El progresivo envejecimiento de la población y su repercusión en las situaciones de dependencia funcional y emocional favorecen que las personas mayores sean uno de los grupos sociales más susceptibles de sufrir situaciones de abuso, malos tratos y/o violencia.