“IX Congreso Internacional de Geriatría y Gerontología, Bienestar en el envejecimiento y protección social integral para las personas adultas mayores”, tendrá lugar en la ciudad de Quito, entre el 19 y 22 de septiembre del 2018.

En el Ecuador se consideran personas adultas mayores a quienes hayan cumplido los sesenta y cinco años de edad (Constitución 2008). El denominado envejecimiento de la población fue un fenómeno predominante en los países desarrollados desde la segunda mitad del siglo pasado y es considerado como un éxito en el desarrollo humano, producto de la disminución de la fecundidad, de la mortalidad y el incremento de la esperanza de vida (HelpAge, 2015).  

Se espera que en los países en desarrollo el envejecimiento poblacional sea más rápido, lo que implica menor tiempo para adaptarse a los cambios y nuevas necesidades de la dinámica demográfica, en un contexto de menor desarrollo socioeconómico. Más, de la misma manera, es posible aprovechar los aprendizajes de los países que abordaron tempranamente el cambio demográfico.

El nivel de bienestar en la vejez es, en general, resultado de la acumulación de las oportunidades, cumplimiento de derechos y las experiencias a lo largo de la vida, por lo cual, es necesario que la inversión pública en el desarrollo, adquiera una perspectiva de ciclo y curso de vida. Las personas en las distintas etapas de su vida deben contar con las condiciones para construir y desarrollar tanto sus capacidades físicas, fisiológicas, intelectuales, así como patrimoniales, de modo puedan contar con reservas funcionales y económicas en la etapa posterior a los 65 años.

Un cortometraje para reflexionar sobre los cuidados

Sin embargo, esta perspectiva es muy débil aún en las agendas de desarrollo globales y nacionales. Por tanto, es indispensable ampliar la perspectiva del desarrollo más allá de la considerada “edad productiva” y crear condiciones para que la población adulta joven pueda llegar a la madurez con independencia económica y buenas condiciones de salud, que les permitan vivir un envejecimiento saludable y activo, con lo cual se disminuirían los costos sociales y económicos de las discapacidades tempranas (CEPAL, 2002).

Desde esa perspectiva, en el caso de las mujeres, una vida de discriminación por razones de género sumada a las exclusiones en la vejez,  puede tener efectos devastadores en las adultas mayores. A muchas se les niega el acceso al mercado laboral formal, por tanto, trabajan como cuidadoras de niños y otros integrantes de las familias generalmente no remuneradas o en un intercambio de trabajo por alimentos y/o vivienda. Las desigualdades en el ámbito económico se manifiestan en el  menor ingreso de las adultas mayores, siendo el acceso a pensión menor que en los hombres, aún en países desarrollados (HelpAge, 2015). 

La subordinación y discriminación hacia las personas mayores en las sociedades blanco-mestizas adulto céntricas, se basa en un imaginario excluyente de todo lo que se aleje de su patrón de normalidad. Así, se manifiesta en una diferenciación en el trato, la negación de derechos o el uso de imágenes estereotipadas o vejatorias de este grupo social y de quienes lo componen (CEPAL 2017). Megret señala que no es la vejez la que dificulta el ejercicio de los derechos humanos, sino es la concepción de la vejez lo que niega el goce de esos derechos (2011 en Cepal 2017).

Traxler (1980) identificó cuatro factores que intervienen en las actitudes y conductas negativas hacia las personas mayores en la sociedad occidental: el miedo a la muerte, el énfasis en un ideal joven, la productividad medida estrictamente en términos de potencial económico y la perspectiva de internación o institucionalización de las personas mayores. El énfasis en un ideal joven y un imaginario asentado en la productividad van unidos. La belleza, la lozanía y la sexualidad como atributos de una inacabable juventud constituyen rasgos sobrestimados en la sociedad (Northcott, 1975). Lo mismo ocurre con la acumulación de bienes materiales y la primacía de los proyectos personales, asociados al éxito y al poder. En la vejez, las personas pierden ambos atributos —la juventud y la productividad basada en el empleo— y se los asumirá por lo tanto, como una carga para la sociedad (CEPAL 2017).

En respuesta, los Estados tienen la responsabilidad de asumir a estas poblaciones esencialmente como ciudadanía sujeta de derechos y promover una perspectiva de igualdad, a fin de que puedan acceder a los medios para su desarrollo, realización personal y bienestar.

En un análisis realizado por la CEPAL (2017) en 34 países, los principales asuntos que preocupan a los gobiernos y las oficinas nacionales de derechos humanos en relación con los derechos de las personas mayores son: 41,2% el cuidado, el 35,3% la falta de conciencia sobre la realidad y los derechos de las personas mayores, el 32,4% la salud, en el 26,5% las pensiones, en el 21% la discriminación y el maltrato, y en el 17,6% el trabajo.

VIDA PLENA – Centro Gerontológico en Guayaquil (Ecuador)

Los países que mejores resultados tienen en el Índice de Envejecimiento poseen políticas sociales y económicas que apoyan las capacidades, el bienestar y la autonomía de las personas adultas mayores, y no dependen exclusivamente de las familias para que éstas apoyen a las personas mayores. Tienen políticas de bienestar social desde hace muchos años e implementan pensiones universales y un mejor acceso a cuidados de la salud, además de contar con planes de acción sobre el envejecimiento (HelpAge, 2015).

Para dar una respuesta adecuada a las necesidades de las personas mayores la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda: 

  1. Comprometerse a adoptar medidas sobre el envejecimiento saludable
  2. Crear entornos adaptados a las personas mayores 
  3. Armonizar los sistemas de salud con las necesidades de las personas mayores 
  4. Fomentar sistemas sostenibles y equitativos para ofrecer atención a largo plazo   domiciliaria,  comunitaria e institucional
  5. Mejorar los sistemas de medición, seguimiento e investigación en materia de envejecimiento saludable.

El IX Congreso Internacional de Geriatría y Gerontología “Bienestar en el envejecimiento y protección social integral para las personas mayores” está organizado en seis bloques de conferencias, tres simposios  y tres talleres.

Los temas de los bloques de conferencias son:

  • Políticas socio-sanitarias en el adulto mayor
  • Formación de talento humano para el cuidado de adultos mayores
  • Demencias
  • Nutrición
  • Ejercicio
  • Prevención y manejo de violencia y malos tratos en el adulto mayor. 
  • Actividad recreativa y lúdica. 

Los temas de los simposios son:

  • Protección integral de derechos de las personas mayores
  • Sistemas socio-sanitarios para personas con enfermedades mentales
  • Fragilidad y vulnerabilidad de las personas mayores. 

Los talleres que se realizarán son:

  • Taller de valoración geriátrica integral
  • Taller de síndromes geriátricos
  • Taller de manejo de trastornos conductuales en personas mayores
  • Taller de neuro-estimulación
  • Taller de nutrición
  • Taller de vida activa
  • Taller de manejo de violencia y malos tratos en las personas mayores. 

SEDE

UNIVERSIDAD DE LAS AMÉRICAS

Av. de los Granados E12-41y Colimes esq., Quito – EC170125

Sociedad Ecuatoriana de Geriatría y Gerontología.

La Sociedad Ecuatoriana de Geriatría y Gerontología es una organización civil de carácter científico, sin fines de lucro, que apoya la organización adecuada de sistemas socio-sanitarios adaptados a  las necesidades de las personas adultas mayores,  mediante procesos de asesoría, capacitación, investigación y educación en temas relacionados con el envejecimiento y la atención socio-sanitaria integral de las personas mayores. Fue fundada el 18 de mayo de 1987; aglutina profesionales de las ciencias de la salud, administrativas y sociales interesados en el bienestar de las personas adultas mayores del Ecuador.  Es parte del Comité Latinoamericano y del Caribe sobre Geriatría y Gerontología (COMLAT)  y de la International Association of Gerontology and Geriatrics  (IAGG)

Contacto: paola.garces@udla.edu.ec / mariabelen.salvador@udla.edu.ec

Novatón 2018, otro éxito intergeneracional del Club Recreativo Novavida