Talleres de cocina donde los mayores enseñan a cocinar platos a los jóvenes. Así es el proyecto Hator, ganadores del reto social de Blue BBVA Impact Challenge 2016.

La iniciativa se ha realizado en la Residencia y Centro de Día Kirikiño, situada en el barrio bilbaíno de Santutxu, y corresponde al programa de actividades del Gaztegune de Begoña, perteneciente al Ayuntamiento de Bilbao.

Los Gaztegunes, gestionados por el área de Juventud y Deporte del Ayuntamiento de Bilbao, son lugares de encuentro en los que los jóvenes de entre 12 y 17 años disfrutan de actividades de todo tipo. Cada joven aporta propuestas según sus preferencias: escuchar música, practicar deporte, organizar excursiones y fiestas, salir al cine o al teatro, asistir a cursos de artes plásticas, teatro, cine, danza y música, etc.

En esta ocasión, de la mano de un cocinero de Gastronómica Cantábrica, los jóvenes y las personas mayores participantes han aprendido a preparar pizzas, al tiempo que han potenciado sus relaciones intergeneracionales.

La actividad, además, ha puesto el foco en el envejecimiento activo para que el mayor se sienta útil, protagonista y activo frente a la pasividad que se les presupone ha destacado el Ayuntamiento, para recordar que el envejecimiento activo apuesta por conseguir “una participación social con el fin de que las personas mayores tengan una vida independiente y saludable en un entorno accesible sin barreras físicas ni sociales”.

Relaciones intergeneracionales

La iniciativa forma parte de un programa de actividades que los mayores de la Residencia Kirikiño y los jóvenes del Gaztegune de Begoña compartirán con el fin de promover el conocimiento, comprensión y las relaciones entre ambas generaciones. Se trata de que las acciones sirvan de herramientas para acercar a estas dos generaciones tan diferentes.

Así, un grupo de adolescentes enseñará en febrero a las personas mayores a manejarse con un ordenador y los entresijos de internet y recabará testimonios de la experiencia vital de las mismas. Posteriormente, elaborarán dichos testimonios para presentarlos al resto de jóvenes del Gaztegune en la visita de devolución que las personas mayores participantes efectuarán al Gaztegune en marzo.

¿En qué consiste vuestro proyecto, Hator?

(Jon) Se trata de unos talleres de cocina donde los mayores enseñan a cocinar platos más elaborados a los jóvenes. Además, creamos un espacio donde pueden pasar tiempo juntos y conocerse mejor para entenderse y respetarse más entre sí.

No es muy habitual oír hablar de emprendimiento en la tercera edad, ¿por qué escogisteis este proyecto?

(Josu) Todos tenemos abuelos y abuelas y creemos que muchas veces no son lo suficientemente valorados. Queremos demostrar que los mayores tienen todavía mucho que decir en la sociedad y sobre todo a los jóvenes.

(Alba) Nos parece que es una generación muy “castigada” hoy en día y con pocos recursos para que sean ellos los que creen proyectos como este. Nosotros, que gracias a esta oportunidad hemos sido capaces de hacerlo, sentimos que podemos ser la cara y el nombre de un futuro cambio en la sociedad y una mejor relación entre estas dos generaciones.