‘Cuidadanas’ es un proyecto, gestionado por Fundación Mujeres, de carácter innovador dirigido a mejorar la salud y la calidad de vida de las mujeres cuidadoras no profesionales en el ámbito familiar mediante la prestación de un servicio de apoyo integral. Para conocerlo mejor nos hemos reunido con Irene Vaquero, educadora social y una de las técnicas responsables del proyecto de cuidados.

Irene, ¿desde cuándo lleva ciudadanas en marcha?

Desde el 2011. Aunque la sede principal está Madrid, ‘Cuidadanas’ también tiene otras delegaciones a nivel estatal como en A Coruña, Asturias (Oviedo y Gijón), Cáceres y Córdoba. Y yo, me incorporo más tarde al equipo formado por otras dos psicólogas.

Como ya indicábamos algo en la introducción, ¿puedes ampliarnos en qué consiste este proyecto?

‘Cuidadanas’ es una iniciativa de empoderamiento a mujeres cuidadoras, tanto aquellas que están cuidando a algún familiar en situación de dependencia, mujeres que han cuidado o aquellas que van a cuidar. Es decir, son mujeres cuidadoras no profesionales.

¿Qué significa empoderamiento en vuestro lenguaje?

Trabajar para que las mujeres pongan en valor sus propias habilidades y conocimientos. Las mujeres vivimos una situación de desigualdad en múltiples ámbitos de la vida, uno de ellos los cuidados, no somos conscientes del valor de las tareas que realizamos ni de nuestras capacidades. Mediante este programa les ayudamos a ver su auténtico poder para que puedan decidir en su vida, de forma individual pero también para que haya un cambio colectivo, una transformación social. Planteamos talleres para trabajar el proyecto vital o los autocuidados y así paliar los costes que los cuidados generan en la salud de estas mujeres. El empoderamiento es la toma de conciencia del poder individual y colectivo de las mujeres y la recuperación de la propia dignidad de nosotras  como personas.

¿Cuáles son las problemáticas más comunes que os encontráis en el trabajo con ellas?

A nivel de autoestima, las mujeres vienen con bastante deterioro porque no se han puesto ellas en el centro de la vida y han antepuesto el cuidado de sus familiares. Por otra parte, mucha sintomatología de ansiedad y depresión, también sobrecarga física (contracturas, dolores crónicos…)

Y además lo que nos encontramos es que estas mujeres que cuidan son mayores y ellas mismas necesitarían que alguien las cuide.

¿Son cuidadoras que cuidan a su pareja?

La mayoría sí pero también lo hacen cuando su hijo o hija tiene alguna discapacidad. O mujeres que cuidan de su padre o madre, o ambos.

¿Cuántos casos atendéis a mujeres que cuidan a sus parejas mujeres?

No tenemos ningún caso.

Otro tema, ¿cómo os conocen las cuidadoras?

Uno de los objetivos principales del programa es la labor de sensibilización a la sociedad, así hacemos mucha difusión en centros sociosanitarios, residencias de mayores, centros de mujeres o los servicios sociales del Ayuntamiento.

Las atendemos telefónicamente en un primer momento y luego elaboramos una entrevista personal para valorar la situación de partida y qué o cuáles son los apoyos que necesita esta mujer. Elaborando un itinerario de lo que llamamos ‘activación personal, social y laboral’.

Por otra parte, si vemos que existen conflictos familiares también derivamos a otros recursos porque nosotras no hacemos intervención familiar.

También con la ‘Ley de Dependencia’ existen muchas dudas o necesidad de información y para eso, les asesoramos.

¿El apoyo también lo realizáis a personas excuidadoras?

Sí, claro. Les hacemos acompañamiento en el duelo y en un diseño del nuevo proyecto vital.

Irene, ¿qué edad tienes?

¿Es relevante? (sonríe) Prefiero no decirlo.

¿Cuidas a alguien?

A mi madre.

CPEESM – Una Educación Social para Vivir en la Diversidad

¿Cuál es tu visión o posición de los cuidados hacia la comunidad?

Bueno, yo considero que todas las personas vamos a necesitar de otras personas que nos cuiden y desde pequeñas lo hemos necesitado. Para mi, los cuidados son esenciales a pesar de que nuestra sociedad no los reconozca en su importancia.

También los hombre se deben incorporar al cuidar, porque a través de esa ‘socialización diferencial’ se han educado a las mujeres desde la infancia para que esta tarea sea nuestra y no de todos.

En ‘Cuidadanas’ también trabajamos en temas de corresponsabilidad para que no haya mujeres sobrecargadas como así nos llegan a este servicio.

Los cuidados son algo bonito y necesarios, esenciales.

¿Qué es lo bonito de cuidar?

Generalmente nos llegan estas mujeres con muchas consecuencias negativas pero con ellas vemos que les reportan muchos beneficios, están correspondiendo a quienes de ellas cuidaron. Por ejemplo, el sentimiento de utilidad.

¿Trabajáis con cuidadores masculinos?

No

¿Entonces cómo trabajáis con temas de corresponsabilidad sin ellos?

Los talleres de corresponsabilidad van también dirigidos a ellos, los de empoderamiento o gestión de las emociones no, sólo para mujeres.

Bueno y ¿qué es Fundación Mujeres?

Es una entidad privada sin ánimo de lucro que nace en el año 1994 y trabajamos por que la igualdad entre hombres y mujeres sea real y efectiva. Trabajamos en distintos ámbitos como el empleo y la orientación laboral, pero también de apoyo a emprendedoras y elaboramos planes de igualdad para empresas. Tenemos proyectos de cooperación internacional y trabajamos en prevención de violencia de género en colegios e institutos.

¿En alguna ocasión os habéis encontrado con casos de violencia machista?

Si, claro pero en estos casos los derivamos a recursos específicos como la red de violencia, apoyo psicológico o jurídico o alojamientos para ellas.

¿Y la población extranjera conoce vuestro recurso?

No nos llegan, quizá porque el perfil de estas mujeres es más profesional que personal o familiar.

Irene, ¿qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

El contacto con la gente es lo que más me llena.

Y por último ¿qué significa ser educador social?

Como decía Eduardo Galeano “Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo”.

Muy bien Irene, muchas gracias por tu tiempo y tu pensar por todos y en grande.

“Personas mayores y educación social: teoría e intervención”, nuevo libro de la UGR

Irene Vaquero es Diplomada en Educación Social con formación específica en Género e Igualdad. Actualmente Técnica de Igualdad en Fundación Mujeres en ell Programa de Empoderamiento de Mujeres Cuidadoras en Madrid. Mi trayectoria profesional ha estado dirigida a la atención de diferentes colectivos en situación de especial vulnerabilidad como mujeres, menores, diversidad funcional o personas mayores; trabajando temáticas de promoción de igualdad así como prevención y promoción de la salud.

 


 

PROGAMA DE ACTIVIDADES PARA LOS PRÓXIMOS MESES

“CUIDADANAS”

Programa de Empoderamiento de Mujeres Cuidadoras

PROGRAMACIÓN DE ACTIVIDADES

Abril y Mayo de 2019

El Programa de Empoderamiento de Mujeres Cuidadoras ofrece apoyos necesarios a las cuidadoras no profesionales para su empoderamiento, complementando los servicios existentes de apoyo a la dependencia y sensibilizando al conjunto de la sociedad. Cuidadanas ofrece orientación y asesoramiento especializado, apoyo individual, talleres formativos y espacios de participación. www.cuidadanas.es

Ciclo de cine. Videoforum. 

  • Lunes 1 de abril, de 11 a 13 horas.
  • Lunes 6 de mayo, de 11 a 13 horas.

Taller gestión emocional “Emocionarte: el arte de las emociones” (2 sesiones)

  • Martes 2 y martes 9 de abril, de 11 a 13 horas.

Tertulia “Compartiendo saberes” 

  • Viernes 12 de abril, de 11 a 13 horas.
  • Viernes 17 de mayo, de 11 a 13 horas.

Club de lecturas compartidas. 

  • Miércoles 17 de abril, de 11 a 13 horas.
  • Miércoles 19 de junio, de 11 a 13 horas.

Taller “Rumbo a mi vida”. Grupo cerrado en colaboración con CRPS Martínez Campos.

  • Lunes 29 de abril y 13 de mayo, de 16 a 18 horas.

Taller de arte-terapia (4 sesiones)

  • Jueves 9, 16, 23 y 30 de mayo, de 11 a 13 horas.

Taller “cómo poner límites y no morir en el intento”. (2 sesiones)

  • Lunes 20 y lunes 27 de mayo, de 11 a 13 horas.

Estrategias para combatir el aislamiento y la soledad en la vejez