado del proyecto concluye con una colección de diseños funcionales y modernos, facilitando la autonomía en el vestido al usuario final al mismo tiempo que una dosis de autoestima. El material empleado permite que el tiempo invertido en su limpieza sea mínimo y que los usuarios no tengan que experimentar la desagradable sensación de humedad ante las manchas. No cabe duda de que la indumentaria es un factor más para la inclusión o la exclusión social y de autonomía personal.

Las prendas adaptadas han de incorporar la variedad estética y la accesibilidad para mantener la dignidad y autonomía personal de las personas mayores.

-Ana Delia Carcavilla

Tras conocer este proyecto creativo, nos preguntarnos lo siguiente; ¿Hasta qué punto la industria de la moda incluye las necesidades de los clientes mayores? Esperamos tus comentarios.

La modelo y musa, Rosario Huguet y la autora del proyecto, Ana Delia Carcavilla.

Si quieres colaborar con este proyecto o quieres invertir en él para hacerlo realidad, visita la web y contacta con la autora. ¡Seguro conseguirás sacarle la mejor de las sonrisas!

Musa y modelo:  Maria Rosa Huguet, 83 años de edad.

Fotografía: Foto Estudio Modesto

Vídeo: Sandra Carcavilla

Información  y contactohttps://happydesignforlife.wordpress.com