Entre en el Instituto Politécnico Nº 2 (Calatayud) del Ejercito de Tierra a la temprana edad de 15 años, así que a mis 39 creo cuento con la suficiente información para hablar de la clara discriminación por edad que hemos sufrido los Soldados a lo largo de la historia, o al menos en la franja de la historia en la que orgulloso he formado y sigo formando parte en activo de nuestras Fuerzas Armadas.

Ya siendo alumno aspirante a militar de empleo pude vivir el primer cambio de ley respecto a la entrada en la Academia de Suboficiales, pasamos a la promoción interna en exclusividad por lo que presentarnos para algunos a temprana edad nos fue imposible.

Sin hacer referencia a los temarios, estatura y cambios en las convocatorias a distintas escalas dentro de las Fuerzas Armadas así como a la Guardia Civil y la Policía Nacional nos centraremos en este artículo, solo en “la edad”.

¿Acaso la edad es otro castigo disciplinario?
 Sometidos al estrangulamiento por la edad por parte del Ministerio de Defensa con la Ley de Tropa y Marinería ingresamos en filas concatenando una serie de contratos que finalizaban a la edad de 35 años o 12 años de servicio. Pero viendo el fracaso de la Ley, la cambiaron a la actual Ley de Tropa y Marinería que dice en su artículo 10 que finalizaremos nuestro compromiso con las Fuerzas Armadas a la edad de 45 años, aun habiendo jurado o prometido nuestro compromiso con estas hasta la última gota de nuestra sangre. Articulo bastante discriminatoria pienso yo, cuando nuestra Constitución Española, defendida por todos componentes de las Fuerzas Armadas, o al menos teóricamente, dice en su artículo 14 que todos los españoles somos iguales ante la ley sin que pueda prevalecer discriminación alguna. Incluso, podemos irnos a los Derechos Humanos donde Mary Robinson detalla muy bien en su prólogo y más tarde en su artículo 14 que vuelve a insistir en la prohibición de esta discriminación. No necesariamente tendríamos que salirnos del ámbito militar ya que nuestras Reales Ordenanzas en el artículo 4 nos habla del principio de igualdad donde no cabra discriminación alguna.

Si a todo esto le sumamos todos los cambios de convocatorias a los que nos vemos sometidos, siempre aludiendo una edad para poder presentarse podéis imaginaros el grado de indignación, máxime cuando todos los profesionales en materia de empleo ponen como los 45 años, la peor edad para una búsqueda de empleo, como así nos cuenta Sara Berbel Sánchez en un artículo publicado recientemente en El País, o mismamente nuestra Cruz Roja Española teniendo que hacer una campaña de búsqueda de empleo para mayores de 45 años.

Si la edad es un problema de ámbito mundial en lo referente a la búsqueda de empleo, hago una pregunta al Ministerio de Defensa, ¿con que criterio o a quien han consultado para abandonar a quienes han dedicado su vida al servicio de España sometiéndolos a una clara exclusión social?

Jenner López Escudero, Presidente de 45 Sin Despidos, un Cabo Temporal

Ya seas militar o civil pero si compartes esta injusta situación de profesionales de alta cualificación a los que el Estado por otra parte ha invertido muchos recursos y ahora ningunea, puedes visitar la web: www.45sindespidos.org y de paso, unirte para acabar con esta medida tan discriminatoria.

La PLATAFORMA CUARENTA Y CINCO SIN DESPIDOS, “P45SD”, nace a finales del 2017, como resultado de un proceso iniciado por unos cuantos militares de tropa y marinería de diferentes puntos de España cansados por las injusticias cometidas por el incumplimiento de la ley 08/2006, por la que nuestros compañeros que finalizan sus compromisos de larga duración a la edad de 45 años, se ven abocados a entrar a un mercado laboral sin el seguimiento ni la formación que la propia ley arriba citada establece.