Eran las 10:15 de la mañana cuando el interior del Madrid International Lab estaba a punto de tejerse una gran red de pensamientos e innovación alrededor del mundo sénior. AMME MediaciónmYmO, Show Me Yaya y Serpentina Senior tenían diseñada una jornada interactiva donde estimular la participación y crear un pensamiento creativo colectivo.

¿Y si celebrásemos la vida a los 83 con el mismo ímpetu que a los 15?

Francisco Olavarría

Así entonó el pistoletazo de salida del Rocking Chair´15 Francisco Olavarría, Director de Serpentina Senior, reivindicando el derecho a celebrar la vida a cualquier edad, por avanzada que sea.

A modo de calentamiento, algunos de los asistentes abrieron el sobre que les entregaron en la recepción. De manera ordenada, sonó una especie de índice, algunas interrogaciones en forma de “¿Y si…?” que darían sentido a la reflexión de la jornada y animarían a la fusión de pensamientos. Desde Qmayor tuvimos el honor de descubrir la frase nº 3:

¿Y si construyéramos una realidad distinta con un lenguaje diferente?

La creación de perfiles de personas mayores nos llevó a descubrir esos prejuicios ocultos en nosotros mismos que, en ocasiones, nos llevan a cometer el error de utilizar términos, discursos, servicios y generalizaciones poco adecuados. ¿A caso es necesario delimitar la comunidad de las personas mayores? Adultos mayores, viejos, mayores, seniors, gerontes, personas mayores…¿Dan respuesta a la necesidad real de este sector? ¿Se perciben como dignas, gratas? Muchos nos hemos llevado la sorpresa de recibir un “Perdone señora” mientras nos sentíamos jóvenes, llenos de vida y rebosantes de energía. ¿Acaso me están llamando mayor a mi edad? Junto a estas preguntas, los asistentes han debatido la adecuación de las edades y las terminologías fronterizas. Porque decir a un niño que se está haciendo mayor es el elogio más esperado, pero ¡qué feo sienta fuera si cambiamos de contexto! Algunos han aceptado su edad, su etapa y sus emociones plenas a golpe de: 

Yo tengo 73 años y soy feliz de ser mayor.

Rocking Chair 15

 

Rocking Chair´15 nos ha invitado a pensar en nosotros, en los mayores, en su presente y en nuestro futuro. ¿Qué nos une?, ¿Qué nos diferencia?, ¿Qué permanece?

En la recta final, Cristina Rubio de S subrayó: “las personas mayores no salen en los medios de comunicación como modelos aspiracionales”. La evidencia de que la “vida senior” necesita un cambio de paradigma se ha puesto de manifiesto, está ocurriendo pero necesita visibilidad. Los mayores ya no se quedan en casa cuando se jubilan, buscan opciones para continuar desarrollando sus aspiraciones, generar conocimiento, ser una parte activa y productiva de la sociedad. Simplemente debemos preguntarles qué quieren hacer y cómo les gustaría vivir al margen de obligaciones autoimpuestas por la situación socioeconómica actual (haciendo alusión a nuevos términos como la “abuela esclava”).

Un éxito rotundo para la primera jornada de Rocking Chair´15 donde las pequeñas acciones generarán grandes cambios.