El próximo día 29 de junio se estrenará en España la comedia ¡Oh Mami Blue!, protagonizada por Carmen Maura y del director, Antonio Hens (Clandestinos, La partida).

Laura es una legendaria cantante de rock español que arruinó su carrera y ahora vive en una casa de ancianos. Allí trata de animar a sus compañeros formando una banda folk ante las reticencias de Marta, la directora del centro. De repente, Laura recibe la visita de un nieto desconocido, Jaime, quien le pide que le enseñe cómo ser un músico de rock. Ella decide ayudarle e incluso le escribirá una canción para usar en un concurso de rock.

Esta película presenta a una mujer de 70 años que quiere disfrutar de las delicias del rock. Este personaje quiere demostrar que la edad no impide cumplir sueños, incluso, además de encontrar el amor.

Carmen Maura, Milton García, Ramon Barea y Carlo D’Ursi son los encargados de encarnar a los protagonistas de esta comedia. Veremos lo que nos depara Laurie Amnesia en la residencia “El Retiro” dejará de ser “el lugar más tranquilo del mundo”

Notas del director (Antonio Hens)

Creo que uno de los grandes temas de actualidad es el relativo a la vida de los mayores, quienes hoy en día pueden tener unas capacidades físicas que están en total contradicción con lo que la sociedad tiene calculado para una persona en la senectud: el alejamiento de las actividades laborales, la relegación a actividades rutinarias que deberían desempeñar sus hijos, el desprecio por no tener la rapidez de los jóvenes, la actitud paternalista de los que tienen más cerca, muchas veces el olvido y el maltrato. Un cuadro.

“¡Oh Mammy Blue!” propone acercarnos a esta realidad de manera relajada, riéndonos muchas veces de la desgracia que, en general, nuestra cultura considera la perdida de la juventud. Todos convivimos de alguna forma con mayores y todos tenemos un potencial mayor dentro. En esto se centra “¡Oh Mammy Blue!” y en su espíritu confluyen la mirada de los mayores -con un plantel de personajes con los que sentirse identificados- pero también la de los más jóvenes. Una película familiar.

Temerosos de lo que nos depara el destino, muchos decidimos no mirar a los mayores, hacer como que no existen, y pudiendo cuidar de ellos o convivir con ellos, los confinamos en residencias como “El retiro”. Allí su salud puede ser vigilada de cerca, aunque tal vez no sea solo salud física lo que necesiten. Como si viviéramos en la ficción de “La fuga de Logan”, las historias de mayores son escasas en la cinematografía. Nuestra apuesta aquí no es mostrar la decrepitud, sino todo lo contrario: que los mayores lo son por físico pero que se enamoran, que a pesar de los achaques luchan por su día a día y muchas veces tienen tantos objetivos como los más jóvenes. Y a veces, eso sí, se les parecen porque la edad les ha vuelto inmunes al respeto y al miedo y pueden llegar a la insolencia del joven más rebelde.

El más rebelde de todos los mayores es el que ha tenido un pasado libre, cuando no se podía ser libre. Y en esa España donde todavía no se había alcanzado la libertad, gracias a la permisividad hacia el turista extranjero, hubo un pequeño reducto de libertad, al menos moral, donde destacó la cultura pop-rock. Así le película recupera el pasado rockero español, en la que nuestra industria patria cosechó grandes títulos para la historia de la música en un tiempo en que España era tierra de tránsito de los más grandes: de los Beatles, a Jimi Hendrix, de los Rolling Stones a los Led Zeppelin. Todos ellos labraron una parte de su historia en España. También España cambió y, muchos años después, encontramos una sociedad moderna, mestiza, multicultural, donde un español puede llegar a preguntarse si él fue nieto de Jimmy Hendrix. A través del tema “Mamy Blue”, el éxito más sonado del rock español, mostramos que los viejos rockeros nunca mueren.

“¡Oh Mammy Blue!” es una película protagonizada en gran medida por mayores, aunque no solo a ellos va dirigida, sino a cualquiera que convive con un mayor y que viendo la película, en forma de espejo pueda verse reflejado. Porque de alguna manera sabemos que algún día seremos uno de ellos. En esta película el espejo se deforma un tanto, para que podamos reír.