Thomas, de 70 años, vive solo después de que su esposa muriera el año pasado. Sus hijos le han regalado diversos dispositivos inteligentes para rastrear y monitorear su dieta, salud y sueño desde la distancia. Pero Thomas siempre ha sido vigorasamente independiente, feliz de vivir en un caos organizado. Él lucha con el orden y las reglas impuestas sobre él por los objetos (con la complicidad de sus hijos) que están destinados a hacer su vida más fácil. En la teoría, claro.

En un mundo en el que los “objetos inteligentes” se utilizarán cada vez más para brindar atención y cuidados a distancia, ¿cómo viviremos con estos invitados a los que no hemos invitado?

ANTECEDENTES DEL PROYECTO

“Uninvited Guests” fue creado por Superflux Lab para el proyecto ThingTank.

ThingTank es un consorcio de investigación que explora nuevos territorios en el espacio doméstico donde las “cosas” comienzan a tener suficiente capacidad para comunicarse no solo entre ellas, sino también para interpretar las “necesidades” de los humanos en el hogar y diseñar los servicios en respuesta a éstos. Nos encargaron explorar propuestas que muestren las tensiones que esto podría presentar, específicamente dentro del constructo ‘hogar conectado’.

Comenzamos nuestra investigación planteando algunas preguntas clave:

A medida que los objetos físicos en el hogar se integran con el aumento de la inteligencia y la autonomía, ¿qué relaciones formamos con ellos?
¿Qué papel juega la “tecnología humanizada” en un mundo donde los objetos y entornos mundanos comienzan a ganar un nivel de autonomía?
¿Cómo influirán los objetos y dispositivos inteligentes en los ritmos y rutinas de nuestras vidas (y los nuestros en los suyos) y cómo esto cambiará nuestras culturas, creencias y preferencias o incluso modos de vida o sus cuidados?

ENFOQUE DE INVESTIGACIÓN Y DISEÑO

Nos propusimos abordar algunas de estas preguntas durante nuestra investigación, centrándonos en tres áreas temáticas clave que titulamos ‘La red neuronal’, ‘Objetos con actitud’ y ‘Comportamientos desafiantes’. Para estas tres áreas, desarrollamos una serie de narrativas y escenarios que cayeron dentro del espectro útil-crítico-desviado.

Después de este rápido ejercicio de desarrollo de escenarios, el enfoque del proyecto se trasladó rápidamente a un hogar conectado dentro del contexto de atención médica para personas mayores y su seguimiento remoto, ya que se promociona como una de las aplicaciones de IoT más atractivas.

Detrás de esto, se encuentra el problema más grande y político sobre el futuro de la atención médica y el creciente argumento para reemplazar a los cuidadores humanos con robots y dispositivos inteligentes conectados en red. Si bien hay beneficios innegables para monitorear y rastrear a los ancianos en sus hogares, queríamos hacer una pausa para reflexionar sobre algunos de los comportamientos humanos más complejos con los que probablemente nos encontremos en el camino. ¿Cuáles son los comportamientos humanos desordenados, caprichosos e involuntarios que pueden colisionar con el “cuidado” único que todos los dispositivos inteligentes están diseñados para ofrecer?

Los “objetos inteligentes” de colores brillantes en la película están diseñados para aparecer como marcadores de posición. En cierto modo, son “fantasmas del futuro” simbólicos, donde con el tiempo, su presencia física se desvanece en la estructura de nuestro entorno, y todo lo que queda es su halo invisible que constantemente monitorea, registra, rastrea y procesa la retroalimentación ambiental.

En última instancia, es nuestra intención que esta historia, a veces cómica, juegue y dé forma a algunas de las crecientes tensiones entre la inteligencia artificial y el hombre adulto mayor. Y al hacerlo, provocar preguntas sobre cómo queremos vivir y envejecer en una  sociedad cada vez más conectada o sometida a las nuevas tecnologías.

No Hay Más Artículos