El Padre Jacques Clemens, belga, cumplió 107 años este pasado lunes, 11 de julio, y lo celebró como lo hace desde hace 80 años, con una misa en la iglesia de San Benito, en Bultia. Es el sacerdote más anciano del mundo, como os podéis imaginar.

Cuando Clemens estaba a punto de retirarse a los 75, su obispo le pidió permanecer en servicio hasta que encontraron un sucesor desde entonces, parece que no han encontrado digno relevo y él sigue dejándonos atónitos y maravillados.

Ante la insistencia de los periodistas y demás curiosos, sobre el secreto de su longevidad :“Voy a decepcionarlos, no tengo secretos ni sorpresas, llevo una vida muy regular que obedece siempre al mismo ritmo: levantarse, comer y acostarse todos los días a la misma hora”

A este respecto conviene recordar las palabras de otro sénior, el papa Francisco cuando decía lo siguiente: “El sacerdote es un hombre que nace en un determinado contexto humano; allí aprende los primeros valores, asimila la espiritualidad del pueblo, se acostumbra a las relaciones. También los sacerdotes tienen una historia -dijo-, no son «hongos» que surgen improvisamente en la catedral el día de su ordenación”.

Sabias palabras de Jorge Bergoglio. Historia que no debemos olvidar y que desde Qmayor vamos a mantener viva, reivindicando la dignidad de sumar años y valorando la experiencia de la vida bien vivida. Un ejemplo para todos.

Gracias por acompañarnos. 

Foto: Reuters