Una de las prioridades a considerar en los nuevos retos de la gerontología es el de encaminar los servicios para las personas mayores de una manera incluyente. Esto retoma una parte importante de lo que conocemos como gerontología educativa y todo lo que esta conlleva.

En México, cada día se abren más lugares que ofrecen una amplia gama de servicios, cursos y capacitaciones que fomentan en el adulto un interés hacia el reforzamiento de conocimiento y aprendizaje y también una curiosidad por salir de la cotidianeidad. 

Durango, ayer fue sede de la inauguración del curso Durango: “aprendiendo a envejecer” cuya misión no es otra más que la de forjar redes de apoyo sociales para las personas mayores así como capacitarlos e incentivarlos a convertirse en promotores de su propio envejecimiento. Conociendo su historia de vida y promoviendo contextos facilitadores para esa nueva etapa de la vida, que si bien es un reto, nuestra profesión de gerontólogos puede orientar este tránsito vital. 

Presentación de la Red de Gerontología Aplicada

Dicho proyecto a cargo de gerontólogos egresados de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y aprobado por el Comité Estatal de Atención al Envejecimiento del Estado de Durango (COESAEN) rindió su primer fruto con el primer grupo de 34 personas mayores (como ven en la foto mayoría de mujeres) quienes desarrollaran durante los próximos 3 meses diversas actividades divididas en 5 módulos que abarcan Gerontología, Cambios biológicos en el envejecimiento, Salud física y envejecimiento activo, Cambios psicológicos y bienestar en la vejez, y finalmente desarrollo social para el envejecimiento exitoso. Todos ellos con un claro enfoque de género.

“Nada de lo que diseñemos o propongamos debe ser planteado sin considerar sus necesidades pero sobre todo, escuchar sus opiniones al respecto”

El curso tendrá un especial énfasis en realizar dinámicas encaminadas a combatir los edadismos, incentivados por el gran movimiento que surge en España y del que además, sienten a QMAYOR una referencia para su labor profesional y de empoderamiento ciudadano. 

Este estado en el oeste mexicano se pone un paso adelante y lo hace con la convicción de acrecentar el fenómeno del envejecimiento en el país, brindando la oportunidad para desarrollar lazos entre personas que en un futuro puedan replicar, mejorar y luchar por su envejecimiento de una manera proactiva y con una mejor calidad de vida para ellos y las personas de su entorno. 

Erick Angeles Preciado es amigo sobre todo, pero profesionalmente es gerontólogo adscrito a secretaria de salud del estado de durango. Representante estatal de la SOMEGER, Sociedad Mexicana de Gerontologos y encargado del área de gerontologia de la revista digital aprendiendo a envejecer.

Apuntes de un médico atípico (y global)