Libro ‘Bienvenido al geriátrico’

Antes de que salga al mercado su obra, hemos tenido esta conversación con sus autores, José Osuna (Auxiliar de Enfermería) y Rafael Fernández (Enfermero).

Chicos, ¿de quién parte la idea de escribir el libro?

La idea parte de los dos. Había días en los que el trabajo era bastante agotador, días en los que nos ocurrían cosas surrealistas, momentos de alta tensión o situaciones difíciles de llevar. Pues era en estos días cuando nos mirábamos y nos decíamos el uno al otro: “Tenemos para escribir un libro”. Y sólo se quedaba en eso, en el simple comentario, alguna vez que otra amagábamos con la idea de hacerlo pero siempre poníamos la excusa del tiempo, la excusa de “no vamos a ser capaces”, etc.

Hasta que un día nos dimos cuenta que lo que hablábamos en nuestras reuniones era exactamente lo que teníamos que escribir y, con la excusa de tomar una copa de vino (porque nos gusta todo lo relacionado con la enología) decidimos quedar un par de veces al mes para escribir y catar un vino, en ese orden.

¿Es un libro fruto de experiencias profesionales e incluso personales?

Sí, por supuesto. Hemos intentado que no sea el típico diario donde ponemos la fecha y decimos lo que hemos hecho a lo largo del día. El libro está escrito de forma que nuestras experiencias o las de otros usuarios, compañeros, etc. Crean una historia, tienen un mensaje, tratan un tema en concreto. Por ejemplo, en uno de los capítulos hablamos de la soledad en el anciano. No explicamos a nivel de salud y/o científico cómo afecta a la persona, sino que a través de la vivencia que hemos tenido con usuarios y de la observación en nuestro trabajo contamos una historia real para intentar de transmitir al lector nuestro sentimiento, nuestra percepción y de esa forma resulta más ameno y real.

¿Cuánto hay de ficción?

Pues de ficción, lo único que hay en el libro son los nombres que aparecen en él.

¿Cuánto de humor?

Esta es una corta pero buena pregunta, porque si tú ves la portada del libro, ésta te transmite alegría, diversión y en parte es así. Uno de nuestros objetivos era hacer un libro ameno, fácil de leer y por supuesto con humor, pero al mismo tiempo con un contenido serio o con la carga emocional suficiente para intentar que el lector pueda sentir parte de lo que hemos sentido al escribirlo. Hay capítulos donde el lector soltará una carcajada. En ese sentido el humor ha sido un gran aliado a la hora de escribir sobre ciertos temas que pueden resultar extraños o ásperos al lector.

Edadismo en la política mexicana

¿Para quién escribisteis este libro?

Este libro se escribe en principio para un público en concreto como es el sanitario o el público relacionado con el mundo del sector geriátrico, pero nos damos cuenta que en un país con alrededor de 9 millones de personas en edad avanzada (y otros 6 millones en edad madura, a menos de diez años de alcanzar ese tramo de edad), es importante que se visibilice un asunto de importancia tan capital como este, porque muchos de ellos, por razones muy diversas, necesitarán algún tipo de ayuda profesional o, directamente, buscarán (o se les buscará) una residencia donde pasar su última etapa vital

¿A quién habéis dedicado vuestra primera obra literaria?

A ver, está claro que en el interior del libro viene la dedicatoria personal y esa no se puede desvelar aun hasta que el libro no salga a la venta, pero desde el punto de vista del autor, le dedicamos esta primera obra literaria a cualquier persona que trabaje en este sector y se pueda sentir reflejado en alguna de nuestras historias, a los familiares que tan mal lo pasan cuando tienen que tomar la decisión de ingresar a su ser querido en una residencia y como no podía ser de otra forma a las personas mayores, a todas esas personas que sin darse cuenta nos han dado las historias que podréis leer en el libro.

La presentación del libro será en el Castillo de la Monclova. Fuentes de Andalucía, Sevilla, el próximo 23 de marzo a las 18:30

¿Los centros geriátricos respetan y promueven el trato singular y autónomo?

Ese es y debería ser el objetivo y no solo en lo que respecta a este sector. El ser humano debe ser tratado en todas sus dimensiones, como un ser biopsicosocial y para ello es indispensable respetar y promover el trato individual y autónomo. Dicho esto, no podemos generalizar, porque hemos tenido la suerte de estar en diferentes trabajos donde podías tener un trato cercano, individual y promover la autonomía en el anciano, y otros sitios, donde por desgracia, la falta de personal no te permitía hacer esto, generando así más dependencia en los mayores, y realmente es una pena que esto ocurra.

Los invito a vivir más de 92 años

¿Dónde os veis trabajando en unos años?

Pues quién sabe, quizás dirigiendo nuestro propio geriátrico, pero al paso que vamos creo que seríamos gerentes y usuarios al mismo tiempo. Por lo pronto seguimos con nuestros trabajos y será el tiempo el que vaya marcando nuestro destino.

¿Cómo serán las futuras residencias de ancianos? ¿Cómo os gustaría que fueran?

En primer lugar, creemos que desaparecerá el estigma o el cargo de conciencia a la hora de tomar la decisión de ingresar a algún ser querido puesto que se irán viendo como lo que son, un servicio o recurso social más para dar respuesta a una necesidad. Las nuevas generaciones se han educado en una época diferente a las de nuestros padres, abuelos, etc y en ese sentido cambiará. Imaginamos centros de mayores con mucha tecnología, ancianos con Smartphone de 10ª generación, haciendo pedido por internet y llegando paquetería a diario a los centros de mayores, creemos que existirán más ayudas técnicas y más sofisticadas para el personal sanitario y lo mejor de todo esto es que serán los propios usuarios lo que consigan este tipo de residencias 3.0 porque serán usuarios muy exigentes y tendrán que dar respuesta a esas exigencias.

No nos gusta que el modelo actual de residencias sea un modelo lucrativo en su conjunto. Entendemos que el que monta un negocio le tiene que ser rentable, pero la rentabilidad a costa del cuidado de las personas cuando se ve afectada la dignidad de los usuarios, familiares y de los trabajadores, es con la que no estamos de acuerdo. Somos partidario de centros con menos usuarios y más pequeños, que son más fáciles de gestionar, donde puedes reducir la cuantía en algunas facturas sin tener que tocar la partida presupuestaria dedicada a personal y recursos materiales, donde puedes dar un trato y una atención más cercana y donde puedes dar los servicios que realmente ofreces, donde puedes escuchar al trabajador y motivarlo mucho más. Seguro que algún empresario dirá: “Es que una residencia es rentable a partir de 70-80 usuarios”. Pues depende de la rentabilidad que quieras sacar. Si su objetivo es obtener 500.000€ limpios de polvo y paja para él, para su cuenta bancaria nos referimos, y no los consigues pues está claro que no es rentable, pero creemos que con menos se puede vivir también y reinvertir una parte importante de ese beneficio.

Habladnos del ilustrador, ¿cómo ha sido trabajar con él?

El ilustrador del libro se llama Javier Vázquez Sousa, aunque firma sus obras como Sousa. A Javi nos lo encontramos por casualidad. Empezamos a entablar conversaciones con otro ilustrador con el que apenas si pudimos ver cómo trabajaba porque por motivos personales nos comunicó que le iba a ser imposible trabajar con nosotros, y fue él quien nos puso en contacto con Javi que para nosotros ha sido un lujo poder trabajar con él. Javi ha tenido la capacidad, como buen ilustrador, de meterse en nuestra mente y con apenas dos comentarios sobre un capítulo del libro, ha plasmado en forma de ilustración lo que queríamos. Digamos que el libro podría entenderse prácticamente con las ilustraciones.  Cuando las cosas pasan es por algo, y fue una suerte poder contar con él de forma casual.

¿Habrán nuevas aventuras?

Pues todo es posible. De momento vamos a seguir viviendo esta aventura, a ver cómo nos va, y por qué no, posiblemente tengamos nuevas aventuras ya que somos dos grandes aventureros.

Igone Etxeberria: “Las personas mayores son muy felices y los estudios lo corroboran”

SINOPSIS:

En un país con alrededor de 9 millones de personas en edad avanzada (y otros 6 millones en edad madura, a menos de diez años de alcanzar ese tramo de edad), es importante visibilizar el asunto que rodea a los centros de mayores, porque muchas de estas personas, por diferentes motivos, necesitarán algún tipo de ayuda profesional o, directamente, buscarán (o se les buscará) una residencia donde pasar su última etapa vital.

¡Bienvenido a tu geriátrico! te abre sus puertas para que descubras las aventuras que nos cuentan estos dos sanitarios, de forma natural y espontánea, a través de sus experiencias en el trabajo y de los usuarios de cualquier centro geriátrico.

¡Ríe, llora, emociónate con sus historias!, y sé conocedor de las críticas que rodean a este sector y de la autocrítica necesaria para mejorarlo.

FICHA TÉCNICA

  • AUTOR: Fernández Delis, Rafael y Osuna Frías, José.
  • TÍTULO DEL LIBRO: Bienvenido a tu geriátrico.
  • NÚMERO DE EDICIÓN: Primera edición.
  • LUGAR DE LA PUBLICACIÓN: La Campana-Fuentes de Andalucía (Sevilla)
  • EDITORIAL: Editorial Círculo Rojo.
  • AÑO DE LA EDICIÓN: 2019.
  • NÚMERO DE PÁGINAS: 135.