Me llamo Chelo Pastor Ródenas y tengo 73 años. Desde 1979 acudo a los servicios de la Fundación Alas y vivo en la residencia. Estoy muy contenta porque en la fundación me tienen en cuenta. Lo que más me gusta son mis clases de costura en el Centro de Mayores del distrito de Moratalaz. Para ir cuento con una persona que me acompaña. Ahora que soy mayor cada vez necesito más apoyo. Echo mucho de menos a mi padre y me gustaría que mi madre no me faltara nunca.

Ahora que soy mayor, cada vez necesito más apoyo

ENVEJECIMIENTO PREMATURO

Las personas adultas con discapacidad intelectual envejecemos unos 20 años antes que los demás y si presentamos un alto nivel de dependencia, requerimos una atención más especializada e individualizada. En la residencia de la Fundación Alas vivimos un grupo de mujeres mayores de 45 años acompañadas por profesionales que nos apoyan “en casa”. Las actividades terapéuticas y ocupacionales que realizamos son clave para la estimulación y mantenimiento cognitivo que favorecen el envejecimiento activo. Necesitamos ampliar los medios para este fin mediante la incorporación de nuevas tecnologías y equipos.

¿Cómo me puedes ayudar?

Con acceso a recursos para prevenir y paliar el envejecimiento prematuro:

  • Profesionales especialistas.
  • Tecnología multimedia.
  • Equipamiento especializado.
  • Mejora de la accesibilidad.

Conoce la Fundación Alas y su trabajo en prevención y detención directa a personas con discapacidad intelectual en su propio envejecimiento. ¡Ah!, y no te olvides de colaborar y conseguir los proyectos de vida de Chelo y sus colegas!