7   +   3   =  
Un libro de Ledicia Castro Ansede

El jefe de los superhéroes es un cuento interactivo para los más pequeños, que ofrece una explicación sobre los cambios asociados al envejecimiento desde un punto de vista real y con un alto contenido en valores. A la vez que invita al lector adulto a una reflexión de lo que significa hacerse mayor.

Buenas tardes Ledicia, ¿cuál ha sido tu trayectoria profesional hasta el momento?

 
​Cuando llegó la hora de decidir en que profesión formarme dudé mucho, pero hubo algo que hizo que me orientara de forma muy clara, mi abuela Josefa, ella me enseñó la parte más bonita de la vejez; así que decidí hacer una carrera que me permitiese seguir aprendiendo aquello que ella me mostraba día a día. Elegí el trabajo social , siempre con la idea de trabajar en el área de la gerontología, prácticamente toda mi formación y trayectoria profesional es por y para las personas mayores; cree una empresa de ayuda a domicilio, fui directora de centros de mayores, impartí formación en el sector, y actualmente trabajo en el Consorcio Galego de Servizos de Igualdade e Benestar, Xunta de Galicia, como coordinadora territorial.
¿Por qué decidiste iniciarte en el mundo editorial con esta propuesta?
 
A principio de curso la profesora comentó que era buena idea que acudiésemos al cole a hacer alguna cosa con la clase de nuestro hijo… yo no se tocar ningún instrumento, canto como un grillo y no estoy muy segura de tener dotes para contar un cuento a 13 niños de entre 3 y 6 años… Pensé en lo que podría hacer… y la verdad… hay una cosa que me apasiona, con lo que disfruto, y que además conozco porque es mi vocación y profesión… el mundo de la tercera edad, los mayores, la gerontología… ¿Y si contaba un cuento de este ámbito? Aunque lo de contar un cuento no era lo mio… hablar de mayores si… me sentiría cómoda, me entusiasmaría… y todos sabemos que frecuentemente esa emoción se contagia.
Así que, me puse a mirar cuentos, pero no encontré nada que me convenciera. El enfoque que los mayores desde el punto de vista de la pena, pobres, del interés, mi abuela hace todo por mi. No sé. Desistí en mi búsqueda y comencé a pensar en que era lo que quería transmitirles a los peques y lo mas importante, a mi peque.
Con la edad cambiamos, es inevitable, aunque no todos lo hacemos de la misma forma, el envejecimiento es algo físico, biológico, objetivo, canas, arrugas, menos pelo, aumento del contorno, la nariz y las orejas aumentan de tamaño, mil cambios que en nuestra sociedad están mal vistos. luchamos contra el envejecimiento, generalmente la idea de hacernos mayores nos entristece, tendemos a infravalorar a las personas mayores tratándolas como si fuesen niños, como si ya no tuviesen capacidad de decisión…
En mi trabajo muchas veces nos preguntamos ¿cuales son las cosas positivas de envejecer? Suelen ser respuestas cortas, y siempre las mismas… sabiduría… pensión… más tiempo libre… y sobre todo muyyyyy relativas…. Los niños de hoy son nuestro futuro… quizá una buena idea sería hacer algo con esa visión que le estemos enseñando a nuestros pequeños… así que… empecé el prologo del cuento “El Jefe de los Superhéroes” La vejez implica cambios, pero… ¿todo en esos cambios son negativos?  Centré mi imaginación en esta pregunta y con la ayuda de Oscar intenté plasmarlo en los dibujos.
Poco a poco fueron surgiendo ideas, como por ejemplo dotar a cada ilustración de un pié de página para que ese adulto que lee el libro con el niño también reflexione sobre la coherencia de sus valores… Por el efecto bola de nieve me vi editando un cuento, en ese mundo editorial que desconozco, con plazos, términos que me sonaban a chino, más gastos que ingresos…
Renuncié a hacerlo en gallego, por otra nietecita argentina de Abuchi, mi coautor anónimo.
 
¿Cuáles son sus objetivos?
 
Cuando salía algún tema sobre negligencias, maltratos o tratos inadecuados a los mayores, mi abuela Josefa (Mi jefa de superhéroes) siempre me decía… “¿tu eso no lo consentirías?” como si yo también tuviera superpoderes… Así que no se si es de utilidad o no, pero me alegraría saber que puse un granito de arena a la lucha a favor de la dignidad del trato a las personas mayores, en esa dignidad que quiero para mi, para mi madre, para mi marido, para mi hijo, para toda la gente que amo.
Al terminar de contarle el cuento a Anxo, le pregunté “¿tu crees que existe algún jefe de superheroes?” él me miro como asombrado por mi torpeza y respondió “¡Claro mamá! son mis abuelos”
Creo que por esa respuesta mereció la pena el esfuerzo y el tiempo dedicado a esto, porque esa visión esta inevitablemente ligada a la dispensación de un trato, al orgullo, al respeto, a la admiración, a la comprensión y empatía, a la valoración…   
¿Cómo podemos adquirir tu libro?
 
En cualquier librería. Si la librería no dispone de ejemplares en formato papel puede encargarlo en Editorial Círculo Rojo o en las distribuidoras Azeta o Logista Libros, facilitando el ISBN 978-841304779-9. También vía online en  las páginas web de Circulo Rojo, Amazon, Agapea, Central Librera…
¿Qué es lo que más te gusta del trabajo con personas mayores?
 
Me encanta tener a mi jefa de superheroes siempre presente, esta profesión hace que me acuerde de ella todos los días e intente dar lo mejor de mi en mi trabajo, aprender día a día de los mayores, de las familias, encontrar a profesionales con mi misma inquietud y objetivos comunes.
Tú eres formadora de profesión, pero ¿en que te han formado estas personas a ti?
 
Me dediqué a impartir formación de reciclaje en muchas ocasiones y cada vez que tengo que preparar un curso, una charla, aprendo algo nuevo, es una forma de reciclarse al tiempo que enseñas. A demás, creo que los alumn@s también  me enseñan algo siempre y reavivan mi entusiasmo por la profesión. 
 
Y ahora que eres mamá, ¿en que mundo te gustaría que creciese tu hijo?
 
En un mundo lleno de cariño, oportunidades, empatía, respeto… en el que se le permita ser feliz de forma libre, en el que aprenda y comparta, en el que crezca seguro y envejezca de forma digna.
Ledicia Castro Ansede nació en 1981 y desde entonces reside en una aldea gallega del municipio de Bergondo, Cangas, de la cual se siente muy orgullosa.
Estudió trabajo social y gerontología en la universidad de Santiago de Compostela. Se dedica al trabajo con personas mayores y lucha a favor de la dignificación del trato para los más mas mayores. Se define como una gerontóloga de profesión y corazón, Anxo, su hijo de 3 años, es quien la inspira en esta aventura de enseñarle a los más pequeños la parte más bonita de la vejez, que su abuela Josefa le mostró a ella y que en la actualidad Anxo aprende de su abuela, abuelo y bisabuelo.
Las ilustraciones se inspiran, de forma modesta, en la obra del pintor Óscar Carballo.