Seguimos a Ángel Tolentino en las Redes Sociales desde hace algún tiempo pero hasta hoy no pudimos conversar con él. Un hombre honesto y preparado para darnos muchas alegrías. Y por supuesto, cómplice de QMAYOR en el activismo por los derechos de las personas mayores.

Ángel, gracias por atendernos. ¿De dónde nace esa inquietud por servir a la población Adulta Mayor? 

Los jóvenes nos hemos centrado en nuestro propio mundo, desconociendo aquellas situaciones del contexto del que somos actores principales, en muchos casos fue por los tiempos en que la misma sociedad ignoró a la juventud, ahora los tiempos han cambiado. La juventud ahora tiene más participación en la vida pública del país, se ha tomado en gran medida las decisiones y el protagonismo joven; pareciera que la vejez está en la misma situación por la que ha pasado la juventud, pues en realidad, éste grupo etario sí está siendo ignorado y marginado por la sociedad actual, cuántas veces no hemos escuchado casos de violencia, vulneración de los derechos humanos, servicios de salud deficientes, políticas con baja asertividad con las necesidades de esta población.  Es por lo anterior que nace y se llena cada día más mi inquietud por accionar en pro de las personas adultas mayores, ahora los jóvenes gerontólogos estamos al servicio de mayores, empoderando sobre los derechos, orientando en aspectos educativos, asesorando al adulto en su salud y promocionando la participación en diversos ámbitos.

Desde tu punto de vista, ¿la juventud y la vejez son tan diferentes?

Son evidentes las diferencias por los cambios físicos, psicológicos, sociales y económicos, que enfrentan cada una de estas etapas de la vida,  ambas con pérdidas, ganancias e ideales enmarcados sobre el curso de vida; pero más que buscar esas diferencias, debemos buscar esas cualidades que nos complementan, aquella experiencia que los adultos mayores tienen para podernos orientar, rescatando la historia y cultura que han formado a través de los años, la cual nos da sentido de identidad y pertenencia, con el sentido de amar el tiempo para proyectar el futuro; y ofrecer por parte de la juventud esas herramientas para mermar las brechas, compartiendo con los mayores estrategias de enseñanza de las nuevas tecnologías de la información y comunicación, como puede ir desde enseñar a enviar un correo electrónico, subir una foto a Instagram, realizar una publicación en Facebook o hasta mandar un “tuit” con el hashtag: #Lavejezylajuventudsecomplementan.

Sigamos por el camino del aprendizaje intergeneracional  y sigamos fomentando los principios y valores entre personas.

¿Qué es lo que espera la sociedad de los y las gerontólogas?

En México la gerontología es poco conocida hasta cierto punto, pero han sido muchos los gerontólogos que han destacado por su labor, vocación de servicio, divulgación de sus investigaciones y premiaciones al mérito académico, lo anterior ha ayudado en demasía a que los profesionales y la profesión vayan tomando terreno firmemente sobre el conocimiento de la sociedad. Entonces, las personas adultas mayores, la familia, la comunidad y las instituciones esperan una atención diferente,  basado en los principios éticos, morales, con calidad profesional y  calidez humana. Por tanto, recae en el gerontólogo una gran responsabilidad, para responder a las necesidades por medio de políticas públicas, programas, modelos y proyectos de impacto en el bienestar individual, grupal y colectivo, siguiendo los criterios de los tratados internacionales. 

¿Cómo crees que serán los gerontólogos de viejos?

Es una pregunta que me hago frecuentemente, siempre que realizo una intervención me veo al espejo y analizo mi vejez, pareciera que a edades tempranas la vejez está muy lejana y no debería importar mucho, éste es el primer error que se comete, el no pensar en el futuro y esperar repercusiones por los malos hábitos y estilos de vida, por la nula actividad física y la poca importancia que le damos a la salud mental. Entonces, podríamos hablar que los gerontólogos tienen el compromiso de ser el modelo de las juventudes para llegar a ser viejo, con calidad de vida, con autonomía, independencia, siendo activistas en la defensa de los derechos humanos, participando en la toma de decisiones, con buenas redes de apoyo sociales, sensibles y conscientes ante las situaciones. Esto sin lugar a dudas debe ser el paradigma o el ideal de toda la población. De lo anterior puedo resaltar la responsabilidad de todos y cada uno de nosotros por un bienestar integral, porque más allá de ser profesionales, somos personas que podemos errar, con una carga genética, con excesos y defectos.  

¿Qué perspectiva tienes sobre la formación de licenciados en gerontología en México? 

Estamos formados para dar esa atención integral y centrada en las personas adultas mayores, responder a las necesidades de una vejez demandante y  accionar en pro de un envejecimiento digno y positivo. Se ha llegado a un consenso entre partes, para garantizar esa formación profesional, si bien cada una de las universidades le da un mayor peso a una o más esferas de formación, es por los estudios que se hacen previos para garantizar respuestas a las  necesidades de la población, para mejorar las condiciones de vida. Recordemos que el envejecimiento, la vejez y las personas adultas mayores son diferentes en cada país, en cada Estado, en cada región y en cada comunidad. Estoy muy convencido que el destacar profesionalmente en cualquier área, no depende de la universidad, pues ésta solo se encarga de darte las herramientas para salir al mundo laboral. Es así como depende de la voluntad que tengas para estudiar cuando otros duermen, para regresar más de lo que te ofrecen y ofrecer más de lo que te piden, para ser un mejor profesional cada día. 

¿Actualmente en qué te desempeñas y de qué manera beneficias a la sociedad?

Con humildad quiero decir que ahora ejerzo de Líder del movimiento “Misión Joven por la Sociedad” dedicada a velar por los derechos, oportunidades y participación activa de los jóvenes, se ha expresado por mucho tiempo que los jóvenes somos el futuro del país, pero los colaboradores de este movimiento siempre hemos diferido de esa idea, pues ahora somos el presente, del aquí y el ahora de nuestra nación; nosotros tenemos una misión y es la de pasar del discurso a los hechos y realidades, pues tenemos la firme convicción de que las acciones individuales generan beneficios colectivos. También, soy responsable de brigada en el Estado de Hidalgo del Programa Federal: Jóvenes por la trasformación, brigadas comunitarias de norte a sur, perteneciente al Instituto Mexicano de la Juventud y la Secretaría de Bienestar. Este programa tiene tres líneas de acción general: Cultura de paz, Reconstrucción del tejido social, Recuperación de espacios públicos; realizamos acciones de acuerdo a un diagnóstico comunitario, así, también respondemos a las necesidades de toda la población, destacando el proyecto titulado “Jóvenes al servicio de Mayores”, dotando a los adultos mayores de herramientas por medio de talleres, cursos y capacitaciones, cumpliendo con el objetivo general de desarrollo integral gerontológico.

L.G. Luis Ángel Tolentino Pérez. Líder del Movimiento: “Misión Joven por la Sociedad” en el Estado de Hidalgo. Responsable de Brigada en el Zona Noroeste de Pachuca de Soto, Hidalgo. Jóvenes por la Trasformación, Brigadas comunitaria de Norte a Sur. 

“Desde el campo a la gran ciudad”